Venezuela: ¿Se acaba la democracia el domingo?

Expertos analizan el impacto de los comicios en las instituciones democráticas en el país sudamericano

Por Irene Ayuso
Venezuela: ¿Se acaba la democracia el domingo?

La cuenta regresiva comenzó. Venezuela entró en los últimos días previos para la elección, el próximo domingo, de una polémica asamblea que reformará la Constitución y que la oposición rechaza por considerar que perpetuará al gobierno de Nicolás Maduro en el poder.

La Constituyente, que es rechazada por el 70% de los venezolanos según Datanálisis, ha sido criticada por gobiernos latinoamericanos y europeos, y más duramente por EEUU, cuyo gobierno señala que la fecha del 30 de julio es como una línea roja que “si se cruza, podría suponer el fin de la democracia en Venezuela”.
Analistas internacionales consultados por Metro sustentan la tesis de que Venezuela perdería credibilidad democrática en caso de producirse :

“Creo que la Constituyente pondrá fin a la democracia venezolana que hemos conocido por los últimos 59 años. Lo más probable es que se formularía el estado de manera que ya no hay elecciones universales, directas y secretas, sino algo como elecciones en asamblea, que no son secretas ni universales”, afirma David Smilde, investigador en la oficina para Asuntos Latinoamericanos en Washington.


Frase

El ejecutivo incumple las decisiones del parlamento, suspendió las elecciones regionales y evadió el  referéndum revocatorio. La democracia venexolana ya  pasó, Andrés Malamud, politólogo argentino.


Para Alejandro Malamud, politólogo argentino “el ejecutivo incumple las decisiones del parlamento, suspendió las elecciones regionales y evadió el referendum revocatorio establecido por la constitución. La democracia venezolana ya acabó”.

Según Alberto Rojas, director chileno del Observatorio de Asuntos Internacionales, “es muy probable que el llamado de Maduro a reformar la Constitución venezolana realmente busque la disolución de instituciones como la Asamblea Nacional, donde la oposición tiene mayoría desde fines de 2015 y la instauración de un nuevo calendario electoral, que seguramente postergará aún más los comicios presidenciales que estaban previstos para 2018”. “Se sentirán los cambios muy rápidos”, sostiene David Smilde, “ya que la Asamblea va a tener “poderes de origen” que le dan superioridad sobre los demás poderes constitutivos”.

Trece de los 34 países de la OEA instaron al gobierno de Maduro a suspender la Constituyente, estableciendo que esa instancia “implicaría el desmantelamiento definitivo de la institucionalidad democrática y sería contario a la voluntad popular expresada en la consulta del 16 de julio”.


Frase

La Constituyente pondrá fin a la democracia  venezolana que hemos conocido por los últimos 59 años,
David Smilde, investifgador en la oficina de Asuntos Latinoamericanos en Washington


La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), le reprocha a Maduro que en 1999 Hugo Chávez, su mentor, consultó a los venezolanos sobre el llamado a la Constituyente que redactó la actual carta magna, además de considerar fraudulento el método de votación, en el que no hay una representación proporcional según la población de los municipios, de manera que el chavismo buscaría sacar ventaja en zonas rurales apartadas donde aún es fuerte, en contraste con los centros urbanos.

“No hay ninguna demanda popular para que se cambie la Constitución. Lo que hay es un gobierno impopular que sabe que no puede ganar una elección justa. Por lo tanto están buscando cambiar las reglas para que puedan permanecer en el poder”, añade Smilde.

Cerca de 19.500.000 venezolanos están llamados a participar el domingo en la elección convocada por el Gobierno, que tendrá como principal reto vencer la abstención para legitimar un proceso que, de aprobarse, “será un golpe directo a la institucionalidad venezolana”, concluye Rojas.

Loading...
Revisa el siguiente artículo