Marcell Ozuna responde como esperaban en San Luis

Producción. Su bate ha sido clave para mantener a los Cardenales en la pelea por la postemporada.

Por Hanly Ramírez

Cuando los Cardenales de San Luis consiguieron en un cambio en la temporada muerta al jardinero Marcell Ozuna, procedente de los Marlins de Miami, lo hicieron con la intención de que el dominicano le proveyera de ese bate productivo en medio de la alineación que tanta falta les hizo para sus aspiraciones de alcanzar la postemporada de Grandes Ligas.

El inicio de la temporada de Ozuna no fue lo que en realidad se espera de su contribución en el terreno de juego, como tampoco lo fue para los Cardenales, quienes terminaron despidiendo a su dirigente Mike Matheny, pero a partir de la pausa del Juego de Estrellas, la luz ha salido tanto para el poderoso bateador derecho, como para el conjunto que hasta este domingo se mantenía en posición para avanzar a los playoffs de MLB.

En la primera mitad de la temporada los Cardenales jugaron para marca de 48-46, pero desde entonces han registrado 31 triunfos y 18 reveses, lo que los ha llevado a compilar un record general de 76-64, colocándose a 4.5 juegos del primer lugar de la División Central de la Liga Nacional que antes de finalizar la jornada del domingo encabezaban los Cachorros de Chicago con marca de 83-59 y 2.5 juegos de los Cerveceros de Milwaukee, quienes registran marca de 82-62, en el segundo lugar de la división.

Con este desempeño los Cardenales son dueños del segundo Comodín de la Liga Nacional a un 1.5 juegos de los Dodgers de Los Ángeles (77-65) y a 2.5 de Arizona Diamondbacks (76-66), dicho repunte sin duda alguna ha tenido que ver con la forma en la que ha respondido el bate de Ozuna en esta última etapa de la campaña.

Desde la pausa del Juego de Estrellas, según datos de ESPN, Marcell batea para promedio de .300 (163-49) con cuatro dobles, un triple y 11 cuadrangulares, con 21 carreras anotadas y 26 remolcadas.

Su bate ha estado sumamente explosivo, sobre todo en sus últimos 10 partidos, donde ha logrado un promedio de bateo de .357, producto de sus 15 imparables en 42 visitas al plato, con seis jonrones, ocho anotadas e igual cantidad de empujadas. Lo más llamativo de su actuación, es que el dominicano ha despachado cinco cuadrangulares en sus pasados cinco encuentros, donde reúne dos compromisos en los que mandó dos pelotas fuera del parque, el primero, el martes 03 del presente mes ante los Nacionales de Washington, comandando la victoria de su equipo 11-8 y el segundo el pasado viernes ante los Tigres de Detroit, a quienes castigó con tres vuelacercas en sus tres en su serie de tres desafíos en el fin de semana.

Los Cardenales seguirán batallando para llegar a la postemporada ante el asedio de sus rivales y lo mejor de esta situación es que han contado con lo mejor de la producción de Ozuna, misma con la que esperan contar el resto del camino.

Loading...
Revisa el siguiente artículo