Patricia Corsi “Hablar de diversidad es encasillarte como mujer”

La mujer que dirige Heineken en México piensa más allá del feminismo y prefiere ver talentos antes que género, lo que la ha llevada a ocupar un lugar destacado en la mercadotecnia a nivel mundial

Por Metro Internacional

Nadie le ha regalado nada a la brasileña Patricia Corsi. Luego de una nutrida carrera profesional de 20 años en las áreas de mercadotecnia, branding y publicidad, desde septiembre de 2016 ocupa el cargo de Senior Vice President & CMO en Heineken México, donde ha brillado en liderazgo posicionando los productos de su empresa en un lugar destacado, logrando conectarlos de manera cercana con los consumidores. “Creo que el marketing cuando está bien hecho puede cambiar a la sociedad y esa convicción me da mucha energía para seguir adelante”, asegura.

Pero más allá de su carrera, Patricia también está casada y tiene un hijo. Le encanta cocinar, leer, practicar pilates, además de colaborar en algunas causas como Save the Children y Kiva. “Me gustaría que mi hijo creciera en un mundo donde el color de piel, la religión y el género no importaran”, asegura.

Para ellas el ser mujer y ser exitosa van completamente de la mano, sin embargo, no se considera feminista. “Hablar de diversidad es encasillarte como mujer, por eso ya no hablo más de eso, ya fue suficiente. Quiero contratar a gente por lo que sabe y por su experiencia”, explicaba dentro de uno de los foros que ofreció en el marco de Advertising Week, celebrado en la Ciudad de México.

En una instancia más íntima, tras uno de las charlas en las que participó, habló con Nueva Mujer sobre el liderazgo y lo que significa ser mujer.

¿Qué debe tener una buena líder?

– Hay que tener curiosidad, entusiasmo y saber escuchar bien. Una cosa que estoy aprendiendo es este tema de la vulnerabilidad, porque yo siempre aprendí lo contrario, como mujer latina en posiciones de liderazgo, siempre te recomiendan que debes ser ruda como un tractor, pero cada vez más me doy cuenta que una de las cosas que ayuda a los líderes es que deben ser vulnerables, pero sin perder autenticidad.

¿Por qué conceptos como diversidad y feminismo te parecen contraproducentes?

– Es muy condescendiente hablar de diversidad. Me di cuenta cuando estaba con los organizadores del womens forum y les dije que no estaba segura de ser feminista, por lo que todos se quedaron horrorizados. Pero quizás no estaba articulando lo que quise decir de la manera correcta porque no quiero que la gente entre en shock. Lo que quiero que la gente entienda es que ya fue suficiente, porque el principio es muy sencillo: Si tu tienes un día conmemorativo en el año eres minoría, nosotras, las mujeres, tenemos un día, entonces somos minoría, pero, en el mundo, no somos minoría. Entonces ¿Qué pasa?

¿Cómo lograste llevar estas ideas a algo más propositivo?

– Involucrarme en algunas cosas me dio mucha energía, como microfinancing, y lo enfoqué solo en mujeres. Para mi la diversidad no está en ser mujeres, la diversidad está al interior de ellas, porque algunas son víctimas de conflictos armados, otras no tienen dinero, otras sufren opresión de sus esposos, y así llegué a esto.

“Es muy condescendiente hablar de diversidad. Me di cuenta cuando estaba con los organizadores del womens forum y les dije que no estaba segura de ser feminista, por lo que todos se quedaron horrorizados.”

¿Qué cambios has hecho en el ámbito laboral?

– Estamos implementando una nueva forma de reclutamiento que se llama blind CV.  Estuve 10 años en Unilever, que es una empresa muy adelantada de su tiempo en términos de inclusión. Y cuando me estaban entrevista desde Heineken me preguntaron que cuantos años tenía, y eso en Europa, es ilegal. Luego me di cuenta que todos los CV en México llegan con foto, con edad, pero lo que no quiero es el nombre, género, edad o foto, definan si eres adecuado para un puesto de trabajo.

Por eso no quiero ver foto ni edad, ni nacionalidad, solo quiero ver experiencia y habilidades y estoy muy emocionada de ver como funciona este tipo de reclutamiento, porque tampoco es sano, los hombres también se quejaban de que existía una cuota de mujeres.

Por Diego Rammsy S.
nuevamujer.com

Loading...
Revisa el siguiente artículo