La historia detrás de la foto que captó una ejecución histórica

A 50 años de una imagen que selló la suerte de una guerra y que se convirtió en icono del movimiento antibelicista que acabaría logrando sacar a las tropas de EEUU del país años después

Por Metro Internacional

En los últimos días de enero de 1968 la situación en la guerra de Vietnam parecía estancada y las fuerzas del sur, apoyadas por tropas de Estados Unidos, parecían tener controlada la situación. Se acercaban negociaciones a mitad de 1968 y militarmente el bloque anticomunista daba señales de clara superioridad, ante la potencia bélica de EEUU.

Para cerrar el escenario, el pueblo vietnamita vivía una época de fiesta, el año nuevo lunar o fiesta del Tet, así que muchos efectivos del ejército del sur gozaban de permiso para descansar, dado que el frente parecía estar tranquilo. En Saigón reinaba un ambiente de distensión.

Pero en Hanoi, la capital de norte, la situación era diametralmente opuesta. Ho Chi Minh quería dar un golpe de gracia al sur y sellar la unificación de la nación bajo la administración comunista. La lectura que hacía el líder del norte era que el nivel de descomposición en que encontraba el gobierno dictatorial del sur era tal, que una ofensiva a gran escala desataría una explosión popular y toda la administración pro Estados Unidos caería.

La foto

En este contexto encontramos a los dos personajes de la fotografía: Nguyen Ngoc Loan, general del ejército de Vietnam del Sur y jefe de la policía nacional, y el miliciano del Viet Cong Nguyen Van Lem.

El 1 de febrero de 1968, hace 50 años, en plena ofensiva del Tet y con las calles de Saigón convertidas en ríos de sangre ante la arremetida comunista, una patrulla militar del sur lleva esposado a Van Lem. En eso aparecevNgoc Loan y pese a la presencia  del fotógrafo de AP, Eddie Adams, y del camarógrafo de la cadena estadounidense NBC, Vo Suru, desfondó su arma y le dio un tiro en la sien al miliciano, que se encontraba esposado.


El general mató a un Viet Cong con la pistola.  Yo maté al general con mi cámara. la fotografía es el arma más poderosa del mundo, Eddie Adams, fotógrafo de AP


Adams se ganó el premio Pulitzer y la imagen se transformó en un ícono de la lucha antibélica al interior de Estados Unidos. Su impacto en la opinión pública norteamericana fue terrible. EEUU apoyaba a bárbaros que no dudaban en asesinar a un combatiente desarmado y esposado.

El general Ngoc Loan cayó en desgracia ante las fuerzas de EEUU y en poco tiempo después fue dado de baja. El ex militar cayó en una profunda depresión y tras la guerra se exilió en Estados Unidos. Ahí abrió una Epizzería en Virginia, hasta que en 1991 su verdadera identidad fue expuesta y tuvo que cerrar y huir.

Terminó viviendo en la Estado de Washington, donde murió de cáncer en 1998.

Pero esta historia tiene otra cara, que va más allá de la brutalidad de aquella ejecución cobarde. Y esa verdad atormentó al fotógrafo autor de la imagen. El propio Adams explicó su sentir en una entrevista: “El general mató a un Viet Cong con la pistola. Yo maté al general con mi cámara fotográfica. La fotografía es el arma más poderosa del mundo. La gente las cree, pero las fotos mienten, incluso sin ser manipuladas. Sólo son medias verdades.

La historia que no decía la foto es que aquel Viet Cong había sido capturado después de haber matado a 34 personas, la mayoría efectivos de la policía, a sus familiares y seis menores de edad que eran ahijados de Ngoc Loan, todos habían sido maniatados y rematados con disparos en la cabeza.

Por: Alejando Osorio
www.publimetro.cl

Loading...
Revisa el siguiente artículo