Jugadores de RD dominan premio al Jugador Más Valioso en la Serie Mundial entre los latinoamericanos

Por Agencias

Desde el gran Roberto Clemente hasta Salvador Pérez, la historia de la Serie Mundial recoge brillantes actuaciones de los peloteros latinoamericanos, incluyendo a 10 de ellos que han sido reconocidos con el premio al Jugador Más Valioso de la contienda otoñal.

Clemente abrió la cuenta, en 1971, y el último, hasta ahora ha sido Salvador Pérez, en 2015. En total, la región ha celebrado el galardón gracias a cuatro dominicanos, dos venezolanos, un puertorriqueño, un cubano, un panameño y un colombiano.

Aquí te mostramos los dominicanos que lo han logrado.

Pedro Guerrero (Dodgers), 1981

Los Dodgers llegaron al Clasico de Octubre con el antecedente de haber perdido dos veces ante los Yanquis en 1977 y 1978. Pero muchas cosas cambiaron en apenas tres años, incluyendo el rol protagónico que esta vez tenía el dominicano Pedro Guerrero.

Al igual que Clemente una década atrás, Guerrero coronó con un cuadrangular la cuarta y última victoria de su equipo, que se impuso en seis encuentros a los neoyorquinos.

La carrera del quisqueyano estaba en pleno ascenso y se encontraba en su primer torneo como jardinero titular de los esquivadores. Asistió meses antes a su primer Juego de Estrellas y se consagró en el tope de octubre con promedios de .333/417/.762, además de lograr siete carreras empujadas.

José Rijo (Rojos), 1990

Los Rojos llegaron al duelo contra los Atléticos en 1990 como la posible víctima, el equipo llamado anticipadamente a cargar con el subcampeonato. Cincinnati tenía una idea diferente y contaba con un as para ejecutarla.

José Rijo abrió y ganó dos encuentros en la serie, que ganaron los escarlatas para sorpresa general, barriendo a los grandes favoritos y campeones defensores.

El derecho dominó en el primer tope, en el Riverfront Stadium, y trabajó con sólo tres días de descanso después, en Oakland, para aislar una carrera y asegurar la corona para los suyos.

Rijo recorrió 15 innings y un tercio en total, con 14 ponches y apenas una carrera merecida. Se llevó dos victorias y anotó su nombre entre los desempeños más notables que se recuerden en la acción decisiva del otoño beisbolero.

Manny Ramírez (Medias Rojas), 2004

El dominicano Manny Ramírez completó la faena iniciada en la Serie de Campeonato por su compatriota David Ortiz y entre ambos arrasaron con los premios al Jugador Más Valioso en cada instancia, llevando a la apoteosis a la Nación de los Medias Rojas y poniendo punto final a la Maldición de Babe Ruth.

Así como Big Papi cargó con Boston a partir del cuarto juego, frente a los Yanquis, en la lucha por el banderín de la Liga Americana, del mismo modo Ramirez castigó el pitcheo de los Cardenales en la Serie Mundial, con promedios de .412/.500/.588.

El toletero derecho comenzó con buen pie, al triplicar en el primer choque y llevar dos rayitas al plato, y no paró más, disparando incogibles en los cuatro cotejos que se disputaron.

Su único jonrón llegó en el tercer compromiso y abrió la pizarra en el primer inning, dándole a los patirrojos y al gran Pedro Martínez una ventaja que no perderían, para dejar la serie a punto de mate.

David Ortiz (Medias Rojas), 2013

La leyenda de Big Papi no necesitaba de otro capítulo como éste, para garantizar su lugar en los libros que recogen las faenas especiales de los jugadores predestinados. Pero a falta de Manny Ramírez, el Jugador Más Valioso en la serie de 2003, le tocó a David Ortiz ser nuevamente el protagonista en un choque contra los Cardenales.

El último Clásico de Octubre disputado hasta ahora por los Medias Rojas llegó a seis encuentros y tuvo al dominicano como uno de sus grandes animadores, con una producción desbordante, que incluyó 11 hits en 16 turnos, además de ocho bases por bolas y promedios de .688/.760/1.188.

Ortiz sacudió cuadrangulares en los dos primeros choques y se mantuvo indetenible en el resto de la confrontación. En total, fue al plato en 25 oportunidades y tan sólo seis veces fue puesto out, incluyendo un viaje en el que conectó un elevado de sacrificio.

Nunca un latinoamericano había rendido tanto con el madero en una Serie Mundial.

Los demás latinos que han conquistado esta distinción son:

Roberto Clemente (Piratas), 1971; Liván Hernández (Marlins), 1997; Edgar Rentería (Gigantes), 2010; Pablo Sandoval (Gigantes), 2012 y Salvador Pérez (Reales), 2015.

Loading...
Revisa el siguiente artículo