De “Jabalíes salvajes” a once monjes budistas

Once de los doce niños rescatados en Tailandia y su técnico serán ordenados hoy. El 12º es cristiano

Por Agencias

Los niños futbolistas y el entrenador rescatados luego de verse atrapados en una cueva en el norte de Tailandia, se afeitaron ayer las cabezas en una ceremonia de preparación para ser ordenados como novicios y monje budistas.

Once de los doce niños y su entrenador, vestidos de blanco, oraron ante reliquias ancestrales, ofrecieron bebidas y dulces en envases adornados y realizaron ritos de purificación, donde se afeitan la cabeza, en el templo budista Wat Phra That Doi Wao, en la provincia norteña Chiang Rai.

El miembro   número 12 del equipo llamado los “Jabalíes salvajes”  no participó en la ceremonia porque no es budista, sino cristiano.

Vestidos de color azafrán, los jóvenes, con edades entre 11 y 16 años, serían ordenados hoy como novicios, mientras que su entrenador de 25 años será proclamado monje, señaló Parchon Pratsakul, gobernador de la provincia de Chiang Rai.

Posteriormente aprenderán las enseñanzas de buda viviendo nueve días en este monasterio. que está cerca de las viviendas de los miembros del equipo, lo que facilitará las visitas de familiares y amigos.

“Espero que encuentren paz, fuerza y sabiduría en la práctica de las enseñanzas del Buda”, indicó el monje superior del templo, Phra Khru Prayutjetiyanukarn.

Es tradicional que los varones budistas en Tailandia ingresen al monasterio, a menudo como novicios, en algún momento de sus vidas, para mostrar gratitud, muchas veces hacia sus padres.

Además, esta práctica es realizada para tratar de adquirir “buen karma”, el que es transmitido a otras personas, sus progenitores y principalmente a los muertos.

“En este caso será para el buzo Saman Kunan, quien murió durante la operación de rescate”, afirma Nopporn Wong-Anan, editor de BBC Tailandia, al mismo medio.

Loading...
Revisa el siguiente artículo