Beltré ya mira el Salón de la Fama

Por Las Mayores

El bateador latinoamericano con más visitas al home en la historia de las Grandes Ligas tendrá el turno al bate más importante de su vida dentro de cinco años. El dominicano Adrián Beltré, quien anunció su retiro como jugador activo la semana pasada, es dueño de un historial que lo deja como uno de los más brillantes peloteros nacidos fuera de los EEUU y casi seguro miembro del Salón de la Fama.

El oriundo de Santo Domingo aparecerá en la planilla para elegir a los miembros del templo de Cooperstown a finales del 2023, una vez se cumpla un lustro de su último encuentro.

Ese duelo, ocurrido el pasado 30 de septiembre en Seattle, quedará como el discreto adiós de un astro que también brilló con los Marineros y que disparó en esa ciudad el último de sus incogibles, un sencillo a la zona corta del jardín derecho, en el segundo inning, ante el zurdo cubano Roenis Elías.

Beltré llegó a 3.166 hits con dicho imparable, completando una cifra inédita para los nativos de América Latina. Por detrás de él, con 3.089, aparece su compatriota Albert Pujols. Y más abajo están las otras máquinas de la región: el panameño Rod Carew (3.053), el cubano Rafael Palmeiro (3.020) y el puertorriqueño Roberto Clemente (3.000).

Omar Vizquel es el único representante del área que ha disputado más encuentros que el dominicano. A Beltré le faltaron 35 para alcanzar los 2.968 del venezolano, quien pudo alargar su carrera hasta sumar 24 temporadas. El ahora ex antesalista prefirió colgar los spikes, luego de 21 torneos, a pesar de que, a sus 39 años de edad, existían rumores de prensa sobre un tibio interés de otros elencos por obtener sus servicios en el mercado de agentes libres.

Nadie le quita a Beltré, hoy en día, el privilegio de ser el latino que en más ocasiones ha caminado hacia el plato en las Mayores con un madero entre las manos. Fueron 12.130 visitas legales y 11.068 turnos oficiales, otra cantidad que representa un tope para los nacidos entre el Río Grande y la Patagonia.

Segundo en dobles, con 636; tercero en bases alcanzadas, con 5.309; cuarto en extrabases, con 1.151; quinto en empujadas, con 1.507; y quinto también en anotadas, con 1.524. La trayectoria de este infielder de estupendos reflejos y manos seguras lo deja entre los más notables paleadores hispanohablantes de todos los tiempos.

Beltré, mucho más que eso

A pesar de haber sido un jugador de prominente perfil defensivo, tiene argumentos para plantar cara entre sus compatriotas en la discusión sobre quién ha sido el bateador más prolífico de RD en MLB.

Su hoja de servicios le ubica al lado de los más grandes toleteros salidos de Quisqueya, un grupo que incluye a Pujols, David Ortiz, Manny Ramírez, Sosa y Vladimir Guerrero.

Los promedios globales de Beltré no fueron particularmente destacados. Aunque siete veces bateó sobre .300, cierra con una línea de .286/.339/.480, con un OPS de .819 y 116 de OPS ajustado, ciertamente positivo, pero no impactante.

Ese botín mejoró con el paso de los años, una característica que engrandece su recorrido por la Gran Carpa. A partir de su llegada a Texas, en el 2011, subió a .304/.357/.509, con .865 de OPS y 128 de OPS ajustado, mientras ganaba tres de sus cinco Guantes de Oro, tres de sus cuatro Bates de Plata y asistía a tres de sus cuatro Juegos de Estrellas.

El gran remate de Beltrán en esas ocho campañas se unió a su consistencia y buena salud, para darle un balance más que convincente. Entre 1999 y el 2016 fue a batear más de 500 veces en cada torneo, menos en el 2009, cuando terminó con 477 visitas al plato.

También por eso se despide como uno de los antesalistas más completos en la historia. Es el tercera base con más hits, por encima de George Brett (3.154) y Wade Boggs (3.010). Es el que más remolques muestra, por arriba de Chipper Jones (1.623), Brett (1.596) y Mike Schmidt (1.595). Es el que suma más dobletes, extrabases y almohadillas alcanzadas en ese sentido. Es uno entre apenas cinco custodios de la esquina caliente sobre 400 jonrones, únicamente a la zaga de Schmidt (548) y Eddie Matthews (512).

Pero Beltré también fue un líder, una influencia positiva en el clubhouse, como se reflejó en la reacción de sus compañeros apenas sabida la noticia de su retiro. “Gracias por todo a mi mentor y hermano mayor del béisbol”, escribió el camarero venezolano Rougned Odor en su cuenta de Twitter. “Eres un gran amigo y un gran líder. Me enseñaste mucho. No será lo mismo sin ti”.

“Fui bendecido por jugar los últimos ocho años al lado no solamente del mejor antesalista que haya existido, sino, además, de mi hermano”, sostuvo el campocorto venezolano Elvis Andrus en Instagram.

Así se marcha al retiro Beltré, entre el aplauso general de quienes le vieron jugar. Y muy posiblemente será así como entrará al Salón de la Fama, dentro de cinco años.

Loading...
Revisa el siguiente artículo