Pablo Reyes marcó su espacio en Tigres del Licey

Eficiente. Con su labor en ofensiva el jugador se posicionó como uno de los bateadores más importantes del conjunto capitalino.

Por Hanly Ramírez. [email protected]

Llegar a un equipo y lograr un impacto positivo es lo que todo jugador desea, pero en la mayoría de las ocasiones, ese resultado no se alcanza en la primera oportunidad. El primero de los dos casos describe lo que ha sido la labor de Pablo Reyes, quien en esta temporada regular de la Liga Dominicana de Béisbol Profesional (Lidom), ha marcado su espacio con los Tigres del Licey.

Reyes llegó a los Tigres desde los Leones del Escogido, con quienes había accionada en las pasadas dos estaciones, vía cambio antes del inicio de la temporada, obteniendo la oportunidad de jugar a diario, se convirtió en el bateador más productivo en la alineación de los capitalinos.

Reyes, de 25 años de edad, quien debutó este año en el béisbol de las Grandes Ligas, dejando una grata impresión con los Piratas de Pittsburgh, demostró que ese desempeño que lo llevó a batear .293 en 58 turnos en el principal nivel del este deporte en los Estados Unidos, no fue casualidad, sino fruto de una mezcla de talento y trabajo.

En su actuación, antes de la jornada de este lunes, Pablo no solamente ha mostrado una solidad salud, al liderar al equipo en juegos jugados con un total de 41, sexta mayor cantidad en la liga, sino que también ha sido consistente con el madero, acumulando el noveno mejor promedio de bateo del torneo y el mejor del equipo azul con .255.

Con nueve partidos de hits múltiples, Reyes escribió su nombre entre los líderes de ese departamento en esta primera etapa de la temporada con un total de 36, conectando entre ellos cinco dobles, un triple y un cuadrangular, situándose primero en incogibles y segundo en  batazos de doble y triple merito en el conjunto añil.

El trabajo del versátil jugador no solo se fundamentó en golpear la pelota de forma efectiva, también logró llegar a las bases, protegiendo la zona de strike y evitando irse con malos pitcheos, como lo muestran las 19 bases por bolas que ha recibido, que lo posicionan como el mejor dentro de su escuadra y cuarto entre los primeros en la liga.

Esa capacidad de conectar la pelota por todas las bandas, junto a las transferencias logradas, le ayudaron a convertirse en una amenaza para los rivales, debido a la frecuencia con la que llegaba a las bases, como lo evidencia su porcentaje de embasarse de .342, lo que junto a su velocidad, constituyó una carga pesada para la defensa de los demás conjuntos, ya que tenían que estar pendiente de que no tomara una base extra yéndose al robo (se robó seis bases), o con un corrido agresivo con un batazo que pasara el cuadro interior.

Reyes también se distingue por la contundencia con que golpea la bola, encabezando al conjunto en porcentaje de batazos de poder o slugging con .326, un liderato que llama la atención debido a que los Tigres cuentan con bateadores de la talla de Juan Francisco y Hanley Ramírez, quienes conecta la pelota con tanta fortaleza.

Los elementos antes planteados pueden mostrar lo productivo que ha sido su accionar en el terreno de juego, pero la realidad es que lo que determina ese factor en un equipo, son las cantidad de veces que un jugador pisa el home o hace que los demás lo hagan y en esos aspectos en los que Reyes respondió como se esperaba de él, ya que en su registro con 13 vueltas anotadas, solo fue superado por Yamaico Navarro con 18 y en cuanto a empujadas, empataba en el liderato con Francisco, ambos con 14, este último resultado va ligado a lo efectivo que ha sido con corredores en posición anotadora, situación en la que ha acumulado su mejor promedio de bateo con un .345 (29-10).

Su versatilidad defensiva es otra herramienta que elevó su valor en el equipo, ya que se ha desempeñado tanto en los jardines, como en el cuadro interior, cometiendo a o penas tres errores, en 312.0 entradas, en las que ha realizado 52 asistencias y dos dobles matanzas, muestra de que su labor es de calidad en ambos lados de la defensa.

Ya sea con el guante o con el bate Reyes se ganó su espacio con los Tigres y de no contar con el Round Robin, ya que su tiempo de juego estaba planeado hasta el final de la serie regular, indudablemente será un hueco difícil de llenar.

Loading...
Revisa el siguiente artículo