¿Sabes cómo tratar la Esclerosis Múltiple?

Salud. La (EM) afecta 2.3 millones de personas al nivel mundial y cerca de 2.500 pacientes en Centroamérica y el Caribe.

Por Mariela Bidó

La esclerosis múltiple (EM), es una enfermedad del cerebro y la médula espinal (sistema nervioso central) que puede provocar discapacidad. Cada caso es único, sus síntomas varían de una persona a otra y cada uno evoluciona de manera diferente en función del área dañada y de la capacidad de recuperación de su organismo. No obstante, lo correcto es actuar desde los primeros síntomas de la EM.

Sobre esta enfermedad, y a propósito de que el pasado 30 de mayo fue celebrado el Día Mundial de la Esclerosis Múltiple, conversamos con la doctora Jordana Zalcman, Gerente Médica de Enfermedades Raras de Sanofi, quien nos explicó que, la esclerosis múltiple, es un padecimiento autoinmune del sistema nervioso central que afecta al cerebro, tronco del encéfalo y a la médula espinal. En la cual, normalmente, los anticuerpos producidos por el sistema inmunitario ayudan a proteger el cuerpo contra los virus, las bacterias y otras sustancias extrañas. Sin embargo, en las personas que tienen esclerosis múltiple, el sistema inmunitario pierde su capacidad de autocontrol, y destruye la sustancia que rodea y protege las células nerviosas, llamada mielina, haciendo que la habilidad de los nervios para conducir las órdenes del cerebro a todos los órganos se vea interrumpida, lo que provoca síntomas en diferentes partes del cuerpo.

Zalcman, además explicó que, el descontrol del sistema inmunológico que provoca esta enfermedad conlleva a que este sistema pierda la capacidad de diferenciar lo propio de lo extraño  y sustancias como la mielina que son parte del sistema nervioso no sean reconocidas como propias y sean atacadas y dañadas. No se conoce con certeza la causa de este trastorno aunque se sospecha que podría tratarse de un problema multifactorial; combinación de factores ambientales, virales y genéticos.

Jordana Zalcman / fuente extra

Síntomas

La esclerosis múltiple afecta la visión, la sensibilidad, la fuerza muscular y el movimiento. Los síntomas varían de una persona a otra, dependiendo del área del cerebro o de la medula espinal en donde la mielina se encuentre lesionada. Los síntomas comunes incluyen:

•Problemas de visión: que puede ser, visión doble, borrosa, dificultad en la distinción de los colores, dolor ocular, pérdida parcial o completa de la visión en un ojo.

•Problemas de memoria.

•Fatiga.

•Debilidad muscular, mareos o temblores.

•Problemas de coordinación y equilibrio.

•Falta de control al orinar, estreñimiento.

•Alteración de la sensibilidad como hormigueo, “pinchazos”.

•Sensaciones de choque eléctrico provocadas al mover la cabeza en ciertas posturas.

Prevención

Dado el determinante genético involucrado, no existen en este medidas claras para hacer prevención de la esclerosis múltiple, pero si para diagnosticarla y tratarla de manera temprana con la finalidad de evitar la progresión de la discapacidad.

¿Cómo tratarla?

Afortunadamente existen hoy en día distintos medicamentos denominados terapias modificadoras de la enfermedad, que aunque no son curativos permiten en mayor o menor grado, disminuir los ataques o brotes de la enfermedad (recaídas), evitar o retardar la progresión de la discapacidad neurológica, y disminuir las lesiones cerebrales en la médula espinal. Algunas terapias inclusive pudieran mejorar el grado de discapacidad preexistente.

Clasificación de la esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple se clasifica según las características clínicas y el curso de la enfermedad. Hoy en día se reconocen como formas de esta enfermedad desmielinizante:  el CIS, (síndrome clínicamente aislado).
La esclerosis múltiple remitente recurrente, la  esclerosis múltiple primaria progresiva y esclerosis múltiple secundaria progresiva. Cada uno de estos términos tiene características clínicas bien definidas al igual que tratamientos específicos que deben individualizarse según cada paciente en particular.

¿Cómo evoluciona la enfermedad?

La EM, es una enfermedad heterogénea y la evolución de los síntomas varían  de un paciente  a otro. Es probable que pacientes con baja actividad de la enfermedad permanezcan por muchos años con poco grado de discapacidad neurológica, sin embargo,  en pacientes con enfermedad con alto grado de actividad, la progresión de la discapacidad evoluciona rápidamente, al inicio probablemente con discreta dificultad, trastornos visuales, o alteraciones del equilibrio. Pero de manera progresiva el paciente pudiera necesitar medios de apoyo para caminar, como bastón o andadera, posteriormente silla de ruedas y si la discapacidad  progresa de manera importante algunos pacientes llegan a un estado de postración en cama. Otro punto que no se puede dejar de considerar es el relacionado con la discapacidad cognitiva, a medida que la enfermedad progresa, el déficit cognitivo también avanza. Cuando hablamos de déficit cognitivo, hablamos de atención, memoria, lenguaje, capacidad de concentración, velocidad de procesamiento de las ideas etc.

Cambios en el estilo vida de una persona con (EM)

Nutrición: Una dieta saludable mantendrá fuerte el sistema inmunitario, lo que  aporta más posibilidades de gozar de buena salud.

Actividad física: Hacer ejercicios puede ayudar a mejorar el tono y la fuerza muscular, el equilibrio, la coordinación, la rigidez y la movilidad. También puede levantar el estado de ánimo.

Descanso: La esclerosis múltiple provoca fatiga, por lo tanto es posible que el paciente tenga que hacer adaptaciones en su cronograma de trabajo o de familia, a fin de incluir momentos para descansar.

Temperatura: Demasiado calor puede provocar una debilidad muscular extrema.

Apoyo familiar: El aliento y la tranquilidad de otras personas ayudarán al paciente con esclerosis múltiple a sobrellevar mejor los desafíos de vivir con la enfermedad. Se debe intentar mantener una vida tan normal como sea posible y continuar realizando actividades que el paciente disfruta.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo