David Ortiz: “El único dolor que me queda en el corazón es no haber ganado con el Escogido”

Ausente. Dentro de los grandes logros alcanzados en su carrera como jugador, no figura un título de campeòn en Lidom.

Por hanly ramírez [email protected]

Con una carrera llena de logros en el béisbol, es difícil pensar que David Ortiz nunca pudo ceñirse un título de campeón en la pelota dominicana con los Leones del Escogido, un dolor que todavía hoy, ya lejos del diamante, lo continúa hiriendo.

“El único dolor que siempre me queda en el  corazón, es el no haber ganado un campeonato con el Escogido”, reveló Ortiz el pasado domingo en el estadio Quisqueya Juan Marichal, donde fue exaltado a la Galería de la Fama de los Leones del Escogido, el número 38 que utilizó en su carrera en el béisbol dominicano, junto al dorsal 10 que usaron Nifi Pérez y José “Mackey” Moreno.

Al hablar del momento que más recuerda en su es trayectoria de con los Leones, David no recuerda aquellos momentos de gloría, sino aquella final de 1998-99, donde se le escapó la oportunidad de coronarse con el Escogido, al caer ante los Tigres del Licey, en un noveno y decisivo partido, el cual llegaron ganando a la novena entrada 7-6, pero no pudieron mantener la ventaja, permitiendo cuatro carreras para perder el encuentro 10-7.

Aún con ese vacío, las estadísticas logradas por el “Big Papi” en la pelota local muestran con la responsabilidad que siempre tomó su trabajo con el equipo rojo.

“Fui un jugador que tomé la pelota de invierno muy en serio y eso me ayudó bastante a desarrollarme”, no duda en afirmar el tres veces ganador de la Serie Mundial con los Medias Rojas de Boston, “aquí fue que di mis primeros pasos, para lo que fue mi carrera”, continúo Ortiz.

Para el futuro miembro del Salón de la Fama de Cooperstown, más allá de las coronas o triunfos que se obtengan, el éxito y el respeto están condicionados a la responsabilidad y entrega en el terreno de juego.
“Es como siempre le digo a los muchachos, mientras ustedes jueguen den siempre lo mejor, porque eso es lo único que te llevas y si la fanaticada está conforme con lo que tú haces,  mucho mejor”.

El emblemático ex jugador agradeció el honor recibido por parte del Escogido, al exaltar su número, gesto que resaltó como gratificante y como un elemento de motivación para los jugadores actuales.

“Le agradezco a la familia Bonetti, por hacer un homenaje tan bonito para mí, para mi hermano Neifi Pérez y para Mackey Moreno, son cosas que motivan a uno y que motivan a los que están jugando, porque saben que nada en este juego pasa desapercibido”, concluyó David.

Loading...
Revisa el siguiente artículo