Radhamés Liz: “Esto no se basa en quién es mejor, sino quien haga mejor al equipo”

Punto fuerte. El veterano lanzador resalta la unión, el trabajo en conjunto y comportamiento ético dentro y fuera del terreno, como elementos claves para mantener un ambiente ganador en el equipo de las Estrellas. Orientales.

Por hanly ramírez [email protected]

Radhamés Liz es una de las figuras centrales de las Estrellas Orientales  y, como un veterano de la Liga Dominicana de Béisbol Profesional (Lidom), sabe que el talento es importante para salir al terreno a competir, pero sobre todo entiende que la unión y el respeto entre cada uno de los miembros del equipo es fundamental para ser un conjunto ganador.

“Los muchachos tienen confianza con los compañeros, es un ambiente muy bueno. Nos sentimos como debe sentirse un equipo ganador, rntre familia”, explicó Liz, quien abriría este jueves ante los Toros del Este e inició el primer partido de la temporada por las Estrellas lanzando 4.2 entradas de cuatro carreras, tres de ellas limpias, con una base y tres ponches, cargando con la derrota en el encuentro que concluyó  7-3 a favor de los Toros del Este.

“El ambiente familiar que  hemos logrado tiene que ver mucho con el trabajo que hacemos nosotros los veteranos, en conjunto con la gerencia, con el dirigente y el cuerpo de coach, dirigido a las metas que queremos conseguir, ya eso se siente en el equipo. Un equipo con hambre de ser campeón”.

Liz entiende que el club cuenta con lo necesario para competir y conquistar un título de campeones de Lidom, que los ha evadido por más de 50 años. “La pelota es un conjunto de cosas pequeñas que hacen el juego grande y esas pequeñas cosas están en el ánimo y la energía que han mostrado los muchachos. El ‘todos somos uno’. El equipo no se basa en quién es mejor, sino quien haga mejor al equipo”.

En su condición de veterano, Liz cuenta con la autoridad para hablar con cualquier jugador en el momento que entienda que debe hacerlo, función que ejerce con autoridad, pero como el mismo señala, sobre los límites de respeto.

“Cuando veo a los muchachos, me les acerco a algunos y les digo cualquier cosa que entiendo le pueden aportar dentro y fuera del terreno”, dijo Liz a Metro, quien señala que para un jugador “importa mucho lo que haga fuera del terreno porque lo puede sacar de concentración y también al equipo. Nosotros somos jóvenes y el alcohol es un factor que no es aconsejable para un deportista. La mala noche, una crítica negativa al jugador, puede afectarlo tanto a él, como al equipo, ya que son elementos que causan distracción y pueden romper la armonía que exista en el grupo”.

El diestro, parte de la rotación abridora de los Orientales, piensa que la mejor forma para un jugador mantenerse alejado de todo tipo de inconveniente es aferrarse a la profesionalidad.

“Son muchas cosas que podemos evitar si  mantenemos la profesionalidad fuera del terreno, eso nos ayuda dentro del mismo”.

No cuaja como relevista

En su carrera en el béisbol profesional, Liz ha accionado en las Grandes Ligas, así como también en las ligas de Japón y Corea, donde ha llegado con grandes expectativas, pero se ha encontrado con la misma dificultad. las oportunidades que le han brindado han sido como relevista, posición donde admite no es efectivo. “Como relevista no funciono. Ni siquiera la velocidad, ya que no paso de 93 millas, mientras como abridor soy capaz de mandar la pelota entre las 97 y las 98 millas. Cuando salgo como relevista los dirigentes entienden que voy a subir, y mejor bajo. Es algo que me pasó en Grandes Ligas Japón y en Corea”, revela Liz.

En esta temporada Liz accionó con la filial de Tripla A de los Cerveceros de Milwaukee, con quienes compiló marca de 4-3 con 6.75 en 18 juegos, todos  como relevista.

“No sé si es por el tiempo que tomo estrechándome. Que aparo largo. No sé si es que  ya estoy muy acostumbrado a abrir, pero pienso que ese puede ser uno de los factores, porque cuando llegué a las Grandes Ligas no tenía la experiencia que tengo hoy como lanzador y por ejemplo cuando subí con los Piratas, que estaba como relevista me bajaron a Triple A, tuve dos salidas como relevista y no era el mismo y Dean Treanor, que era el dirigente de las Estrellas en ese entonces, llamó al equipo y les dijo  que me pusieran a abrir y la diferencia fue enorme, lo que me hizo pensar que me darían el chance como abridor, pero cuando me subieron me pusieron como relevista nuevamente”, contó Liz en conversación con Metro.

A Liz le gustaría tener la oportunidad de iniciar partidos, que es la función en la que se siente más cómodo, con un equipo de Grandes Ligas, pero está consciente que en este momento es una difícil encontrar ese hueco en cualquier organización.

“Entiendo que para conseguir un puesto ahora mismo en Grandes Ligas, ser relevista es una de las mejores opciones, porque los equipos siempre tienen muchos muchachos jóvenes de 20 y 21 años que vienen desde sus fincas preparados como abridores y es bien difícil que me firmen y me digan mira te vamos a dar ese turno como abridor”.

Liz podría sacar ventaja de la nueva tendencia que existe en el béisbol, de colocar a relevistas a iniciar partidos, pero el inconveniente es que tiene que ganarse ese derecho haciendo el trabajo desde el bullpen.

Liz se encuentra saludable y espera poder jugar el torneo completo con las Estrellas y ante la fanaticada, que entiende está en deuda debido a las veces que ha tenido que dejar el equipo. “La meta es jugar con el equipo el año entero, la gente siempre me pregunta cuando las Estrellas van a ganar y voy a hacer todo lo posible por ser parte de ese campeonato” concluyó Liz.

Loading...
Revisa el siguiente artículo