Este domingo 23 de abril: Elecciones inéditas en Francia

Votaciones. Por primera vez, hasta cuatro candidatos se disputan pasar a la segunda vuelta de unas presidenciales, marcadas por la indecisión y la desconfianza de la política

Por Metro Internacional
Este domingo 23 de abril: Elecciones inéditas en Francia

A menos de cinco días de la primera vuelta electoral, un 41 % de los franceses aún no sabe por cuál candidato votará, de los once que compiten por la presidencia. Nunca antes en la historia de la V República unos comicios se habían desarrollado con tanta incertidumbre, pese a la sobreinformación de los sondeos.

Y es que nunca antes los electores habían gozado de tanta oferta política para escoger, al margen de las dos grandes formaciones —Los Republicanos (LR) y el Partido Socialista (PS)— que hasta ahora se han alternado en el poder.

“Es la primera vez que los dos partidos tradicionales tienen competencia, es algo excepcional”, asegura Anne Keller, que a sus 66 años ha vivido todas las elecciones de Francia. La mala gestión del presidente saliente François Hollande sobre la crisis económica y la Ley del Trabajo, combinado con un creciente euroescepticismo —véase el ‘Brexit’— y una ola ‘anti-establishment’ proveniente de Estados Unidos, ha provocado que cuatro partidos muy dispares entre sí tengan las mismas posibilidades de conseguir un puesto en la segunda vuelta del 7 de mayo.

Los franceses reclaman un cambio, venga de donde venga. Lo demuestra el hecho de que hoy la candidata Marine Le Pen, del histórico partido de extrema derecha Frente Nacional (FN), sea la líder más estable de esta campaña con un 22 % de intención de voto, según la última encuesta ‘PrésiTrack’ del diario Les Échos.

Quien igualaría en votos a Le Pen, sería la revelación socioliberal  y de centro que representa Emmanuel Macron, del movimiento En Marcha. Ambos, una antinmigración y antieuro, y el otro proveniente de la banca de inversión y a favor de reforzar la actual Europa, se erigen como los favoritos para este primer asalto. Aunque en nada convencen a Steve De Matos, vendedor de 29 años, “porque ninguno vive como yo, no comprenden las necesidades de la gente”. Tampoco convencen a Didier Mur, asalariado de 55 años, quien no se siente amenazado “porque ninguno llegará al final de su programa”.

La gracia es que las curvas de los sondeos están tan pegadas unas con otras, que en esta carrera por habitar el Elíseo, todo puede pasar, pues no muy lejos se encuentran los aspirantes François Fillon, ex Primer ministro de Nicolas Sarkozy de LR, y Jean-Luc Mélenchon, antiguo ministro del PS, líder de la revolucionaria Francia Insumisa.

Fillon, con un 21 % de intención de voto, era el caballo ganador de la derecha tradicional hasta que fue imputado por supuesta malversación de fondos públicos hacia su mujer e hijos. Desde entonces, se vende como el candidato del “voto oculto”, que en último momento espera dar la sorpresa.

Por su parte, Mélenchon, con un 18 % de posibles votos, ha dado un sobresalto al desbancar al candidato socialista Benoît Hamon y sacar de su silencio a Hollande, por su deseo de construir la VI República, invertir en derechos públicos y terminar con los “privilegios de la casta”.

Esta última semana es decisiva, por eso Le Pen, Macron, Fillon y Mélenchon van a salir a seducir a ese voto indeciso y descontento. Proyecciones apuntan a un 30 % de abstencionismo, el más alto desde que en las elecciones de 2002 el padre de Le Pen marcó un precedente pasando a la segunda vuelta.

Es por eso que los llamados “partidos pequeños”, piden que en este ambiente electoral no se vote útil, sino con conciencia sobre los problemas que preocupan a los franceses. “Frente a los miedos de los populistas, hay que hacer prueba de humanidad”, es el consejo de Romain, de 29 años y estudiante de urbanismo, de cara a la cita electoral de este domingo.


5- TEMAS IMPORTANTES DE CAMPAÑA

Casos judiciales.

Los casos judiciales de Marine Le Pen y François Fillon por tráfico de influencias y desvío de fondos públicos han sido la fuente de críticas más sonadas en la prensa. A Fillon se le acusa de haber atribuido empleos ficticios a su mujer Penélope y a dos de sus hijos, mientras que Le Pen está llamada a declarar en el Parlamento Europeo por supuesta malversación de fondos comunitarios hacia dos de sus empleados.

Descrédito Unión Europea.

La Unión Europea ha sido la más ajada en esta campaña y principal tema de división entre Le Pen, partidaria de sacar a Francia del euro y revisar la permanencia en la UE; Macron, defensor de una gobernanza común en la zona; y Mélenchon, convencido de crear una Europa menos liberal, y de no darse el caso, revisar los tratados con miras de cooperar más con Moscú y Latinoamérica.

Inmigración y Terrorismo.

Más que la amenaza yihadista que vive Francia, sobre todo en esta semana de elecciones, lo que preocupa realmente a los electores es la inmigración, en relación al paro que ronda en un 9 %. Le Pen y Fillon plantean poner cuotas de entrada a los inmigrantes, con el fin de fortalecer una identidad nacional y cuidar al ciudadano francés. Para Macron bastaría con reforzar las fronteras.

Protección social.

El mayor interrogante en estas elecciones es qué hacer con el gasto público dedicado a la sanidad y cómo replantear el modelo de la Seguridad Social (SS) combinado con las mutuas. Si Mélenchon es partidario de reembolsar al 100 % los cuidados a través de la SS; en el extremo opuesto, Le Pen, Macron y Fillon (quien desea aumentar la edad de jubilación a 65 años y las horas de trabajo) coinciden en reembolsar mejor a través de las mutuas.

Abstencionismo en los jóvenes y en la izquierda.

Estas elecciones pueden tener récord de abstencionismo. Si los electores de Le Pen y Fillon, de sectores de centro-derecha y más mayores son los más convencidos en salir a votar; los de Macron y Mélenchon se movilizan menos al ser de izquierda y más jóvenes. Sólo el 45 % de los jóvenes entre 18 y 24 años irá a votar, frente a los 79 % que votaron en 2012.


VOX POP

¿Qué piensan los franceses sobre estas elecciones?

“Creo que la decisión estará entre Le Pen y Macron, Mélenchon no pasará porque representa el miedo y el cambio del orden establecido” Didier Mur (francés, de origen español, de Languedoc-Roussillon)


“Del próximo presidente espero que pueda crear un consenso y traspasar la división izquierda/derecha”
Romain Ferney


“Me enseñaron que votar es una respon-sabilidad, que los jóvenes no voten es un problema” Steve De Matos (francés de origen portugués, de París)


“Con tantos candidatos temo que se produzca un bloqueo político como el de España” Anne Keller (francesa, de Normandía)


Por: Janira Gómez Muñoz

MWN en París

Loading...
Revisa el siguiente artículo