Tenis de RD ¿En qué punto está el relevo de la generación Estrella?

Nivel. Víctor Estrella ha sido el baluarte del tenis dominicano en los últimos tiempos, encabezando un grupo de talentosos tenistas, que si bien aún pueden brillar y mostrar un buen nivel de juego, los atletas que le siguen son los que estarán encargados de mantener al país en un buen estatus en este deporte, por lo cual es importante saber con que facilidad y posibilidad de éxito se hará la transción de un grupo a otro.

Por Michael Monegro

La pregunta de la nueva generación en el tenis dominicano siempre circula. Ya hemos visto a Víctor Estrella, José (Bebo) Hernández, Roberto Cid, José Olivares y Nick Hardt. Pero, ¿qué tiene el país más allá?, ¿qué posibilidades tiene la República Dominicana en el tenis femenino?.

La realidad es que el nivel del tenis de Centroamérica y El Caribe es uno de los más bajos del mundo, solo superando a África y algunas zonas de Asia menor, pero como región solo estamos por encima de los africanos.

Para un tenista juvenil proyectarse como uno de los mejores del mundo a nivel profesional, ya con 14 años debe estar por encima del nivel de la región para así empezar a competir contra los primeros del planeta en los cuatro años restantes de su carrera junior.

De ahí a hacer una transición exitosa hacia el profesionalismo, es otro tema. Pero entre los tenistas dominicanos de la actualidad solo Nick Hardt (16) está entre los mejores 20 juveniles del mundo, con posibilidades de cerrar el año dentro de los mejores 10, sin duda el mejor junior que hemos tenido por mucho.

Pero luego de él, el ranking juvenil de la ITF tiene al dominicano Yeudi Villar en el puesto 525 con 18 años, es decir, está en su última temporada como juvenil y no supera el top 300. De ahí en adelante, Alejandro Gandini con 15 años ha demostrado en algunos momentos ser de los mejores de Centroamérica y el Caribe, pero no el mejor, lo que significa que se le hace tarde para soñar ser un tenista de élite mundial.

Luego de Gandini, que es sin duda la mejor apuesta del país, después de Nick Hardt,  contamos a Johan Castillo de 18 años. Los demás apenas han acumulado puntos en los tres torneos internacionales que organiza el país cada año.

En la rama femenina, donde no hay un Hardt, la situación en más crítica. Ana Zamburek con 15 años, todavía no ha logrado un papel destacable en los torneos de 14 o 16 años en la región, y siendo la 1,297 del mundo las expectativas no son muchas.

Tras ella, Laura Quezada, quien en un momento se perfiló como la mejor juvenil de República Dominicana está jugando su último año en esa categoría sin exhibir logros importantes.

Pero el tenis no es el ranking. Los buenos jugadores salen de la buena planificación, de una buena estructura, como es el caso de Guatemala, que cree en el deporte y desarrolla tenistas jóvenes de gran nivel. Pero en la República Dominicana no existe siquiera un programa que reúna y entrene a los más talentosos atletas, lo que provoca que cada familia tenga que desembolsar decenas de miles de dólares al año por una apuesta. Sí, por una apuesta, porque mientras están en el circuito ITF Juniors todo es inversión contando con que si llega a ser un buen profesional pueda desarrollar una carrera exitosa.

¿Cuántas familias pueden hacer eso en República Dominicana? La Federación apoya a las superestrellas como Nick Hardt a través de la ITF y sus programas, pero el resto tiene que resolver por su cuenta.

Gracias al programa Creso, y en coordinación con Fedotenis se apoyan a varios tenistas, pero los fondos no son suficientes. El presupuesto para desarrollar deportistas de calidad es ínfimo, y comparado con lo que se necesita en el tenis es más que insignificante.

Las críticas en este aspecto van dirigidas al sistema, no a la federación, no a los jugadores ni a sus familias. El tenis es un deporte caro para desarrollarlo profesionalmente, y si no existe una política de Estado o padres millonarios para subsidiar las carreras de sus hijos, el país no producirá más de un buen tenista por generación, si es que se alcanza ese punto.

Loading...
Revisa el siguiente artículo