Último set: Llegó para quedarse

Por Michael Monegro

Luego de estar meses alejado de las canchas, y un inicio lento que hacía pensar que no volvería a ser el de antes, el serbio Novak Djokovic ha vuelto como en sus mejores tiempos, prácticamente imbatible. Claro, no consiguió el 82-6 de 2015, pero en la segunda parte de la temporada, tras Roland Garros, solo perdió cinco partidos de 48 que jugó, una marca también extraordinaria.

De manera particular no pensé que el balcánico volvería a estos niveles y mucho menos tan rápido luego de la cirugía en su codo derecho, pero su memoria muscular no le falló y le hizo retornar de inmediato casi a su 100 por ciento tenísticamente.

A nivel físico, siempre estuvo en condiciones, por ese lado no necesitó mucho tiempo para estar a tono. Lo que sí le demandó más semanas fue su mentalidad, la misma que le hizo perder en cuartos de final del Abierto Francés y también los estribos, un poco más de lo normal en otros encuentros en la temporada.

El clic que necesitaba lo consiguió en Wimbledon, en esa semifinal contra Rafael Nadal. El ambiente, el pase a la final y, sobre todo, el rival sacaron en el actual número uno todo lo que sabe para ganar un partido de tenis más allá de golpear una pelota.

De ahí en adelante, ‘Nole’ es el jugador a vencer, en especial con la baja de Nadal, la intermitencia de Roger Federer y una nueva generación que no termina de arrancar.

Por como Djokovic ha terminado este año entiendo que ya entra en el top 3 de los tenistas de todos los tiempos, en especial por haber logrado otros dos Grand Slams, empatando los 14 de Pete Sampras, y completando todos los Masters, hazaña nunca alcanzada por otro mortal.

Y todavía voy más lejos… viendo cómo iniciaría la próxima temporada, sus logros podrían ser mayores, es decir, más títulos grandes, más semanas como número uno del mundo, etc. hasta el punto de ser considerado como el segundo mejor de la historia detrás de Federer.

Si el serbio se mantiene saludable en 2019 podríamos ver otra campaña hegemónica como lo hemos visto en años anteriores, aunque eso dependería de sus rivales, que por el momento no le representan una gran amenaza.

¡Hasta la próxima!

Loading...
Revisa el siguiente artículo