Irving y su autoapuesta

Kyrie Irving apostó por sí mismo. Su misión, demostrar que tenía razón

Por Agencias
Irving y su autoapuesta

Meses después de su sorprendente solicitud de canje, el ex gerente general de Irving, David Griffin, se dio cuenta cómo un Irving más joven a veces deseaba cruzar “el camino de menor resistencia”.

Pero, tras seis años con los Cleveland Cavaliers, los últimos tres al lado de LeBron James, Irving deseaba tomar el mando.

Cuatro veces All-Star, campeón de la NBA y medaliista de oro Olímpico, Irving bien pudo haberse conformado con la relativa estabilidad al lado del mejor jugador de la NBA y siendo perennes favoritos en la Conferencia del Este. Sin embargo, un hombre con una reputación cada vez mayor por desdeñar el sentido común (y más famosamente, retar a la geometría de la Tierra) estaba ansioso por nuevos retos y un cambio de escenario.

Irving no solamente cambió de equipos este verano. Cambió su número de camiseta, cambió su dieta, y ahora trata de cambiar su reputación. Cada alteración le da mayor combustible a un jugador motivado a probar que tomó la decisión correcta al apostar por sí mismo.

Los Boston Celtics con Irving tienen una racha de 13 triunfos al hilo, mejor de la Liga, previa a la visita de este jueves por parte de los campeones defensores Golden State Warriors. Es un enfrentamiento que muchos se precipitarán a considerar un potencial adelanto de las Finales de la NBA, pero lo más importante, será el escenario ideal para que Irving muestre su evolución.

Como dijo el entrenador de Charlotte Steve Clifford afirmó antes de una reciente visita al TD Garden: “Creo que (Kyrie) tiene una misión en mente”.

Al finalizar su conferencia de prensa introductoria a finales de agosto, un Irving afeitado (con la barba removida debido a la filmación de la película “Uncle Drew” durante la temporada baja) saltó de la tarima e inmediatamente buscó a su padre, Drederick, entre los presentes.

Irving, con una gran sonrisa en el rostro, levantó la camiseta que tenía en la mano, para así mostrarle a su padre el número 11 en la espalda de la prenda, se la entregó y luego lo abrazó.

El familiar número 2 usado por Irving en Cleveland, está retirado en Boston en honor del patriarca del equipo Red Auerbach; mientras que el número 1 que vistió en la Universidad de Duke fue retirado por el fundador del club Walter Brown. Irving se decidió por el número 11, un guiño a sus años de secundaria.

Aunque, lo más importante, era un tributo a su padre, cuyo número 11 es uno de siete números retirados por la Boston University.

Cuando Irving tomó la decisión de pedir a Cleveland su cambio, la mayoría dudó de su salud mental. Su padre le dio un apoyo muy necesitado por él.

“Es mi mejor amigo”, dice Irving. “Se debe entender la relación que tenemos, los lazos que compartimos durante mis 25 años de vida. Es maravilloso saber que retiraron su número 11 en la Boston University y que continúo ese legado para él y nuestra familia al vestir el número 11 con los Boston Celtics”. “Siento que se supone debe ser mi número”.

Los cambios exteriores son una cosa. Sin embargo, para Irving, lo importante es lo que ocurre al interior del ser.

Irving ya estaba considerando un cambio importante en su dieta este verano cuando un documental, titulado “What the Health”, hizo su debut en Netflix. La cinta investigó el proceso de la carne y los productos lácteos, haciendo particular énfasis en la manipulación de los animales.

Irving, ya alejado de la carne roja, decidió tomar otro reto: una dieta estricta basada en plantas.

“(El documental) realmente ataca a la industria de la carne y cuan engañosa es y lo que realmente le hace al cuerpo humano, sugiriendo estar más en contacto con lo que la naturaleza puede ofrecer”, dice Irving. “Y quería alejarme de todo eso”.

Irving está en el tercer lugar en la NBA en la categoría de anotación en situaciones “clutch” (a una diferencia no mayor de cinco puntos en los cinco minutos finales del encuentro), sugiriendo que sus niveles de energía han decaído muy poco en las etapas finales de los partidos. De hecho, un Irving visiblemente más delgado parece guardar sus mejores esfuerzos para lo que él denomina “hora de ganar”.

“Me siento absolutamente asombroso. Mi energía, mis patrones de energía, mi intelecto y en general todo lo que tengo despierto ahora, estoy mucho más consciente. Mi sentido de consciencia está mucho mejor ahora que no estoy comiendo los alimentos genéticamente modificados y todos los pesticidas que ponen en nuestra comida”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo