“Los Menores” y su legado en finales ante las Águilas

Producción. Anderson Hernández, Erick Aybar y Emilio Bonifacio son parte de la historia de esta rivalidad en la Liga Dominicana de Béisbol.

Por Hanly Ramírez
Anderson Hernández le batea para .377 a las Águilas en cinco finales. foto f.e.
“Los Menores” y su legado en finales ante las Águilas

Los enfrentamientos entre los Tigres del Licey y las Águilas Cibaeñas por la corona de campeones han sido históricos en la Liga Dominicana de Béisbol (Lidom) y en los últimos tiempos, esta rivalidad por parte de los Azules ha estado marcada por el sello distintivo que han colocado “Los Menores”, como es conocido el tridente formado por Anderson Hernández, Erick Aybar y Emilio Bonifacio.

Hernández, Aybar y Bonifacio han sido parte esencial de las últimas cinco batallas que han librado estos dos equipos por la distinción de campeón, esto sin contar la Serie Final que inció la noche de este martes en el Estadio Quisqueya.

El ataque de Anderson

De los tres “Temores”, Anderson Hernández ha sido el hueso más duro de roer en el camino de las Águilas en las finales contra el Licey. Hernández ha participado en cinco enfrentamientos en la última etapa de Lidom contra los de Santiago, logrando en tres de ellas promedio de bateo por encima de .400 (.455 en 2005, 474 en 2006 y 474 en 2008).

En su carrera en finales contra las Águilas, su línea ofensiva es .377 con ocho dobles, dos triples, 14 carreras anotadas y 11 remolcadas. Sin lugar a dudas su presencia ha sido vital para los Tigres, tanto por su aporte con el madero, como por el liderazgo que ejerce en el conjunto capitalino.

El capitán pone el orden

Emilio Bonifacio es el capitán de la escuadra Azul y como un buen líder su bate ha ejecutado de forma efectiva ante el principal rival de su tropa, como lo son las Águilas Cibaeñas.

En cuatro series finales ante los del Cibao, Emilio ha agotado 80 turnos al bate, disparando 29 incogibles, lo que le otorga un promedio de .362, con dos dobles, 13 vueltas anotadas y ocho remolcadas, además de haberse robado cuatro almohadillas.

Uno de los batazos más importantes que ha conectado fue el doble remolcador de tres carreras, que pegó en el noveno juego de la Final del año pasado, que fue vital para la victoria de los felinos en el Estadio Cibao.

Aybar, una bujía de encendido

El torpedero de los Tigres ha demostrado con su pasión en el terreno, que es una chispa que enciende los bates de los capitalinos y más aún cuando se trata de enfrentar a las Águilas.

En 99 oportunidades que ha enfrentado al pitcheo de los amarillos, “El Menor” les ha pegado por terreno de nadie en 29 ocasiones (.282), sus extrabases han sido tres dobles y un triple, con 11 carreras anotadas y ha llevado a 10 compañeros al home.

Entre los tres, en esta instancia, batean para .338 (269-91) con 13 dobles, tres triples, con 38 anotadas y 29 remolcadas, una muestra digna del legado de  “Los Menores” con los Tigres del Licey.

Loading...
Revisa el siguiente artículo