“Narcos 3”: Damián Alcázar ahora es Gilberto Rodríguez Orejuela

Del corrupto y salvajemente rentable mundo del Cártel de Cali llegan a Netflix los señores más grandes de la droga, de los que mucha gente en el mundo probablemente nunca ha oído hablar.

El reconocido actor mexicano interpreta al jefe del Cartel de Cali en la nueva temporada de Narcos.|cortesía
“Narcos 3”: Damián Alcázar ahora es Gilberto Rodríguez Orejuela

Netflix estrenará su tercera temporada de la serie Narcos este 1 de septiembre y contará con la participación de Damián Alcázar, quien le dará vida a uno de los jefes del ‘Cartel de Cali’, Gilberto Rodríguez Orejuela.

En esta temporada pasaremos de un Pablo Escobar sanguinario a un pacifico y calculador Gilberto, que busca hacerse millonario con el negocio del narcotráfico sin derramar una gota de sangre, pero esa aventura no será tan fácil pues la DEA le respira por la nuca a él y a su hermano, Miguel.

Metro habló con Damián Alcázar, quien nos contó la experiencia de haber participado en esta serie original de Netflix.

¿Qué se siente haber tomado un proyecto que ya se había empezado y ahora ser el protagonista?

Mira, la serie es muy buena, los modos de producción son cinematográficos, con esto quiero decir que hay una calidad de actores, de fotógrafos. Además el director de arte y la dirección de vestuario es muy buena. Es formidable trabajar así. Además, todo el elenco contó con libertad y el tiempo para crear a sus personajes.El asunto es que yo no paso a ser realmente el protagonista: los protagonistas son un equipo completo que se llama el ‘Cartel del Cali’. En esta temporada no podemos ver mucho de lo que hicieron los capos de Cali, solo se puede ver que se dedicaron a corromper a la sociedad, empezando por el ejercito y el Gobierno. Este cartel presenta poca violencia, eran hombres pacíficos y de negocios, pero entre sus lugartenientes sí se ve mucha guerra clandestina. Sigue siendo una serie de acción con una trama policiaca muy fuerte, donde están apunto de atrapar a los cabecillas del cartel.

¿Cuál es el peor villano: Pablo Escobar o Gilberto Rodríguez Orejuela?

Pablo es muy malo cuando se ve acorralado como una bestia a la que quieren matar, entonces él reacciona como una bestia, por lo tanto si te muerde te mata. En cambio los Rodríguez saben que el riesgo es ir a prisión, no quieren ir a la cárcel pero saben que su vida no está en riesgo, ni la ponen en riesgo. Al contrario, se cuidan. Ellos sobornan y no sacan la pistola como Pablo Escobar, eso hace la diferencia. Al final, yo no los veo nocivos para la sociedad; las drogas deberían legalizarse, porque no se van a erradicar jamás en la historia de la humanidad, va a haber más y nuevas, entonces para qué estar peleando y derramando sangre, para qué estar permitiendo que unos cuantos se enriquezcan, cuando podría ser como el alcohol, te puedes tomar un buen mezcal o un buen vino. Pero hay muchos intereses económicos…

¿Qué tan difícil es apropiarse de una realidad histórica que afectó a mucha gente en Colombia, para contar una historia de acción desde la perspectiva de EE.UU.?

Cuando vi la serie y luego supe que estaba invitado a esta dije: ok, es evidentemente la visión norteamericana del asunto. Pero ellos son más autocríticos que los latinos, saben que hay mucha más gente embarrada y los mete en la serie. Nosotros los latinos deberíamos ser tan autocríticos y también hacer nuestra versión, porque los héroes siempre estorban, son una piedra en el zapato. No existen los héroes como tampoco existen los malos, son hombres que quieren vincularse al negocio. Sin embargo, cuando empiezan a perderse los valores humanos, entonces la gente sí se vuelve letal y perversa. Creo que para la audiencia va a ser muy padre esta temporada.

Si bien Netflix le da mucha libertad creativa a sus actores y guionistas, usted también se caracteriza por hacer papeles arriesgados y tiene su propia manera de trabajar, ¿cómo fue la construcción del personaje de Gilberto Rodríguez Orejuela para Narcos?

No había mucho que hacerle al texto, ni modo, tienes el texto como base. Por supuesto me leí todo lo que pude sobre los Rodríguez Orejuela, sobre ‘El Ajedrecista’ que es mi personaje, sobre la historia reciente de Colombia, la cual conozco muy bien porque he trabajado mucho tiempo en ese país. Escuché qué opinaba la gente, cómo se refiere a estos señores, ‘Los Caballeros de Cali’ . Estuve en Cali visité los que eran sus negocios alternos al narcotráfico, supe de sus familias. Uno va formando al personaje para que no salga de la nada, porque se tiene la realidad ahí. Vale la pena, es un personaje complejo.

Luego de conocer sobre la vida de Gilberto Rodríguez Orejuela, ¿cómo define a ‘El Ajedrecista’?

Bueno, después de haberme leído los cuatro libros sobre él y lo que escuché, puedo decir que sí es un hombre de negocios, que sí piensa todo con tranquilidad, por eso le dicen ‘El Ajedrecista’: cada paso lo tiene fríamente calculado. Trata todo el tiempo de mantener la armonía y de evitar los enfrentamientos entre los miembros del cartel e incluso con los que se van de la organización. Además, tiene un afecto enorme por Miguel, su hermano menor, es jefe de familia.

Entender que se hizo cargo de la familia desde que era un preadolescente, todo esto conforma un carácter de un personaje que está dispuesto a todo con tal de salvaguardar a él y a su familia. Entonces en mi opinión digo: ¡wow! Hizo cosas fuera de la ley, pero porque la ley decidió que estaba fuera, si estuviera dentro hubiera hecho muchas cosas buenas, porque le dio mucha vigencia económica a Cali.

¿Cree que las series de narcotraficantes que se han venido realizando en los últimos años ayudan en algo a la sociedad?

Ayudan porque la gente tiene que saber que existe. La orden presidencial en México es que ya no hablemos más de ese tema, entonces todo parece que es maravilloso, mientras hay fosas y fosas que se van encontrando en Veracruz. Hay que hablar de todos los temas y este es para que la gente sepa cual es nuestra realidad.

Como todos sabemos, las dos primeras temporadas de Narcos fueron un éxito total. ¿Sintió presión al interpretar este papel en la tercera temporada?

No, para nada, a cada quien le toca hacer lo que le toca. Si a mí me hubiera tocado hacer de Pablo Escobar, te aseguro que lo hubiera hecho muy bien. Este personaje me deja la conciencia tranquila de que hice todo lo posible para elevar el nivel, disfruté del trabajo de mis compañeros, saber que mi trabajo está siendo visto en todo el mundo. Es lo mejor que me deja haber participado en Narcos 3.

“Si a mí me hubiera tocado hacer de Pablo Escobar, te aseguro que lo hubiera hecho muy bien”
Damián Alcázar. Actor

Johanna Prieto
MWN
Loading...
Revisa el siguiente artículo