Ira británica contra Trump se hace notar

El presidente de EEUU llegó a Reino Unido para una visita de cuatro días que incluirá charlas con Theresa May, té con la Reina y protestas masivas

Por Agencias

Trump aterrizó ayer en Londres tras una reunión de la OTAN en Bruselas en la que cargó contra Alemania y otros países europeos por no contribuir lo suficiente con el gasto en defensa.

El viernes, el “baby Trump”, sobrevolará durante dos horas las inmediaciones del Parlamento británico ap

Su viaje coincide con una semana tumultuosa para May después de que dos de sus ministros de mayor rango dimitieron en protesta por sus planes de comercio con la Unión Europea (UE) una vez se produzca, en marzo próximo, el divorcio del bloque.

El recibimiento a Trump no será caluroso por una parte de los británicos. Cuando el magnate fue invitado, el año pasado, cerca de dos millones de personas firmaron una petición en contra porque entendían que este podría avergonzar a la reina Isabel II.

La llegada  del presidente ha generado un nivel de movilización sin precedentes en el país desde las masivas protestas callejeras contra la guerra de Irak en el 2003.

Múltiples protestas

La plataforma Together Against Trump (Juntos contra Trump) ha organizado una protesta que estará precedida por otras acciones.

Una furgoneta con el lema “Go Home” (Vete a casa) se desplazará a lo largo de la mañana por la zona del Parlamento de Westminster, mientras que Amnistía Internacional desplegará una pancarta frente a la embajada de EEUU.

Además, a su llegada hoy a la mansión campestre de Blenheim Palace -en el condado de Oxfordshire-, donde nació el ex primer ministro conservador Winston Churchill, héroe del estadounidense, y donde los Trump mantendrán una cena de gala con empresarios, se toparán con una protesta del colectivo Oxford Stand Up To Racism.

Loading...
Revisa el siguiente artículo