Melky Cabrera se abre paso a fuerza de batazos en Indios

Encendido. El jardinero dominicano ha conectado cuatro cuadrangulares en los últimos 10 partidos, supliendo de esta manera la ausencia del poderoso toletero Edwin Encarnación en la alineación de los Indios.

Por Hanly Ramírez. hanly.ramirez@metrord.do

Los Indios de Cleveland perdieron el poderoso bate del dominicano Edwin Encarnación debido a una contusión en su mano derecha, que los obligó a colocarlo en la lista de lesionados, situación que ha sido aprovechada por su compatriota Melky Cabrera para mostrar el valor que tiene su bate, en un equipo que se encamina a la postemporada del béisbol de las Grandes Ligas.

Encarnación vio acción por última vez el pasado 10 de agosto en la derrota de los Indios 1-0 ante los Medias Blancas de Chicago, en ese partido el inicialista y bateador designado apenas agotó un turno al bate, antes de ser sustituido por Cabrera, quien desde entonces y con la oportunidad de juego diario se ha convertido en un hueso duro de roer para los lanzadores rivales.

Desde el pasado 10 de agosto, Cabrera ha visto acción en 10 compromisos en los que ha agotado 34 turnos al bate y ha despachado 11 inatrapables, logrando un promedio de bateo de .324. El poder ha sido la herramienta principal del juego del jardinero ambidextro, quien ha fletado cuatro de los cinco jonrones que lleva en la temporada, acumulando de esta manera un slugging de .676.

Con el garrote en la mano durante este periodo de tiempo, Melky ha remolcado 13 carreras y ha pisado la goma en cinco oportunidades, manteniéndose frecuentemente en las bases, como lo muestra su porcentaje de embasarse de .361 en estos 10 partidos.

Cabrera pegó jonrón ante los Medias Rojas el lunes en la noche, siendo este el segundo cuadrangular del dominicano en días consecutivos, contribuyendo de esta forma en la octava victoria de los de Cleveland en sus pasados 10 compromisos, en los que ha sido un hombre fijo en la alineación, supliendo el poder que les haría falta ante la ausencia de Encarnación.

La perseverancia rinde sus frutos

La temporada de Melky ha sido marcada por bajas y altas, ya que ha tenido que superar grandes obstáculos.
Luego de ser firmado por Cleveland en abril, Cabrera no llenó las expectativas y en 17 encuentros con la Tribu, bateó .207/.242/.293, con 11 empujadas, lo que llevó a que fuera colocado en  waivers sin ser reclamado y el 18 de junio decidió declararse agente libre en vez de aceptar ser enviado nuevamente a ligas menores.

Luego de ese movimiento Cabrera volvió a firmar un contrato de liga menor con los Indios el pasado 6 de julio y desde que regresó a liga grande el 21 de ese mismo mes no ha parado de batear, como lo evidencia que en los 10 partidos que accionó en julio bateó para average de .364 y desde la pausa del Juego de Estrellas lo hace para .299 en 27 desafíos.

La evidencia de su buen momento en la segunda mitad de la campaña, donde ha demostrado que a sus 33 años aún le queda mucho por dar, es que todos los cinco jonrones que ha conectado en este año han sido este espacio de tiempo, mismo en el que ha remolcado el 56% de las carreras que ha producido (14 de 25), como también ha logrado anotar el 60% del total que acumula durante la temporada (9 de 15).
Su actitud ante las situaciones difíciles que ha tenido que enfrentar le ha permitido a Cabrera salir adelante y hacerlo repartiendo palo a dos manos (recuerden es bateador de ambas manos), y mucho más cuando los Indios lo han necesitado.

Efectivo con el madero

Cuatro jonrones en 10 juegos y 13 producidas hablan muy bien del accionar con el bate por parte del dominicano para el conjunto que dirige Terry Francona, pero mejor aún ha sido la respuesta que ha tenido con el madero en momentos claves para el éxito de los Indios.

Cuando Cabrera se ha presentado al home con gente en base su desempeño ha sido verdaderamente bueno, su promedio de bateo es de .302 (63-19) con cuatro dobles y 23 remolcadas, pero lo realmente llamativo de esta situación es que tres de sus cinco vuelacercas han ocurrido con compañeros en circulación, es decir que sus tablazos realmente han sido productivos.

Si su desempeño con gente en las bases ha sido bueno, sus acciones con las bases llenas ha sido excelente, cuando Cabrera ha ido a la caja de bateo con hombres en cada almohadilla, su promedio es de .750 (4-3), con un doble, un cuadrangular y 10 carreras empujadas.

En su turno más reciente en esta situación, Melky desapareció la pelota del parque el pasado domingo en la victoria de los Indios 8-0 sobre los Orioles de Baltimore.

Cabrera debe continuar aportando a la causa de los Indios, la cual necesitará de un bate de su experiencia en la postemporada, sea jugando en los jardines o saliendo desde el banco.

Loading...
Revisa el siguiente artículo