Los caza gringos mexicanos de la frontera

Una tropa mexicana que se ufana de haber arrestado desde el 2002, a la fecha, a más de mil fugitivos estadounidenses

Por Metro Internacional
Los caza gringos mexicanos de la frontera

En la frontera norte de México existe un escuadrón policíaco único, el cual tiene una sola misión: capturar a estadounidenses prófugos de la justicia de su país que se ocultan en Baja California. Se trata de la Unidad de Enlace Internacional, popularmente conocidos como los caza gringos. Una tropa mexicana que se ufana de haber arrestado desde el 2002, a la fecha, a más de mil fugitivos estadounidenses, algunos pertenecientes a Los 10 Más Buscados del FBI (Buró Federal de Investigaciones).

La primera vez que tuve contacto con esta unidad de caza fugitivos, perteneciente a la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, fue a través de su fundador y primer coordinador, hasta hace 24 meses, el ex agente Alfredo Arenas. Un tipo amable de dos metros de estatura y manos del tamaño de un guante de beisbol que abandonó su trabajo de escritorio para aprender defensa personal y a manejar metralletas y explosivos. A mediados de los años 90 él fungía como secretario de turismo estatal. Sus labores incluían proteger, con ayuda de la policía local, de extorsiones y robos a los turistas de todos los rincones del orbe que durante las competencias de la Baja 250 y Baja 1000, la carrera off road –mil millas fuera de camino– más larga del mundo realizada en el desierto, se dan cita en Baja California.


En casos distintos atrapamos a un ruso y a un armenio miembros de la mafia rusa y a dos integrantes de la mafia Tao de Vietnam que delinque en Los Ángeles, California, Alfredo Arena, ex agente de la Secretaría de Seguridad Pública de Baja California.


“Protegiendo a los turistas, gringos en su mayoría, me percaté de que existía un segmento no cubierto por la policía como es el de los prófugos estadounidenses que se ocultan en el estado”, me explicó Arenas.

“En casos distintos atrapamos a un ruso y a un armenio miembros de la mafia rusa y a dos integrantes de la mafia Tao de Vietnam que delinque en Los Ángeles, California”, continuó. “Los de la mafia Tao manejan el tráfico de opio, marihuana, heroína y metanfetamina. Estaban escondidos en Tijuana por un homicidio que cometieron; fue sumamente difícil atraparlos. Aparte de narcotraficantes eran especialistas en artes marciales y peleaban como Bruce Lee. De todos modos tuvimos que entrarle. Les tuvimos que hacer bolita entre todos los agentes”.


1,000

fugitivos estadounidenses, por lo menos, han sido arrestados desde 2002 a la fecha.


En marzo de 2014 los caza gringos detuvieron en un departamento de Tijuana a dos miembros de la mafia rusa que opera en la costa Este de Estados Unidos. El ruso Shogenov Tlostanbi y el armenio Azat Ozzy Oganessian (líder de una facción de la mafia rusa y propietario del restaurante Ararat, en Brooklyn, Nueva York). Robo de autos, tráfico de metanfetaminas y lavado de dinero eran parte de las actividades criminales que cometían los detenidos. Pero fue por otros delitos en concreto que las autoridades de Nueva York giraron una orden de arresto en su contra; al saber que los buscaban decidieron atravesar en diagonal todo Estados Unidos y cruzar la frontera para ocultarse en el mar, entre Tijuana y Playas de Rosarito. Las autoridades neoyorquinas los acusaban del tráfico de 15 mil pastillas de metanfetamina y de distribuir cinco millones de dólares en paquetes de cigarrillos “piratas” de la marca Marlboro, comprados a la mafia china que opera en Los Ángeles, California. Fuente: Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Baja California.

Los caza gringos

Los caza gringos surgieron ante la constante presencia de criminales norteamericanos en los municipios bajacalifornianos de Playas de Rosarito, Ensenada y Mexicali, pero sobre todo de Tijuana, la frontera más visitada del mundo en la que se ocultan el 80% de los delincuentes prófugos. Siempre permisible y excesiva, Tijuana es la ciudad a donde los gringos se fugan para excederse de fiesta o esconderse de la justicia de su país.

Rodolfo Luna Herrera, actual coordinador de la Unidad de Enlace Internacional, me explicó que “siempre que atrapamos a un fugitivo gringo le preguntamos por qué huyó a Baja California y no a otro estado de la frontera mexicana. Nos contestan que porque cuando estaban en la preparatoria viajaban a Tijuana como spring breakers en Semana Santa, desde estados como California, Nevada, Oregón, Texas, Nebraska, Washington, Luisiana. O sea, para ellos México es esa ciudad, es lo que conocen y es donde primero se les ocurre ocultarse de la justicia”.

Por: Jorge Damián Méndez Lozano

Loading...
Revisa el siguiente artículo