Pedro Strop fue la clave de la gran jornada que tuvo Javier Báez

Por Agencias

Javier Báez se había ponchado dos veces cuando la lluvia comenzó a caer sobre el Kauffman Stadium, interrumpiendo el primer encuentro de la serie entre Cachorros y Reales el lunes. El boricua estaba en uno de los sofás del vestuario durante un retraso que duró 22 minutos cuando su compañero Pedro Stop se le acercó para una pequeña charla.

Báez disparó un cuadrangular para poner a su equipo arriba en la sexta entrada, añadió una carrera remolcada con un doblete en la octava y realizó una estelar jugada a la defensa para respaldar a su abridor Cole Hamels y guiar a Chicago a la victoria. “Estaba muy molesto con los turnos al bate que había tenido, y con la lluvia. Le puedes preguntar a ‘Stroppy’ sobre mi actitud”, dijo Báez.

“Me ponché dos veces con lanzamientos fuera de la zona. Era mi primera vez jugando aquí, por lo que estaba bastante emocionado. Me gusta el terreno; es grande. Estaba tratando de controlar mis emociones. Luego del retraso por lluvia, salí con otra actitud y a ser más paciente”.

La clave fue el relevista dominicano.

“Le dije que tenía dos turnos más”, contó Strop. “’Seguimos en este juego, y quiero que termines de 4-2. No me digas nada, te vas a ir de 4-2’. Prácticamente le estaba gritando. ‘Despierta, tenemos un juego por disputar y tú eres el hombre. Vas a dar dos imparables. Déjalos pitchar, deja que te llegue la bola y le das’. Eso fue lo que pasó”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo