Cora celebra, pero dice no estar “ni cerca de Roberto Clemente”

Metro habló con el boricua tras la gesta histórica que protagonizó el domingo, cuando los Medias Rojas de Boston lo convirtieron en el segundo dirigente latino en ganar la Serie Mundial.

Por José M. Encarnación Metro World News

A parte de lo que ya se ha vivido con la conquista del noveno título de los Medias Rojas el pasado fin de semana, para el portorriqueño Alex Cora lo mejor está por venir.

“Yo creo que lo mejor de todo esto será cuando llegue a casa, cuando llegue a Puerto Rico y disfrute con mi gente allá”, dijo vía telefónica a Metro el primer dirigente de su país que conquista una corona en las Ligas Mayores del béisbol de Estados Unidos.

Son muchos los latinos en Boston y la comunidad boricua es bastante numerosa. De hecho, hay quienes hablan de Cora después de mencionar a Roberto Clemente (boricua que ganó dos series mundiales con los Pittsburgh Pirates el siglo pasado). Sin embargo, el cagüeño destila humildad ante las flores que le llueven en tan importante contexto social por el que atraviesan los hijos de Borinquen y el resto de los latinoamericanos.


Alex Cora

si esto ayuda a otros a seguir luchando, a seguir haciendo y persiguiendo sus metas y sueños, pues gracias a Dios por eso, que me puso en esta posición para impactar a otras personas, Alex Cora

 

 


“Ni cerca de Roberto Clemente, esas son palabras mayores. No creo que nadie en el béisbol ni en el deporte puertorriqueño se acerca a eso. Pero uno hace lo que tiene que hacer y hoy, especialmente hoy, un día después, uno empieza a darse cuenta del significado que tiene esto (de ganar la Serie Mundial)”.

Para Cora resulta “medio bochornoso” que la gente lo ponga en el sitial histórico o al menos en la misma página que el eterno número 21. No obstante, asegura que si el fin es producto de la alegría del pueblo puertorriqueño, “super cool”.

“Es bien gratificante y uno se siente contento cuando ve todo el apoyo. Pero no, no es para tanto. Yo soy el dirigente de un tremendo equipo. Soy una persona que está bien agradecida con la organización que me dio la oportunidad de ser dirigente de Grandes Ligas. Y te digo, si esto ayuda a otros a seguir luchando, a seguir haciendo y persiguiendo sus metas y sueños, pues gracias a Dios por eso, que me puso en esta posición para impactar a otras personas”, señaló Cora, quien está consciente del peso social de su figura.

Para el boricua no hay límites que impidan hacer la diferencia en la diáspora con trabajo, esfuerzo y dedicación. En ese sentido, todo, en la cabeza de Cora, comienza en la mente.

“Que la gente vea que un chamaquito de Villa Nueva, de Caguas, pudo lograr esto para servir de modelo para otros. Ese es el mensaje que el Señor quiso que se enviara a través de uno. Yo le digo a los puertorriqueños de la diáspora que entiendan que muchas veces es difícil, pero si uno sigue batallando y sigue enfocado en las metas, cosas grandes pueden pasar”, manifestó.

El mensaje a la juventud no podía faltar. De acuerdo con Cora, las ganas y el deseo de hacer valer un propósito constructivo y enriquecedor en todos los aspectos de la vida, son fundamentales en el éxito.

“Algo que yo siempre dije a través del proceso de entrevista, es que si nos seguían poniendo límites por ser minoría, iba a ser bien difícil ser dirigente. Hasta que alguien nos viera como personas capaces, pues iba a suceder lo que sucedió. A los jóvenes les digo que con disciplina y trabajo comenzamos a movernos hacia adelante. Hay que insistir y perseverar”.

Por lo pronto, Cora llega a Boston para comenzar a disfrutar su tiempo libre con los más queridos y mañana formará parte de la caravana de celebración en la ciudad. Luego, en la agenda está Puerto Rico.
“Estoy loco por llegar a casa con los muchachos y el trofeo”, afirmó.

Loading...
Revisa el siguiente artículo