Último Set: Gracias, Andy

Por Michael Monegro

El británico Andy Murray dirá adiós al tenis este año tal vez después de Wimbledon, pero tal vez no llegue a La Catedral, su cadera será la que marque el ritmo para el que ha sido el mejor tenista de su país en la Era Abierta.

Esta semana, el doble campeón de Wimbledon se sometió a una nueva cirugía para tratar de eliminar el dolor que desde hace casi dos años, literalmente, no lo deja vivir.

El de Glasgow fue parte del “Big Four” que dominó el tenis en los últimos 10 años, pero sin duda, la mayor parte del tiempo fue el cuarto después de Federer, Nadal y Djokovic.

Con una tendencia autodestructiva en cancha, como mencionó su antigua coach Amelie Mauresmo, el escocés no le sacó partida a haber trabajado con grandes como Brad Gilbert o Iván Lendl. Por momentos fue mejor que algunos, pero no pudo lograr la consistencia.

Cuando parecía que a Murray por fin le llegaba su momento, justo luego de que se colgara la medalla de oro olímpica por segunda vez en Río 2016 y que por fin alcanzara la cima del ranking mundial, vino la lesión de la cadera que le limitó participar en más partidos.

Lamentablemente, y pese a una gran carrera, el británico será recordado como un buen segundo, pues las veces que terminó como finalista en los torneos grandes (8), son casi el triple (3) de las que fue campeón en estos eventos.

Nadie con 45 títulos es malo, ni mediocre. Sin embargo, al actual 225 del mundo le tocó jugar en una era en la que sin quizás han coincidido los tres mejores tenistas de todos los tiempos. Es injusto, pero la vida es así, pues tal vez sin un Nadal hubiésemos tenido un mejor Federer.

Pero la pregunta sería, ¿dónde quedará Murray en la historia tras su retiro? La respuesta no es muy halagüeña. Con solo tres trofeos de Grand Slam no está en el top 20 de los más ganadores, y con 41 semanas como número uno no está en el top 10.

En general, el escocés no estaría dentro de los mejores 10 de la historia, pero en la era contemporánea sí está dentro de un top 5.

Sin duda, el también campeón del Abierto de los Estados Unidos será recordado por sus dos medallas de oro olímpicas consecutivas, algo sin precedentes en la historia de este deporte, y tan importante, que jugadores como Djokovic y Federer todavía ansían solo una de esas preseas.

Con la ida de Andy Murray se cierra el capítulo del Big Four en la historia del tenis, un exclusivo anillo que entre 2006 y 2014, ganó 33 de los 36 Grand Slam que se disputaron.

Lo penoso es la manera en que lo hace, sin poder salir por la puerta grande debido a problemas físicos y no porque quiere explorar otra faceta de su vida, o porque ya lo dio todo en este deporte. Gracias, Andy.

Loading...
Revisa el siguiente artículo