Miguel Díaz-Canel asume la presidencia de Cuba

Por primera vez en décadas, el presidente no será un miembro histórico de la revolución de 1959, no vestirá el uniforme verde olivo ni será el líder del gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC), único autorizado a existir en la isla.

Por MetroRD

Los diputados eligieron el jueves como presidente de Cuba al ingeniero Miguel Díaz-Canel (57) para reemplazar a Raúl Castro al frente del gobierno de Cuba.

El nuevo jefe de Estado y único candidato fue elegido por 603 de los 604 parlamentarios presentes que comenzaron sus sesiones el miércoles con el objetivo de constituir un nuevo Consejo de Estado, el máximo órgano de gobierno. Al lado de Díaz-Canel se encontraba sentado el presidente saliente, quien se puso de pie para aplaudir a su sucesor en Cuba.

“Asumo la responsabilidad para la que se me ha elegido, con la convicción de que todos los ciudadanos cubanos seremos fieles al ejemplo de Fidel Castro y Raúl Castro”, dijo el nuevo mandatario desde el estrado de la Asamblea Nacional al inicio de su primer discurso.

Luego de la oficialización del mandato, tanto Díaz-Canel como Castro subieron al podio presidencial. Ambos de traje oscuro saludaron a la bandera.

Gobierno

Una de sus primeras peticiones fue pedir a la Asamblea posponer la entrega de los nombres del gabinete, aunque sí solicitó aprobar al histórico líder sindical Salvador Valdés como vicepresidente del Consejo de Ministros.

Díaz-Canel dijo que inicia “un nuevo mandato al servicio de una nación que nos enorgullece”. Hizo, también, un gesto a la generación de los líderes revolucionarios.

“Dedicamos el primer pensamiento a la generación histórica”, dijo. “Cuba espera que seamos como ellos”.
Además, el nuevo mandatario estableció que la política exterior durante su mandato se mantendrá inalterable.

Será la primera vez en más de cinco décadas que la máxima dirigencia no estará liderada por una persona de apellido Castro, luego de que en 1959 triunfara la revolución de los hermanos Fidel y Raúl.

Retos de Díaz-Canel:  de joven con aspecto rockero a hombre serio

Era un funcionario joven, delgado de pelo largo que andaba en bicicleta saludando a los vecinos y por su personal estilo de dirigir su provincia tenía la popularidad de una estrella de rock local.
Pasó una década desde entonces y Miguel Díaz-Canel  parece otra persona: canoso, serio, de muy pocas palabras y con escasa visibilidad pública.

Díaz-Canel, quien es actualmente el primer vicepresidente tiene una biografía oficial escueta de detalles personales y profesionales, y aunque nadie sabe a ciencia cierta cómo se proyectará en su gobierno, algunos indicios dan cuenta de lo que posiblemente sea un nuevo estilo.

En un país en el que no existe la figura de la primera dama y los dirigentes –que suelen moverse en medio de importantes operativos de seguridad– ocultan con celo su vida privada, Díaz-Canel llegó casi sin custodia en marzo pasado hasta un centro de votación en Santa Clara, a unos 300 kilómetros al este de la capital, donde varios medios extranjeros aguardaban.

Díaz-Canel, de 57 años, sería la primera persona en tomar la máxima dirección que no se apellide Castro desde que triunfó la revolución en 1959 y deberá enfrentarse a una economía estancada, una infraestructura en decadencia, la hostilidad de Estados Unidos que no levantó el embargo, ni las sanciones contra la isla y las críticas a un modelo de control estatal con salarios bajos en el marco de un congelamiento de la iniciativa privada.

Apenas saltó a la mirada internacional el año pasado cuando fue protagonista de un video filtrado en el cual abogaba por cerrar medios de prensa independientes y etiquetaba a embajadas europeas como una avanzada de la subversión contra la revolución.

Según diplomáticos y analistas, la transformación de su estilo obedeció a la lógica de la historia reciente en el liderazgo del país, en la que la generación revolucionaria sacó de carrera a los más jóvenes acusándolos de no ser lo suficientemente leales al proceso.

Loading...
Revisa el siguiente artículo