Robinson Canó y su impacto tras regresar a Marineros

Primeros 10 juegos. En sus primeros 10 compromisos con los Marineros desde su regreso, Canó ha llevado al equipo a jugar para 500.

Por Hanly Ramírez

Antes del regreso de Robinson Canó a juego con los Marineros, tras cumplir sus suspensión de 80 partidos por utilizar sustancias prohibidas por la política antidopaje de las Grandes Ligas, el equipo con sede en Seattle estaba en la carrera por lograr un lugar en la postemporada, por lo que la pregunta más común era ¿Cómo impactaría su reinserción las aspiraciones de la franquicia que más tiempo tiene sin viajar a los playoffs en el deporte profesional de los Estados Unidos? Y hasta el momento la respuesta encontrará resultados igualitarios.

El pasado sábado los Marineros derrotaron 4-3 a los Diamondbacks de Arizona, partido que representó el 10 juego para Canó desde su regreso a la platilla liga mayor el pasado 14 del presente mes, trecho en el que el conjunto de Seattle ha jugado para marca de .500.

Antes de la jornada de este domingo, en la cual los Marineros enfrentaban nuevamente a los Diamondbacks, el equipo de Scott Servais, registraba marca de cinco victorias y cinco derrotas con Canó como parte de su alineación, contribuyendo a la marca general de 74-56 que acumula el conjunto en la temporada y que los mantiene a 4 juegos del segundo comodín de la Liga Americana, que ostentan sus rivales divisionales, los Atléticos de Oakland.

Mantiene el nivel con su bate

Lejos de lucir fuera de forma y contrariado en el plato, Canó ha mantenido su consistencia habitual ante los lanzadores rivales, logrando alcanzar un promedio de bateo de .298, fruto de 14 imparables en 47 visitas al plato.

De sus imparables tres han sido dobles y un cuadrangular, ritmo que deberá aumentar en lo que resta de la campaña. El capitán de la selección dominicana en el Clásico Mundial de Béisbol, ha anotado en cuatro ocasiones, y remolcado la misma cantidad de carrera, producción que pudo haber sido mayor, pero el mismo hecho de fungir como segundo bate ha limitado las oportunidades en las que ha encontrado corredores en posición anotadora, situación en la que batea para promedio de .327

Su porcentaje de embasarse es de .313 y su slugging de .426. Aunque ha disparado de hit en nueve de esos 10 compromisos, su actuación más importante ocurrió el pasado 20 de agosto ante los Astros de Houston, cuando bateó de 5-3, con dos dobles, un cuadrangular, con dos vueltas anotadas y tres producidas, en esta serie de tres encuentros conectó sus tres dobles y el único jonrón que ha pegado desde su regreso a juego.

Efectivo a la defensa

Por decisión de la gerencia de los Marineros, a su regreso Canó no tuvo asegurada su titularidad en la intermedia, lugar donde ha esta accionando principalmente Dee Gordon, por lo cual el dominicano ha tenido que rotarse en varias posiciones del cuadro interior.

En estos 10 compromisos con los Marineros, Robinson ha distribuido su tiempo de juego entre la segunda almohadilla donde ha jugado en seis partidos, seguido de cinco en la inicial y uno en la antesala. Como es evidente, en algunos encuentros Canó ha tenido que defender más de una posición y a pesar de ello se ha desempeñado de manera impecable, es decir que no ha cometido errores defensivos, mostrando de esta manera su gran disposición a hacer lo necesario para beneficio del equipo, actuando de forma responsable y profesional.
Liderazgo

A pesar de la suspensión y de los remanentes que puede causar este tipo de situaciones, Canó ha demostrado que continúa gozando del respeto no solo de los que están en la cueva de los Marineros, sino de sus rivales en la liga y eso es algo que en lo que resta de temporada deberá utilizar el veterano intermedista para darle el empuje que necesiten de él para llegar a la postemporada, estancia en la que no podrá accionar debido al castigo que se le impuso, pero que de lograr atravesar esa barrera, le devolvería la sonrisa a una fanaticada que no ha disfrutado de esa sensación en mucho tiempo.

Loading...
Revisa el siguiente artículo