Los métodos anticonceptivos que son tendencia en el mundo y los que no debes usar

Aquí te decimos cuáles son los peores métodos según su efectividad para que no los uses nunca.

Por MetroRD

Si tienes relaciones sexuales y no quieres quedar embarazada y además quieres protegerte de alguna enfermedad de transmisión sexual, debes saber cuáles son los métodos anticonceptivos más eficaces pero sobre todo debes saber cuáles no lo son, para que bajo ninguna circunstancia los uses.
Aquí te decimos cuáles son los peores métodos según su efectividad para que no los uses ni por error

Sexo interrumpido

Un mecanismo simple pero vulnerable y poco recomendado es el sexo interrumpido. Siguiendo la lógica, cualquier individuo creería que mientras la eyaculación no se produzca dentro de la vagina, las posibilidades de quedar embarazada disminuyen.

Eso es cierto, pero para la ciencia médica ni siquiera está reconocido como un método anticonceptivo por las cifras tan dispares que arrojan los estudios debido a la cantidad de factores que intervienen en su éxito o fracaso: el autocontrol masculino para evitar eyacular dentro, el líquido preeyaculatorio, que se presenta con más frecuencia mientras mayor es la excitación, o el día del ciclo menstrual femenino.

Ogino-Knaus

Utilizar este método sin combinarlo con uno de barrera no es recomendable, puesto que la ovulación puede adelantarse o retardarse, abriendo la posibilidad de fecundación durante el tiempo de vida del óvulo y los espermatozoides. Su efectividad es menor al 85%. El método consiste en que a través de un registro periódico de la duración del ciclo, se calcula el promedio de días y se parte de la premisa de evitar tener sexo los días más cercanos a la ovulación, entre el 8 y el 19. Los demás, antes y después del periodo más fértil se corre un riesgo menor a embarazarse.

Pastilla del día siguiente

El método que más daño hace al cuerpo es el de la pastilla de emergencia. Se trata de un cóctel hormonal administrado en una o dos tabletas que se debe tomar dentro de las 48 horas siguientes de una relación no protegida.

Al igual que las pastillas anticonceptivas, contiene una sustancia activa conocida como levonorgestrel, pero en una dosis mucho más alta.

La pastilla funciona aumentando la viscosidad del moco cervical para frenar el avance de los espermatozoides o bien, evitando la salida de los óvulos del ovario. Los efectos secundarios del aluvión de hormonas para el cuerpo crean un desequilibrio en el organismo y sólo debe utilizarse ante emergencias, menos de dos ocasiones al año.

Billings

Es un método que requiere de autoconocimiento total del organismo y mucha dedicación para tener éxito. Se basa en el monitoreo de la fertilidad a través de la inspección permanente de la vulva, con especial atención en las características de los fluidos vaginales que se presentan durante el periodo de ovulación.
Debido a la dificultad del seguimiento adecuado de los datos y la apariencia del moco cervical, se trata de un método poco recomendado.

Las tendencias en el mundo

En México, aproximadamente 60% de los embarazos no planeados se presenta en adolescentes entre 15 y 19 años. Por otra parte, la tasa de embarazos no deseados es de 37% en mujeres de más de 35 años. Un embarazo no planeado es aquel en el que hubo ausencia de métodos anticonceptivos, mientras que un embarazo no deseado es aquel que llega de improviso por alguna falla en el método de planificación.
Actualmente dentro del sector público de nuestro país contamos con 14 métodos anticonceptivos temporales y 2 definitivos. En el primer grupo están los hormonales como la inyección, dispositivos intrauterinos, las píldoras, el parche y el implante subdérmico. En el segundo grupo tenemos la vasectomía y la salpingoclasia (ligadura de trompas).

El uso de anticonceptivos tradicionales como el coito interrumpido o el ritmo va en declive de 6.4% a 4.8% debido a la poca efectividad que han presentado. Mientras que en el post-evento obstétrico (después de un parto, aborto o cesárea) la escala ascendente de mayor uso está el dispositivo intrauterino (DIU o T de cobre o el SIU con hormona) 46%, salpingoclasia 30% y los hormonales 23%. En este último grupo, el implante subdérmico ha incrementado su aceptación colocándose en un  7% de uso.

Los métodos de larga duración están siendo la mejor opción para evitar embarazos no planeados, debido a su efectividad mayor al 99% y a su reversibilidad inmediata, sin olvidar su comodidad, reducción de costos y menor dependencia. Entre los más solicitados se encuentran el implante subdérmico, y el dispositivo intrauterino, siendo el más efectivo entre ellos el implante (una varilla muy pequeña que el médico coloca debajo de la piel en el antebrazo), sugerido para usar por 3 años, el cual se encuentra en nuestro país desde hace 14 años.

En países europeos, asiáticos y americanos, cada día hay más investigación y pruebas de métodos hormonales para aplicar en hombres. Aunque aún no existe un anticonceptivo ideal para el varón, se estudia la posibilidad de que sea un implante subdérmico combinado con inyecciones o incluso métodos reversibles, como tapones de silicona colocados en el conducto deferente por donde pasan los espermatozoides y que posteriormente podrían disolverse o retirarse haciendo posible la recuperación de la fertilidad en ese varón.
El futuro de los anticonceptivos se dirige a desarrollar e implementar el chip subcutáneo que regulará la liberación de hormonas que inhiban el proceso de ovulación. Este chip se podrá controlar a través de dispositivos inteligentes como el celular y su tiempo de duración podrá ser hasta de 15 años.

Por: nuevamujer.com

Loading...
Revisa el siguiente artículo