Incendios arrasan con el norte de California

Por Agencias

Cinco víctimas fatales ha sido el resultado de un incendio forestal de gran magnitud que se propaga rápidamente por el norte de California. Entre ellas, una anciana de 70 años, sus dos bisnietos de cuatro y cinco años, y dos bomberos que trataban controlar el siniestro.

“Mis bebés están muertos”, comentó Sherry Bledsoe, madre de los niños, entre lágrimas luego de reunirse, acompañada por otros familiares, con los responsables de la policía del condado. Estaban solos en la propiedad rural en las afueras de Redding cuando las paredes de las llamas envolvieron la casa, ninguno de los miembros de la familia sabían que se había emitido una orden de evacuación para el área.

El fuego se inició el lunes,  a causa de un vehículo siniestrado en una zona de colinas forestales, pero no fue hasta el jueves que se agravó y se extendió a 328 kilómetros cuadrados. Avanzó por el suroeste de Redding, la ciudad más grande de la región, y se dirigió a las pequeñas comunidades de Ono, Igo y Gas Point, donde las altas temperaturas, los vientos y las condiciones secas complicaron las tareas para combatirlo. Unas 38.000 personas siguen evacuadas.

Todavía hay varias zona complejas que podrían ocasionar que el fuego se expanda. Los equipos han lidiado con fuertes vientos y altas temperaturas. Más de 500 inmuebles han sido consumidos por las llamas descontroladas y el incendio está contenido en apenas un 5%, amenazando a otras cinco mil viviendas.

Anna Noly, de 49 años, fue desalojada dos veces en tres días antes de enterarse, a través de un video, que la casa que vio por última vez bajo un cielo oscuro y ventoso, había ardido. Tenía pensado pasar la noche del sábado en el refugio Simpson College en Reddeng mientras busca otro sitio en el que vivir. “Creo que sigo en estado de shock”, dijo Noly. “Es increíble saber que no tienes una casa a la que regresar”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo