Último Set: El mío es Djokovic

Por Michael Monegro

A pesar de que no tiene un camino fácil para conseguir su séptimo Abierto de Australia, el serbio Novak Djokovic luce como el más sólido candidato para levantar la copa en Melbourne este año.

Con un grado de dificultad ascendente a medida que vaya avanzando en el cuadro principal, el número uno del mundo tendrá que superar cada una de las pruebas para ir fortaleciéndose de cara al título.

El factor mental del balcánico es tal vez lo que ha lucido más débil en el inicio de temporada, lo que quedó evidenciado en los momentos de furia a los que lo llevó Roberto Bautista Agut al derrotarlo la semana pasada en Doha.

La cabeza es el aspecto más frágil en el juego de ‘Nole’, a quien hemos visto perder los estribos en innúmeras ocasiones, pero entiendo que el camino que tendrá que enfrentar a partir de este domingo (hora dominicana) le ayudará a hacer esos ajustes en esta campaña que recién inicia.

Saliendo en primera ronda contra un jugador proveniente  de la clasificación, Djokovic tendrá un rival que en el papel luce débil, pero que tendrá una motivación extra al enfrentar al mejor tenista del momento.

Además, los clasificados ya tienen más tiempo de adaptación porque han competido días previos al maindraw, lo que en ese sentido les da un poco de ventaja contra los debutantes.

En caso de solventar la ronda inicial, el ganador de 14 Grand Slams podría medirse ante Jo-Wilfried Tsonga en segunda ronda, Denis Shapovalov en tercera y un David Goffin en cuarta antes de entrar a las instancias finales donde podría ver a Dominic Thiem, Nick Kyrgios o su verdugo en la edición 2018, Hyeon Chung.

¿Su posible rival en la final? Me gusta Roger Federer en la parte inferior, en especial por las incertidumbres de Rafael Nadal iniciando la temporada, en la que todavía no gana un partido oficial, y ya se bajó de Brisbane por molestias. Además, de que en las exhibiciones en las que ha participado tampoco se le ha visto jugar de manera convincente.

El suizo es mi segunda opción porque ya en la Copa Hopman tuvo algo de competencia oficial, en la que estuvo a la altura, y a esto súmele que ha sido el campeón los últimos dos años.

En resumen, me quedo con el número uno del mundo para retomar su dominio en Oceanía y romper el empate histórico con Pete Sampras de 14 Grand Slams.

Mujeres

Por el lado femenino, está Serena Williams, que en su año de retorno en 2018 consiguió dos finales de eventos grandes, pese a todavía no estar 100 por ciento en condiciones. La estadounidense podría tener otro duelo con su hermana en cuarta ronda o, mejor aun, con la número uno del mundo Simona Halep, que entiendo debería ser el partido de mayor dificultad que tendría previo a los cuartos de final, donde podría encontrarse con Naomi Osaka, contra quien hizo el papelón en el pasado Abierto de los Estados Unidos.

Escríbanme por Twitter y déjenme saber sus favoritos.

Hasta la próxima semana.

Loading...
Revisa el siguiente artículo