El Diario de Lorenna !Cuando el cambio choca con el miedo!

Por Lorenna Piere

Querido diario:

“Es que estoy en proceso de cambio y eso, aunque me asusta, me gusta”, fue como mi amiga describió lo que le pasaba. Me acordó tanto a mí. Como todos, me encanta estar dentro de mi zona de confort. Pero eso no significa que dentro de mí no haya un sueño o que no me empuje a ir detrás de esas cosas o personas que me suman paz.

Tú eres un ejemplo de ello, mi querido diario. En ocasiones he dicho en voz alta que “voy a tirar la toalla”. Es más, me voy más lejos, tu creación estuvo rodeada de mucho miedo. Significaba transformaciones, movilización, novedad. Esas palabras me frisaban. Y Dios ha trabajado mi carácter temeroso con pruebas que han sido claves para superar esas barreras mentales.

Sé lo que quiero, los métodos necesarios para conquistarlo, pero el camino comienza a rodearse de preguntas que llenan los espacios de dudas, cuando doy el primer paso para materializarlo. ¿La duda que me derrumba? Dudo de mí en todos los sentidos.

Yo entiendo que temamos al fracaso, diario. Aún así, saco fuerzas cuando comprendo que si permanecemos estáticos, nos estancaremos. Porque mientras estamos sin movimiento, el mundo continúa girando. Y si no decidimos que haremos, los demás lo harán por nosotros.

Hay cambios que representan pequeños esfuerzos, otros grandes sacrificios. Lo primordial es que enfrentemos nuestros temores, sin importar el tamaño. Y mucho menos el tiempo que nos tome. Solo así podremos volar hacia eso que anhelamos.

¿Será fácil? Probablemente no. ¿Alguna garantía de que el plan funcionará? Ninguna. ¿Ese error puede costarnos? Bastante. ¿Y por qué vale la pena arriesgarse? Porque lo único constante en la vida es el cambio.
Podemos planificar todos nuestros días sobre la tierra, pero el rumbo que tomaremos solo lo conoce Dios.

Podemos soñar con ser diseñadores de moda, decidir estudiar mercadotecnia y terminar haciendo un master en comunicación porque finalmente esa era tu pasión. Y después, para sorpresa tuya, reconcentrar otra pasión en tus raíces.

Hoy sabemos dónde estamos, no necesariamente sepamos de mañana. Lo que si confieso es que, a pesar de mis miedos, lo que sea que ocurra no me agarrará sentada. Estoy trabajando en ello.

No esperes hasta el final de tu vida para hacer lo que deseas #PoderCorazon


Y de pronto, todo cambio.

Pensamos que, quien conquista el éxito profesional, lo consigue en el primer intento. Hay quienes lo hacen el en segundo, otros en la décima prueba. Hay quienes, desde pequeños, saben quienes quieren ser, a otros que no. Hay quienes vienen en desventaja. Todo puede cambiar, de pronto.

Aquí compartimos con ustedes una lista de famosos que no siempre supieron cual era el camino a seguir, y otros que fueron muy probados en el trayecto.

1. Natalie Portman:

En el año 2003 se graduó en la Universidad de Harvard con un título en Psicología, y fue asistente de investigación de grandes académicos.


2. Gerard Butler:

Estudió leyes en la Universidad de Glasgow, donde se graduó en el año 1991.


3. Adam Sandler:

Uno de los comediantes más reconocidos de la actualidad se graduó en Artes en la Universidad de New York.


4. Whoopi Goldberg:

Trabajó como operadora de línea caliente. También era maquilladora de cadáveres.


5. Brad Pitt:

Fue chófer de limusinas de strippers, asistente de mudanzas, mascota de cadena de comida rápida, en Los Ángeles. Todo por conseguir los fondos para costear su matrícula de actuación.


6. Ashton Kutcher:

Estudió en la Universidad de Iowa Ingeniería bioquímica. Abandonó sus estudios para volverse modelo.


7. Eva Longoria:

Cursó en Texas A&M University-Kingsville, la carrera Kinesiología.


8. Harrison Ford:

Fue a Ripon College a estudiar Filosofía. Dejó la Universidad poco antes de la graduación por un papel secundario en una película.


La Cinemateca de Lore

Hasta que conquistó “Un sueño posible”

Esta película, basada en historias reales, cuenta la vida de Michael Oher, un joven de 17 años que ha vivido en diferentes casas de acogidas, debido a las adicciones de su madre.

Es aceptado en una escuela en Tennessee, donde conoce a Sean, quien lo guía hasta su madre Leigh Anne.

Ella se sensibiliza con Michael y su realidad como “homeless”, hasta el punto de terminar adoptándolo. A pesar del ambiente hostil en el que creció, recibió las oportunidades para conquistar sus sueños y supo aprovecharlas. ¿Miedos? Seguro que sí. Pero las ganas de salir adelante fueron más fuertes.


 

Loading...
Revisa el siguiente artículo