España y Argentina a semifinales del Mundial

Por EFE

España jugará, trece años después, unas semifinales del Mundial tras superar a base de trabajo y mucho sufrimiento a una selección de Polonia que vendió cara su derrota en Shanghái y demostró por qué se va del Mundial como una de las revelaciones del torneo (90-78).

Como se preveía, el triunfo costó y no se pudo sellar hasta los últimos minutos. De nuevo fue Ricky Rubio quien, con 19 puntos, cinco rebotes y nueve asistencias, lideró el ataque español, aunque también brillaron un Rudy Fernández impecable desde fuera (5/5 en triples) y los hermanos Juancho y Willy Hernangómez.

Tras superar a los centroeuropeos, España suma su sexto triunfo en el Mundial y se mantiene invicta a la espera de conocer a su rival en semifinales, que saldrá este miércoles del Australia-República Checa.

Superado el test de Shanghái, la selección pasará el examen final en Pekín, donde el viernes intentará alcanzar una final para la que lleva esperando trece años.

Argentina también

Argentina fue la primera semifinalista del Mundial de China 2019 después de superar a Serbia (97-87) con una tormenta de triples (12 aciertos de 27, 44%) y de carácter que sobrepasó al conjunto balcánico, con un fantástico Facundo Campazzo, que anotó 18 puntos y dio 12 asistencias.

Todo lo hizo bien el conjunto argentino, que no solo vio el aro amplio como una piscina, sino que robó balones, forzó errores serbios y supo aprovecharse también del poderío interior de Luis Scola (20 puntos y 5 rebotes) cuando el conjunto balcánico atacó por el exterior.

Un hito más para una generación albiceleste a la que no le pesa la sombra de la ‘Generación Dorada’ -con la que convive por medio de un impresionante Scola, a sus 39 años-, que venía a este partido con el billete a los Juegos de Tokio 2020 ya asegurado, y que seguirá soñando tras dejar por el camino a una Serbia hoy desorientada, que desperdició su innegable talento esta tarde, pese a los 21 puntos de Bogdan Bogdanovic y al ‘doble-doble’ de Nikola Jovic (16 y 10 rebotes).

El 97-87 final, una venganza alegórica de la final del Mundial de Indianápolis 2002 -donde Argentina cayó 84-77 ante la antigua Yugoslavia, también con Scola entonces-, permitirá al combinado albiceleste seguir soñando en China, donde ya espera a su rival en semifinales, que saldrá del Estados Unidos-Francia del miércoles.

Loading...
Revisa el siguiente artículo