El cielo de Chile permitió confirmar una vez más la teoría de Einstein

La Teoría General de la Relatividad se reafirma una vez más a más de un siglo de que el científico alemán la formulara

Por Agencias

El cielo de Chile permitió confirmar una vez más la Teoría General de la Relatividad de Einstein a través de observaciones llevadas a cabo con el VLT (Very Large Telescope) del Observatorio Europeo Austral (ESO), ubicado en el Cerro Paranal de Antofagasta.

“Este resultado tan buscado representa el punto culminante de una campaña de observación de 26 años con los telescopios de ESO en Chile”, recoge el artículo del observatorio europeo.

El agujero negro supermasivo más cercano a la Tierra, oscurecido por espesas nubes de absorbente polvo, se encuentra a 26 mil años luz de distancia, en el centro de la Vía Láctea. Este monstruo gravitatorio, con una masa cuatro millones de veces la del Sol, está rodeado por un pequeño grupo de estrellas orbitando a su alrededor a gran velocidad. Este ambiente extremo (el campo gravitatorio más potente de nuestra galaxia), es el lugar perfecto para explorar la física de la gravedad y, en concreto, para probar la teoría de la relatividad general de Einstein.

La hipótesis del famoso científico alemán reafirmada establece y explica los motivos por los que cambia a rojo el color de una estrella  en movimiento que pasa por el intenso campo gravitatorio que hay cerca del agujero negro supermasivo del centro de la Vía Láctea.

Nuevas observaciones infrarrojas llevadas a cabo con el instrumento interferométrico Gravity, el espectógrafo Sinfoni y el sistema de óptica adaptativa NaCo, extremadamente sensibles e instalados en el VLT de ESO, han permitido a los astrónomos seguir a una de estas estrellas, llamada S2, a medida que pasaba muy cerca del agujero negro durante mayo de 2018.

En el punto más cercano esta estrella estaba a una distancia de menos de 20 mil millones de kilómetros del agujero negro y se movía a una velocidad superior a 25 millones de kilómetros por hora, casi un tres por ciento de la velocidad de la luz.

El equipo comparó las medidas de posición y velocidad de Gravity y Sinfoni respectivamente, junto con observaciones anteriores de S2 utilizando otros instrumentos, con las predicciones de la gravedad newtoniana, la relatividad general y otras teorías de la gravedad.  “Los nuevos resultados son incompatibles con las predicciones newtonianas y concuerdan de modo excelente con las predicciones de la Teoría General de la Relatividad”, informó ESO.

“Nuestras primeras observaciones de S2 con Gravity, hace unos dos años, ya demostraron que tenemos el agujero negro ideal para usarlo como laboratorio”, indicó Frank Eisenhauer (MPE), Investigador Principal de Gravity y Sinfoni. “Durante el acercamiento, podíamos incluso detectar el débil resplandor alrededor del agujero negro en la mayoría de las imágenes, lo que nos permitió seguir a la estrella en su órbita con mucha precisión: esto, en última instancia, nos llevó a la detección del desplazamiento al rojo  gravitacional en el espectro de S2”, agregó.

Más de cien años después de publicar su artículo en el que se establecían las ecuaciones de la relatividad general, Einstein ha demostrado estar en lo cierto una vez más, y esta vez, ¡en un laboratorio mucho más extremo que el que posiblemente podría haber imaginado!

Loading...
Revisa el siguiente artículo