Rafael Devers: Nacido para batear en Postemporada

Por hanly ramírez [email protected]

Es común escuchar entre los seguidores y amantes del béisbol de las Grandes Ligas que en la postemporada “se separan los niños de los hombres”, y con todo lo joven que aún es, el dominicano Rafael Devers ha demostrado pertenecer al segundo grupo, donde se encuentran los jugadores que dan la talla en la etapa más difícil y definitoria de la temporada.

Devers viene de enfrentar una dura campaña en la fase regular, donde  batalló con lesiones. Sus proyecciones para esta temporada se quedaron cortas y su defensa fue mediocre. Pero a pesar de todo esto, la postemporada parece ser el punto donde todo cambia y donde el dominicano muestra la grandeza de su juego, sobre todo con el madero en las manos.

En sus primeros dos años, el antesalista de 21 años, ha visto acción en parte de tres series de playoffs, en las que ha logrado una línea estadística de .409 en promedio de bateo, fruto de nueve imparables en 22 visitas al plato, con dos jonrones y siete remolcadas, además de ocho carreras anotadas en ocho encuentros, alcanzando un porcentaje de embasarse de .481 y un slugging de .682 , sin contar el partido de este miércoles en el que los Medias Rojas de Boston se enfrentaban a los Astros de Houston en la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

Algo destacable del accionar del bateador zurdo dominicano, es la paciencia y capacidad de hacer contacto que ha mostrado en cada turno que ha agotado, lo que le ha ayudado a tomar cuatro bases por bolas, con solo cinco ponches.

Devers impactó en las Grandes Ligas a mediados de la pasada contienda, con un desempeño que lo llevó a adueñarse de la antesala de los Medias Rojas, teniendo la oportunidad de defender esta posición en la Serie Divisional que terminó perdiendo 1-3 su equipo  ante sus actuales rivales, los Astros. En esos cuatro desafíos, Devers bateó de 11-4 con dos vuelacercas y cinco empujadas, tomó dos bases por bolas y se ponchó en cuatro oportunidades. Su average fue .364 con un obp de .429 y un slugging de .909.

En estos playoffs, con una actuación más limitada, fruto principalmente de sus problemas con el guante, Devers, quien ha estado saliendo desde el banco y alternado su tiempo de juego en la antesala con su compatriota Eduardo Núñez, ha sustentado sus palabras:

“Siempre estoy ready para ayudar al equipo. En cualquier momento que me necesiten, estoy ready”, expresó en días pasados y por la manera en la que ha jugado cuando ha estado en el terreno ha demostrado que es así.

Un ejemplo de lo antes planteado aconteció en el tercer partido de la serie escenificado el pasado martes en Houston, cuando luego de la salida de Núñez debido a molestias, Devers entró a juego y a pesar de que no pudo manejar un batazo de Alex Bregman, que permitió que los Astros anotaran la carrera del empate, batalló en su primer turno en la sexta entrada, para recuperarse luego de caer debajo en el conteo ante el relevista zurdo Tony Sipp, para tomar una base por bolas y en el octavo, en su segunda aparición al plato, con dos hombres fuera, conectó un sencillo al jardín derecho que mantuvo viva la entrada que culminaría con cinco anotaciones, coronada por un grand slam de Jackie Bradley Jr.

En total en la actual postemporada, en cuatro partidos, Rafael ha fletado cinco hits en 11 veces al bate (.455), con cinco anotadas y dos remolcadas, ha tomado dos transferencias, con solo un ponche, lo que le otorga un porcentaje de embasarse de .538.

En la actual Serie de Campeonato contabiliza tres incogibles en cuatro oportunidades con el madero (.750), ha pisado la goma en tres oportunidades y ha llevado una al home, además ha llegado a las bases por dos boletos.

Contundente ante Astros  
Los Astros han sido el rival que más ha sufrido ante el ataque efectivo del bate de Devers en la temporada, ya que lo han tenido que enfrentar en seis compromisos en los que el pitcheo de Houston no ha podido descifrarlo.

Frente al pitcheo de los Astros, Devers batea de 15-7 (.466) con seis carreras anotadas y seis remolcadas, con la misma cantidad de bases por bolas y ponches, con cuatro en ambos renglones. En la serie que disputan en la actualidad, antes de la jornada de este miércoles, los lanzadores de los Astros no habían podido pasar al bateador zurdo dominicano.

Devers definitivamente responde ante la presión y su bate llegó listo para brillar en la postemporada de las Grandes Ligas.

Loading...
Revisa el siguiente artículo