Jaime Orlando Dinas: “Yo me muero con mi independencia”

El periodista se roba el show en la Copa América por hacer de presentador, productor, sonidista, camarógrafo, todo en uno solo. Su entrevista a Arturo Vidal le dio la vuelta al mundo

Por ROMÁN GÓMEZ Metro World News

“Ese señor es el personaje más simpático que he conocido en esta Copa América”, dice Victoria, una joven perteneciente al staff técnico de la Conmebol en Salvador de Bahía. Se refiere a Jaime Orlando Dinas, quien con un celular, trípode en mano y un micrófono, espera a los jugadores de la selección Colombia en zona mixta.

Siempre elegante. Con saco y camisa, el periodista decidió hacer de su nombre su propia marca y así compite con los gigantes que cubren la Copa, como Caracol, RCN, Fox Sports, DirecTV, entre otros. Esta es la décima Copa América que cubre, a lo que le suma 14 mundiales, ocho de mayores y seis de juveniles. Además, lo hace por su cuenta. Desde el Mundial de Estados Unidos 1994 no tiene la necesidad de trabajar para las grandes marcas. Hace todo por su cuenta y así afirma, le va mejor.

Tras el juego que Chile le ganó a Ecuador, la entrevista que le hizo a Arturo Vidal se hizo viral, luego del abrazo que se dio con el futbolista chileno, las preguntas puntuales y la manera en la que combinó la forma de presentar con producir la nota para que saliera impecable. Tras la repercusión mediática, PUBLIMETRO habló con el periodista sobre su esfuerzo, sacrificio y logros desde que emprendió este camino del periodismo deportivo que para él es su linda enfermedad.

¿Cuándo empezó a cubrir eventos internacionales?

Arranqué mis periplos internacionales en 1987, en una gira del Deportivo Cali por Nueva York. Después, comencé mi maratónica labor de cubrir mundiales en 1990. Al día de hoy llevo ocho continuos. Italia fue el único en el que asistí con una empresa (RCN), el resto los cubrí como independiente.

¿Qué lo hizo decantarse por el periodismo independiente?

–Entendí que depender de una empresa era depender de gente que en un momento determinado no evalúa la parte profesional. Además, mi padre me enseñó algo y es que no envidio a nadie, pero tampoco le pido nada a nadie ni le quito nada a nadie. Me di cuenta que hay que hacer mucho lobby para que lo incluyan a uno en el listado y yo no estoy para hacer lobby con nadie. El lobby me lo hace mi trabajo, mi profesionalismo.
Tomé la determinación de ser propietario, dueño y administrador de mis propias salidas internacionales. Si no hubiera estado en la independencia, creo que ni a la mitad hubiera asistido.

¿Qué opina de la actualidad del periodismo deportivo?

–Ahora se manejan demasiados intereses, tienes que estar muy allegado al presidente de la compañía para que te incluyan en el listado. Lo más lamentable es que los futbolistas están llenando los espacios de los periodistas sin ningún tipo de perfil periodístico. Me da mucha pena con la gente de la nueva generación.

Ellos están en todo su derecho, pero si se preparan. Ellos no se comprometen para nada porque tienen su código de vestuario. No estoy para eso, estoy para hacer periodismo y les he demostrado que con un teléfono y un trípode he entrevistado a la élite del fútbol en el mundo. Por eso me quedo con mi independencia.

Es increíble que a los periodistas les están pagando salarios miserables. Hay unos tipos que jugaron fútbol y no dicen nada en el comentario y les pagan 20 millones y a los periodistas a duras penas le tienen un sueldo de 2, 3, máximo cuatro millones y es un escándalo. En eso soy muy crítico, me he ganado enemigos gratuitos por eso. Las universidades se quedan calladas y los medios están avalando esta sinvergüenzada a la que no le voy a dar bola.

Con su trayectoria usted puede pagar un ayudante, pero no lo hace, ¿por qué?

–Por la parte económica. Hago una planificación desde octubre de todo lo que voy a hacer desde enero a diciembre del año entrante. Compro tiquetes adelantados. Esto es de la publicidad que adquiero y en algunos casos no genero publicidad y me toca meterme la mano al bolsillo. Traer a una persona como ayudante me generaría muchos más gastos.

¿Cómo hace para optimizar los gastos?

–En los viajes internacionales hago ‘llavería’ con dos o tres personas. Me resulta más económico rentar un apartamento Airbnb o un hotel con un cuarto donde convivamos tres. En vez de pagar 80 dólares, termino pagando 20 o 25.

