Amed Rosario muestra la calidad de su bate con Mets

Ardiendo. El joven dominicano vive su mejor momento con el madero en esta temporada.

Por Hanly Ramírez. [email protected]

Para el torpedero dominicano Amed Rosario no ha sido fácil llenar las expectativas que se tenían con respecto al trabajo ofensivo que podría desplegar en las Grandes Ligas, pero sin dudas en sus últimos partidos ha demostrado la calidad que posee con el madero en las manos para los Mets de New York.

En la actual temporada de liga mayor, Rosario posee una línea ofensiva de .242 en promedio de bateo con seis jonrones y 37 carreras empujadas, desempeñándose como titular del campocorto de los Mets, una labor que ha sido reforzada con el tremendo despertar que ha tenido con su bate en los últimos 10 compromisos que ha disputado.

Antes de la jornada de este domingo, en la que el conjunto de New York concluía una serie de cinco partidos ante los Filis de Filadelfia, Rosario le había pegado con todo al pitcheo de liga grande en ese espacio de 10 encuentros, como lo evidencian sus 15 imparables en 44 vistas al plato, logrando un promedio de bateo de .341. Entre sus batazos se contabilizan tres dobles y dos cuadrangulares, contribuyendo de esta manera a su slugging de .545.

El joven jugador de apenas 22 años anotó en 10 ocasiones (promedió una vuelta anotada por desafío), además produjo otras siete carreras, mientras alcanzaba un porcentaje de embasarse u obp de .375.
Además de conectar la pelota con contundencia, el quisqueyano también puso a prueba su velocidad en las bases, llegando a salvo en las cuatro ocasiones que se fue al robo de bases.

Su actuación en el terreno se sintió en los resultados que tuvieron los Mets en este tramo de la campaña, en la que su marca fue de 6-4, un registro positivo en un año difícil para la organización, que hasta este domingo acumula record de 53-69, cuartos en el Este de la Liga Nacional.

Una pesadilla para los Filis

En estos pasados 10 juegos Rosario tuvo enfrentar en cuatro oportunidades a los Filis, quienes luchan por la cima del Este con los Bravos de Atlanta, y quienes sufrieron el ataque despiadado del bate del dominicano, quien tiene los mejores resultados ofensivos de la temporada contra este rival divisional.

En 12 compromisos ante el equipo con sede en Filadelfia, Amed batea para promedio de .381, gracias a los 16 incogibles que les conectó en 42 oportunidades al bate. Sus tablazos han sido de todas las categorías, compilando cuatro dobles, tres triples y un vuelacercas, junto a siete vueltas impulsadas y 11 anotadas, con porcentaje de embasarse de .409 y slugging de .690.

El ataque más feroz de Rosario ante los Filis, ocurrió el pasado jueves, cuando los Mets y los de Filadelfia disputaron una doble cartelera.

En el primer partido del día, en el cual su equipo ganó 24-4, el torpedero dominicano pegó de hit en cuatro de los siete turnos que agotó, pegó un jonrón, remolcó tres carreras y anotó otras cuatro. Ya en el segundo juego, que concluyó con una derrota para los Mets 9-6,  la aún joven promesa de los neoyorquinos, fletó dos dobles en cuatro oportunidades con el madero, remolcó una vuelta y pisó la goma tres veces.

En total, en esos dos enfrentamientos, Rosario se fue de 11-6 (.545), con un jonrón, dos dobles, cuatro empujadas, siete anotadas y una base robada, sin dudas fue todo un dolor de cabeza para el pitcheo de los Filis.

Estadísticas engañosas

Si bien el desempeño que ha desarrollado Rosario en su primera temporada completa en las Grandes Ligas, no lo hará merecedor del premio al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional, la realidad es que el jugador del cuadro interior dominicano ha sido uno de los mejores peloteros de los Mets.

Rosario le ha brindado a la organización un hombre fijo en su alineación, ya que se ha mantenido saludable durante la mayor parte de la campaña, como lo explica el hecho de que lidere el equipo en juegos jugados con un total de 116, el novel jugador también es primero en el equipo en turnos al bate con un total de 396, en hits con 96 (Asdrúbal Cabrera, quien era el líder con 104, ya no está en el conjunto) y en bases robadas con 14, mientras es segundo en triples con seis (sexta mayor cantidad en la Nacional) y es tercero en promedio de bateo .242, carreras anotadas con 54 y dobles con 20.

Como típicamente se piensa en el deporte, siempre hay espacio para mejorar, pero  indudablemente Rosario continuará mejorando y demostrando que su calidad es merecedora de mantener su titularidad por muchos años en las Grandes Ligas.

Loading...
Revisa el siguiente artículo