Deury Corniel miembro de una familia de tradición en el kiteboarding

Incidencia. Cinco de sus 12 hermanos han incursionado en este deporte, incluyendo un campeón mundial en Ariel Corniel.

Por Hanly Ramírez

Deury Corniel llenó de gloria a la República Dominicana al conquistar la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de la Juventud que se celebraron en Buenos Aires, Argentina del 06 al 18 del presente mes. Este éxito del dominicano en la modalidad Kiteboard IKA Twin Tip Racing, está sustentada en la base de la genética de una familia histórica y dedicada a la práctica del deporte de vela en el país.

Corniel es miembro de una familia de 12 hermanos, dentro de los cuales cinco se han dedicado a la práctica del kiteboarding en las playas de Cabarete, Sosúa, y que han puesto en lo más alto el nombre del país en este deporte.

Corniel junto a su medallad de oro

 

“Nosotros somos en total 12 hermanos de dos madres, y cinco de nosotros hacemos este deporte” señala Kelvin Corniel, uno de los hermanos mayores de Deury y quien le ha servido de entrenador en el desarrollo de su deportiva.

Junto a Deury, en la familia Corniel han incursionado en este deporte, sus hermanos Raúl, Ariel, y Kelvin, como también su hermana Madeline.

Deury sostiene que sus hermanos han sido la inspiración que lo llevó a la práctica de este deporte, no tan tradicional en la República Dominicana.

“Ellos fueron las claves para que yo entrara al agua con un kite. Ellos fueron mi inspiración siempre”, reveló el medallista olímpico juvenil.
Como está claro la influencia de sus hermanos ha estado presente en el desarrollo de Deury, pero ellos a su vez también encontraron la motivación en otras personas para crecer en el kiteboarding.

“Primero nosotros crecimos cerca de la playa y mi hermano mayor Raúl fue el primero que aprendió el deporte, luego le seguí yo y Ariel”, explica Kevin Corniel, quien además de resaltar la influencia lograda en Luciano González, quien fue el primer campeón mundial dominicano, para ellos querer alcanzar la cima en esta disciplina deportiva.

“Él fue quien nos motivó a continuar trabajando para mejorar en este deporte y luego Ariel (Corniel) se convirtió en el segundo campeón mundial del país”, dijo Kelvin.

Ariel, quien a sus 18 años ya había conquistado dos copas mundiales, se convirtió no solo en un modelo a seguir para Deury, sino también para sus amigos, quienes como cuenta el ganador de la presea dorada en Argentina.

“Tenía un grupo de amigos que nos íbamos a entrenar siempre. Ellos después pensaron que serían grandes atletas como Ariel”, expuso Corniel, quien además señaló cuando se inició en este deporte tuvo que enfrentarse a la negativa de su padre Julián Corniel, se oponía a que su muchacho se adentrara en la playa.

“Al principio mi padre no quería que yo fuera a la playa. A veces en la niñez yo me escapaba, vivimos a un minuto de la playa y empecé a hacer Kite e iba a mis estudios en la escuela al mismo tiempo y ya vemos los resultados”, analiza Deury.

Una medalla con dedicatoria especial

Más allá del orgullo y la motivación que causa en un atleta el honor de representar a su país, en el caso de Deury, contaba con una inspiración más profunda y sin quizás más grande como lo es el amor que siente por su hermana Madeline, quien sufrió un accidente mientras se desarrolla la fase clasificatoria de los Juegos Olímpicos de la Juventud y que terminaron dejándola fuera de los mismos.

“Al final de la clasificación ella tuvo un accidente y se les fueron sus deditos. Ese fue un momento muy difícil, le pasó un día antes de la competencia”, explicó Corniel con lágrimas en sus ojos y voz entrecortada.

“Lloré. Sentí que todo me cayó encima, no sabía si iba a ganar esa competencia porque era muy difícil. Pero para ella fui y clasifiqué a China y luego clasifiqué nuevamente en Italia para irme directo a los Juegos Olímpicos de la Juventud y esta medalla se la dedico a ella”, expresó Deury, quien además resaltó “la quiero mucho. Ella sabe todo los trabajos que pasamos para lograrla. Esta medalla es muy importante para mi familia”.

Con el reto de los Juegos de la Juventud superado, ahora Corniel se enfoca en sus participaciones en el Mundial en Marruecos y el Freestyle o Estilo Libre en Brasil en noviembre próximo.

El joven dominicano sabe que el éxito se debe al trabajo y que las metas pueden alcanzarse y por eso desde ya tiene planteado brillar como el oro en la cita olímpica de 2024.

“Voy luego prepararme para la olimpiadas del 2024”, concluyó Deury Corniel, miembro de una familia en la que el kiteboarding les corre por las venas.

Loading...
Revisa el siguiente artículo