Afta bucal causas, síntomas y tratamientos

Salud bucal. Cualquier persona puede tener aftas, sin embargo estudios han revelado que las mujeres son más propensas a contraerlas que los hombres.

Por MARIELA BIDÓ. [email protected]

Las  aftas, también conocidas como estomatitis aftosa o úlceras bucales, son pequeñas lesiones, muy dolorosas, que aparecen en la mucosa bucal, y por lo general no presentan mayor complicación, más que sus molestias. En ocasiones se les consideran “lesiones limpias” porque las aftas no están causadas por hongos, bacterias ni otros microorganismos.

Afta bucal

Su tamaño es variable y se pueden distinguir las aftas miliares (pequeñas) de las aftas gigantes. Su tamaño es variable y se pueden distinguir las aftas miliares (pequeñas) de las aftas gigantes. A diferencia del herpes labial, las aftas no aparecen en la superficie de los labios y no son contagiosas.

Síntomas principales

Las aftas no es una lesión grave, pero sí molestosas, puesto que estas generan mucho dolor al comer, hablar e incluso al besar. Por lo general se presentan en la parte interior de las mejillas y los labios, sin embargo, también pueden aparecer en la lengua, el paladar o la base de las encías.

Entre sus síntomas están: una o varias heridas pequeñas de color blanco y bordes rojos, dolor en la zona de la llaga, malestar general, ganglios linfáticos inflamados, y en algunos casos, también pueden provocar fiebres. Sus molestias comienzan a disminuir en un período de siete a diez días, de modo que un afta podría requerir hasta tres semanas para sanar por completo.

¿Cuáles son las causas que generan la aparición de las aftas

Afta bucal

Aunque sus causas no están  del todo establecida, su aparición se relaciona a un desbalance en el sistema inmunitario, infecciones virales, agresiones mecánicas y factores hereditarios. Dentro de los detonantes más comunes que los expertos señalan se encuentran:

• Traumas locales, como mordeduras accidentales.

•  Lesiones bucales debido a un arreglo dental.

•  Limpieza dental agresiva.

• Contacto con productos químicos agresivos  o sustancias muy calientes.

• Estrés emocional.

• Alergias o intolerancias a ciertos alimentos.

• Infecciones virales o inmunodepresión.

• Deficiencia de ciertas vitaminas y minerales en la alimentación, especialmente hierro y vitaminas B9 y B12.

•  Desequilibrios hormonales.

•  Tabaquismo.


Tratamiento

Normalmente estas llagas se curan solas, sin embargo los expertos en salud bucal recomiendan no ingerir comidas con muchos condimentos y reducir la ingesta de alimentos ácidos, como los cítricos.

De igual forma si el paciente quiere aliviar de manera más rápida su molestia y tratar su inflamación, puede recurrir por ejemplo, a los anestésicos locales o antiinflamatorios tópicos, los cuales debe recetar el odontólogo.

También pueden ser funcionales los remedios caseros:  enjuagarse la boca con agua y sal.

Otro cuidado fundamental es asegurarse de una correcta higiene bucal, cepillando los dientes tres veces al día y usando hilo dental. Esta medida evita que, tras comer, las bacterias puedan dar lugar a una infección.


 

Loading...
Revisa el siguiente artículo