Al Horford gana relevancia de cara a temporada 2019

Vital. Su lederazgo y versatilidad seran claves para poder lograr la armonía entre sus compañeros en cancha.

Por Hanly Ramírez. hanly.ramirez@metrord.do

Los Celtics de se aproximan a su temporada más importante en los últimos años en la NBA, donde actualmente figuran como los favoritos para alcanzar la Final de liga por la Conferencia del Este.

El conjunto de Boston cuenta con un plantel lleno de jugadores de primer nivel, en el que cada uno necesitará de espacio para accionar, por lo cual es necesario que en el mismo exista un ente que pueda nivelar esta distribución de manera equitativa y que posea la jerarquía para hacerlo sin causar ronchas entre sus compañeros, y ese es el papel fundamental que el dominicano Al Horford jugará en esta campaña para el equipo que dirige Brad Stevens.

Además del dominicano, que es una de las estrellas de la liga, como lo muestran sus cinco apariciones en el Juego de Estrellas, los Celtics tendrán figuras establecidas como Kyrie Irving y Gordon Hayward, y otros hombres que demostraron que poseen la estirpe para brillar, como son los casos de Jaylen Brown, Terry Rozier y el jugador de segundo año Jayson Tatum, quienes aprovecharon las lesiones de los dos primeros para destacar la calidad de su juego en la NBA.

Sacrifica lo individual, ante lo colectivo.

Con un escenario como el anterior, Horford es el jugador adecuado para mantener los egos equilibrados, sobre todo por su disposición de hacer lo que sea necesario en favor del éxito del equipo, incluyendo sacrificar sus estadísticas personales.

“A Al no le importa si él es quien anota, le importa que nuestro equipo anote”, dijo el dirigente Brad Stevens sobre la labor del dominicano, como ejemplo para sus demás pupilos. “Es una piedra para nosotros. Tenemos muchos muchachos jóvenes y todo lo que tienen que hacer es mirar al hombre que está junto a ellos, para ganar una sensación de calma”, señaló el dirigente de Boston en los pasados playoffs, cuando Horford tomó las riendas del equipo, llevándolos a un paso de lograr avanzar a la Final de La NBA.

A pesar de ser el segundo hombre en cuanto a jerarquía ofensiva (ya que Hayward salió desde el primer juego de la campaña), en la pasada temporada Horford apenas intentó 10.5 lances al aro por partido, siendo éste el cuarto mayor promedio entre todos los jugadores de los Celtics, detrás de Irving (18.5), Brown (11.5) y Marcus Morris (11.3), justo al lado del novato Tatum, quien lo hizo para 10.4.

Su promedio de puntos por juego fue de 12.9, quinto entre todos los jugadores del equipo,.Pero lejos de lo que se pueda pensar, esas estadísticas no reflejan lo efectivo que fue su ataque. El veterano hombre de los Celtics tuvo un porcentaje de tiros de campo de 48%, segundo mayor en el conjunto y lanzó para un 42% desde la línea de tres puntos, solo detrás de Tatum, quien lo hizo para un 43%, es decir, que la efectividad de su ataque le permitía exigir más balones, ya que los resultados de sus intentos eran evidentes, como lo demostró en los playoffs.

En la postemporada Horford aumentó su cantidad de puntos por encuentro a 15.7 y eso que apenas pasó de realizar 10.5 lances a 10.7, es decir que es un arma efectiva en ataque, pero su mayor atributo desde los tiempos en los que ganó dos anillos de campeón de la NCAA con los Gators de Florida, es hacer mejor a sus compañeros y a su equipo y si eso requiere dejar de lado sus intereses personales, lo hará.

No es armador, pero es un excelente distribuidor

En el juego del baloncesto solo hay un balón en la cancha, por lo que para que cada uno pueda aportar sin que se sienta excluido, será una de las tareas más importante a ejecutar por el dirigente Stevens, quien contará con Horford en esta encomienda.

La posición de Horford dentro del esquema sería como alero o centro, es decir, que su encomienda dentro de los papeles no sería la de armar el juego. Pero si bien no es armador, su capacidad para crear para sus compañeros ha sido algo que se ha destacado en el tiempo que tiene con el equipo, algo que toma aún más relevancia para esta temporada que se avecina.

Entre los jugadores de los Celtics que participaron en 60 o más partidos la temporada pasada, Horford fue segundo en asistencias, solo superado por las 5.1 que logró en el tiempo de juego que tuvo en cancha Irving, quien fue el base titular del equipo y en general fue tercero detrás de Marcus Smart, quien logró 4.8 en solo 54 encuentros.

Desde su llegada a Boston, Horford ha pasado de 2.7 pases para anotación, a promediar 4.8 por juego, es decir que ha logrado un incremento de 2.1 asistencias por noche, factor que sin dudas incrementará en la campaña 2019, con un plantel lleno de tiradores efectivos desde todas las distancias, como el que contará a su alrededor.

Versatilidad en ambos lados del juego

En la venidera campaña Horford estará cobrando un salario de 28 millones 928 mil 710 dólares, cantidad que hace que muchos fanáticos, que se fijan simplemente en la cantidad de puntos que anota por noche, cuestionen la calidad del dominicano para ante dicha cantidad, menospreciando lo que suele hacer en cancha, pero para los que en realidad conocen el juego tiene una opinión muy distinta y esto es porque han estado al lado de Al o han sufrido a consecuencia de sus acciones en cancha.

Frank Vogel, entrenador de Orlando Magic, no dudó en deshacerse en elogios ante el dominicano la temporada pasada, de quien dijo, “creo que es uno de los jugadores más infravalorados de la NBA. Hace muchas cosas en la pista, juega de cuatro o de cinco y defiende muy bien el aro taponando lanzamientos rivales”. Y tiene razón en su análisis, ya que Horford ha demostrado ser un jugador multifacético, capaz de anotar como el mejor de su equipo, pero también de defender al más alto nivel.

Dentro de las características que posee, Al le brinda la posibilidad al dirigente Brad Stevens de utilizarlo en la posición de alero, así como también en la posición de centro, según lo que necesite el equipo y como ha demostrado con su trabajo defensivo, suele hacer mejores en ese aspecto a sus compañeros. Esa dualidad que se puede convertir en una tercera herramienta cuando funge como falso armador, será de aun más importante este año cuando Stevens desede un cuadro más ofensivo utilizando en su quinteto a Hayward, Irving, Tatum y Brown, junto al quisqueyano, quien tendrá que fungir como centro.

Los Celtics fueron el mejor equipo defensivo la pasada temporada, permitiendo apenas 101,5 puntos por cada 100 posesiones y Horford fue parte vital de ese resultado, promediando 1.1 bloqueo y 1.8 robos por desafío, pero aún más importante y que no se reflejan en las estadísticas particulares, fueron su trabajo de defensa en ayuda, el bloqueo de la zona pintada para que otro de sus compañeros pudiera tomar el rebote, así como también en el posicionamiento defensivo, donde tuvo la tarea de ordenarlos durante los juegos.

Su trabajo defensivo lo llevó a ser parte del Segundo Mejor Equipo Defensivo de la Temporada de la NBA, pero si aún esto no los convence sobre el nivel del accionar que tiene Horford en cuanto al juego, el dirigente Stevens no se cansa de afirmar que el valor que tiene el dominicano para ejecutar lo que sea necesario para lograr la victoria, que es lo que se quiere al final del día.

“Podemos recurrir a él más, pero tenemos que hacer el juego correcto, y Al es uno de los mejores en hacerlo”, explicó Stevens la pasada campaña en declaraciones a ESPN.

Los Celtics son favoritos para llegar hasta la Final, pero antes de eso, tendrán que salir a ganar juego por juego y el liderazgo del dominicano será un eje clave para lograr ese objetivo.

Loading...
Revisa el siguiente artículo