¿Las grandes empresas le han ofrecido que trabaje para ellos?

–Me han ofrecido estar en las grandes empresas, pero les he pedido una garantía muy respetuosa: el que define mis viajes soy yo. Porque a la hora en la que una de estas empresas me contrate, tengo que estar supeditado a lo que diga una persona y si no le caigo bien o no le gusta mi estilo, me va a dejar en cabina en Bogotá o Cali y eso no lo hago yo.

La última oferta me la hizo RCN por insistencia del doctor Carlos Antonio Vélez. La reunión duró 30 segundos. Exigí que mis viajes los determinaba yo, entonces no. Yo me muero con mi independencia.

¿Siente que su estilo incomoda en el entorno del fútbol, sobre todo a sus colegas?

Tengo muy buena química con los jugadores porque ellos saben de mi profesionalismo. Que les agrade o no a mis colegas, me tiene sin cuidado, porque tengo un estilo que es el mío. Pero algo he de tener yo que con mi periodismo he recorrido el mundo y me he ganado el respeto. Me he ganado enemistades con mi familia, con amigos, porque no les pido a los jugadores autógrafos ni camisetas autografiadas, por eso es que ellos me respetan. Pero si mi estilo no les agrada a colegas, es problema de ellos.

¿Es rentable el periodismo independiente?

Esto es rentable. Al punto que tengo una buena casa en Cali, en un buen sector, tengo un buen carro de alta gama. Ya aprendí a viajar, me quedo en hostales. Me quedo donde hay bocatunel de metro. Soy muy metódico. En vez de ir a restaurantes, voy a las galerías. Aprendí mucho y eso me ayuda a moverme. Cuando uno compra pasajes con tiempo se ahorra un dineral.

No he ido a pérdidas, sí a ras con ras. Porque en un año de pronto hay muchos viajes. La Federación a veces me ayuda dándome el itinerario, porque ellos saben que no voy a revelar eso al aire. Me quedo cerca del estadio para caminar tranquilamente.

¿Qué es lo que más ha sacrificado para cumplir este sueño?

Mi señora tuvo que someterse durante siete años a un proceso de fertilización. Mi último hijo, Martín Samuel, pregunta mucho por mí. Me ha costado mucho este viaje. Pero las madres le hacen entender que son tres o cuatro semanas y uno vuelve.

¿El periodismo deportivo colombiano es racista?

Sin duda. Estoy en televisión porque el dueño de Más Pacífico admiraba mi forma de hacer periodismo. Pero en Colombia hay racismo en televisión sobre todo. El periodismo deportivo es excesivamente racista. Lo he vivido en carne propia. Al principio me frustró, pero después me reí.

Para todos los que quieren ser independientes, ¿qué es indispensable desde lo técnico para hacer este trabajo sin grandes recursos?

Lo primero que se necesita para esto es pasión, amor. Amo esto, esta es mi vida. Segundo, estar bien equipado. En lo que sí invierto es en el teléfono. También tengo un trípode y luego micrófonos adaptables. Cuando la entrevista llega al canal, llega perfecta. En Japón vi a un tipo con un teléfono de un medio independiente y me dijo que ahora ellos hacían así.

¿Y qué consejo les da a los nuevos?

Les aconsejo que amen esto. Aunque las redes sociales se han vuelto dañinas, ahí habla cualquiera. Pero hay que ser emprendedores. Soy independiente, tengo un programa en una FM en Cali que pago yo. No hay que desfallecer, tener visión. ¿Cómo marqué diferencia? Todos cubrían al América y al Cali, entonces comencé a salir, a ir al exterior, a visitar a los jugadores colombianos.

Hay que ser profesionales, no me tomo una cerveza. No trasnocho. Me gusta estar impecable, bien presentado. Así haya 500 grados centígrados voy con mi saco, así sea el único que tenga. Así te respetan. Y no es ufanarme, es estar seguro de sí mismo. Los asiáticos me enseñaron la diferencia entre estar seguro de sí mismo y ser prepotente. Soy alguien seguro de sí mismo. Porque lo planifico todo. Sobre todo, perseverar y resistir. Mucha gente de la nueva generación al primer problema se detiene. Yo no, agoto la última de la última de la última de la última. Y si no existe la última de la última, me la invento.

Loading...
Revisa el siguiente artículo