Último Set: Apuesten a Nick

Por Michael Monegro

¿Recuerdan cuando Nick Hardt ganó hace par de años de manera avasalladora los tres torneos juveniles internacionales que se hacen en el país?

En ese momento se confirmaba el potencial de ese chico con solo 15 años, ganando eventos de categoría mundial a jugadores de hasta 18. Pero ese dominio lo veíamos desde que tenía 12 años, cuando ganaba en los 14 e incluso llegó a ser número uno de Centroamérica y El Caribe siempre dos años antes de cumplir la edad tope en 14, 16 y 18.

Cuando  Nick inició su andar internacional a nivel juvenil, el talento salió a flote. Fue número 16 del mundo y en este último año estuvo la mayor parte como top 20, siendo indiscutiblemente el mejor tenista junior de República Dominicana, alcanzando finales en torneos grado A y 1, los de más alto nivel.

Unos cuartos de final en Roland Garros Jr. demostraron el temple de este adolescente ante momentos apremiantes, que aunque no pudo ganarle al número uno del mundo (contra quien cayó varias veces en la temporada), demostró por qué está dentro de los mejores.

A finales del mes pasado, Hardt puso fin a su carrera junior para dedicarse de lleno al profesionalismo, y el resultado no tardó en llegar. El nacido en Puerto Plata obtuvo su primer título al vencer en la final del Futuro F3, un torneo en el que solo perdió un set para convertirse en el quisqueyano más joven en conseguir un campeonato profesional.

Con estos antecedentes, sin duda, estamos frente al tenista dominicano con mayor proyección de toda la historia, pero para ser el mejor el camino es largo y tortuoso.

La proyección de un jugador de este nivel nos dice que Hardt pudiera avanzar a los primeros 500 el próximo año, un avance de más de 600 posiciones para alguien que todavía no está dentro del top 1000.

Los  cambios para la temporada 2019 ralentizarán un poco el avance de jóvenes tenistas, puesto que eventos Futuros (World Tennis Tour) de 15,000 dólares puntuarán para el ranking ITF, no el ATP, lo que significa que el criollo debe tratar de jugar torneos de 25,000

dólares en adelante para sumar puntos ATP, para lo que necesita al menos llegar a rondas semifinales.
Viendo este panorama, no nos sorprendamos si vemos algunos resbalones por parte de Hardt, que ya ganó un 15,000, pero necesita ir por competencias de mayor categoría para figurar en la clasificación ATP.

Más  allá de esto, la perspectiva que da este jugador es de estar dentro de los mejores 100 del planeta en un período no mayor a cinco años, siendo conservadores. La estampa del mejor tenista dominicano de todos los tiempos deberá tratar de ganarla desde ese momento.

Otra  prueba de lo difícil que es ser tenista profesional, aún cuando tienes todo el talento y muchos recursos para serlo.

Sin embargo, apostemos a Nick, es un chico humilde, talentoso, con los pies bien puestos sobre la tierra y que augura un porvenir sin par para el tenis de la República Dominicana.

Loading...
Revisa el siguiente artículo