El éxito de los Indios en la próxima temporada dependería de José Ramírez

Por Agencias

Ahora todo mundo sabe de la calidad de José Ramírez. El dinámico infielder dominicano fue una sorpresa en el 2016 y surgió como una estrella esta pasada campaña. Esa clase de etiquetas ya no aplican más. Las expectativas sobre Ramírez serán altas a partir de ahora.

Los Indios cuentan con un buen número de estrellas en su roster para el 2018 -el dos veces ganador del Cy Young Corey Kluber, el entusiasta campocorto puertorriqueño Francisco Lindor y el as del relevo Andrew Miller, por ejemplo. Pero, si Cleveland desea regresar a la Serie Mundial, deberá contar con otra gran temporada de Ramírez.

"Se ha convertido en uno de los mejores jugadores de Grandes Ligas", afirmó el piloto de la Tribu, Terry Francona, durante la temporada pasada. "Defensivamente, el muchacho es bastante bueno. Y con el bate ni se diga".

El atributo principal de Ramírez es su versatilidad.

Hace algunas temporadas, era fácil pensar que el futuro de Ramírez en Grandes Ligas sería en un rol de utility. En cambio, como Francona ha enfatizado en varias ocasiones, Ramírez era visto por el equipo como un jugador de todos los días en diferentes posiciones. Antes de que Lindor fuera subido al equipo grande, Ramírez jugó en el campo corto. Cuando Michael Brantley lidió con las lesiones en 2016, Ramírez se trasladó al jardín izquierdo. Cuando los problemas de salud plagaron a Jason Kipnis la temporada pasada, Ramírez pasó a jugar la segunda base. Oh, y también fue el tercera base titular de la Liga Americana para el Juego de Estrellas del 2017.

Para el 2018, parece que Ramírez se dirige a regresar a la intermedia, posición en la que terminó jugando el año pasado. Dicho lo anterior, Cleveland sabe que sería fácil trasladar a Ramírez a la antesala si dicha maniobra tiene más sentido para la construcción del roster. De cualquier manera, los Indios confían en que Ramírez exhibirá una defensa por encima del promedio, y que moverlo de una posición a otra no afectará su desempeño en la caja de bateo.

"Es sorprendente ver a un jugador que ha sido cambiado de posición tantas veces", declaró el gerente general de la Tribu, Mike Chernoff. "Comenzó en el jardín izquierdo hace dos años, luego pasó a la tercera base y después durante la temporada fue trasladado de la tercera a la segunda base. Y haber tenido esa clase de año con el bate, en realidad él merece bastante crédito por su capacidad física y versatilidad".

El año pasado, el oriundo de Baní, República Dominicana, bateó .318 con porcentaje de embasarse de .374 y slugging de .583. También impuso una marca personal con 29 jonrones, encabezó las Mayores con 56 dobles y quedó empatado en el liderato de Grandes Ligas con 91 extrabases. Ramírez se estafó 17 bases, empujó 83 carreras y anotó 107. Su OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .957 quedó empatado en el tercer lugar de la Liga Americana con el venezolano y JMV del circuito, José Altuve, de los Astros.

Por su gran trabajo, Ramírez no sólo se convirtió en el primer jugador de los Indios desde el 2001 en ser enviado al Juego de Estrellas como titular por los aficionados, sino que también se agenció el Bate de Plata en el Joven Circuito como tercera base y fue finalista para el Guante de Oro en dicha posición. Ramírez, de 25 años de edad, también finalizó en el tercer lugar en las votaciones para el JMV de la Liga Americana, detrás de Altuve y el cañonero de los Yankees Aaron Judge, y terminó por encima de la estrella de los Angelinos Mike Trout.

Los Indios y sus fanáticos esperarán más de lo mismo por parte de Ramírez en 2018.

"El muchacho sigue añadiéndole otra dimensión a su juego", elogió Kluber la campaña pasada. "El año pasado aprendió a jugar el jardín izquierdo de manera improvisada. Y luego, repentinamente, se convirtió en el tercera base titular, cuando la segunda base es su posición natural. Y a pesar de todos esos cambios de posición, su desempeño en el plato fue realmente impresionante".

Loading...
Revisa el siguiente artículo