¿Cuál es la relación entre Estados Unidos y China en tiempos de Trump?

Metro analiza cómo ha sido la relación entre ambas potencias mundiales, y su situación actual.

Por Metro Internacional

La relación entre China y Estados Unidos ha sido históricamente tensa. Esto significa que a la pregunta de si China es aliado de Estados Unidos, nunca habrá una respuesta categórica. Hubo un tiempo en el que ambas naciones ocupaban lugares diametralmente opuestos: en la mente de las generaciones viejas, la “China comunista” representaba todo lo que los democráticos Estados Unidos no eran.

¿Es China un aliado histórico de Estados Unidos?

Las relaciones empezaron a descongelarse cuando el presidente Richard Nixon visitó China, para sorpresa mundial, en 1972. Los países empezaron a cooperar de forma militar en 1981, y Estados Unidos comenzó a vender armas a China poco después. Pero las relaciones fueron canceladas después del quiebre de la Plaza Tiananmen, en 1989.

Después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 al World Trade Center, ambos países volvieron a trabajar juntos, y mientras políticos como el ex candidato presidencial republicano John McCain recalcaba que China no compartía “los valores estadounidenses”, había un concenso general de que las dos economías más grandes del mundo encontrarían una forma de cooperar.

El presidente George W. Bush empezó un programa llamado Diálogo Estratégico Económico, el que tuvo continuidad durante la presidencia de Barack Obama. China y Estados Unidos han hablado sobre sus preocupaciones mutuas, como son el comercio, la cooperación económica, el calientamiento global, la proliferación nuclear y los asuntos humanitarios. Ambos países se unieron contra una amenaza común en 2013, aplicando nuevas sanciones a Corea del Norte por el incremento de su actividad y de sus pruebas nucleares.

Entonces, llegó Donald Trump.

¿Es China un aliado de Estados Unidos en la actualidad?

Durante la campaña presidencial del 2016, Donald Trump criticó varias veces a China por bajar de forma artificial el valor de su moneda para beneficiar a sus exportadores. Además, aseguró que como presidente etiquetaría a China como un “manipulador de divisas”. En los debates presidenciales, sugirió que China podría ser responsables del ataque a los servidores del Partido Demócrata y la posterior filtración de correos sensibles. El 2 de diciembre de 2016, Trump habló con el presidente de Taiwán, siendo el primer presidente electo en hacerlo desde 1979. (Bajo la política de “una sola China”, Estados Unidos reconocía a Taiwán como parte de China, y no como un país aparte). China se molestó a tal punto que presentó una queja diplomática ante las Naciones Unidas, y parecía que décadas de avances diplomáticos podrían revertirse.

Trump se ha retractado de estas provocaciones. Poco después de la ceremonia de juramento a la presidencia, anunció que no catalogaría a China de especulador de divisas, después de todo. Trump visitó al líder chino Xi Jinping en noviembre de 2017 y discutió con él la desnuclearización y la mejora de las relaciones entre los dos países. Durante la reunión, también reafirmó la visión política de “una sola China”. Pero China se ha dado cuenta de que Estados Unidos reclama el derecho de poder enviar barcos militares a puertos taiwaneses, lo que viola esta política. El embajador chino en Washington, Lee Kexin, dijo que “el día en que cualquier nave de guerra estadounidense entre en el puerto taiwanés de Kaohsiung, las fuerzas militares chinas unirán China”.

Así que ¿es China un aliado de Estados Unidos? Sí, en varios asuntos. Pero como muchas otras cosas en la administración Trump, eso podría cambiar de la noche a la mañana.

Por Michael Martin
Metro World News

Loading...
Revisa el siguiente artículo