El desconsuelo de las familias de los marinos

Casi un centenar de familiares aguardaban en el interior de la base naval de Mar del Plata, quienes de la esperanza pasaron a los llantos desconsolados después de saber de la explosión

Por Agencias
El desconsuelo de las familias de los marinos

La esperanza de hallar con vida a los 44 tripulantes del submarino argentino ARA San Juan, desaparecido desde el pasado miércoles, se desvanece a medida que pasan las horas, pese a la intensa búsqueda y la ayuda de 13 países.

Tras una semana desde que el submarino de la Armada se comunicó por última vez, familiares y amigos vieron mermadas sus esperanzas al escuchar al capitán de navío Enrique Balbi, portavoz de la fuerza naval, que advirtió de la posible explosión ocurrida el pasado el miércoles 15 en la zona de búsqueda, además de conocer la fase “crítica” en cuanto a la disponibilidad de oxígeno y la falta de indicios.

“Vine por primera vez a la base (naval) y me acabo de enterar que soy viuda”, dijo Jessica Gopar ahogada en lágrimas, esposa de uno de los 44 tripulantes del submarino desaparecido hace ocho días, tras ser informada este jueves sobre una explosión ese 15 de noviembre.

Gopar antes de volver a ahogarse en llanto señaló que “no me va a servir una placa que diga ‘los héroes del San juan’”.
“Yo me siento engañada, ¡cómo van a saberlo recién ahora! son unos perversos y nos manipularon”, dijo enfurecida Itatí

Leguizamón, abogada y esposa de German Suarez, sonarista del San Juan, al salir de la base naval en Mar del Plata, 400 km al sur de Buenos Aires.

“No nos dijeron que están muertos, pero dicen que el submarino está a 3.000 metros (de profundidad) ¿qué se puede entender?” dijo en medio de una crisis nerviosa.

Casi un centenar de familiares aguardaban esperanzados en el interior de la base naval de Mar del Plata cuyo perímetro en los últimos días se pobló de mensajes de aliento, imágenes religiosas y banderas argentinas.

En las instalaciones de la base naval algunos familiares se abrazaban, otros lloraban desconsoladamente sentados en el suelo.

La Marina había transmitido la noticia a los allegados en la ciudad portuaria de Mar del Plata, minutos antes de divulgarlo en conferencia de prensa en la capital argentina.

Loading...
Revisa el siguiente artículo