La esclavitud sigue vigente en forma de trata de personas

Este 30 de julio se conmemora el Día Internacional contra la Trata, necesario para “concienciar sobre la situación de las víctimas del tráfico humano y para promocionar y proteger sus derechos”.

Por Miguel Velázquez Metro World News

A través de redes sociales circulan imágenes que muestran a hombres y mujeres amarrados por manos y pies, sentados en el suelo, bajo sol. El texto que acompaña a las fotografías les describe como esclavos, los cuales son vendidos en el mercado negro. Aunque no se puede verificar que en verdad esas imágenes fueron tomadas en Libia, lo cierto es que la trata de personas es un problema tan actual como el más reciente gadget, y  empeora año con año.

Por tal motivo cada 30 de julio se conmemora el Día Mundial contra la Trata, un delito que explota a mujeres, niños y hombres con numerosos propósitos, incluidos el trabajo forzoso y el sexo.

“La Organización Internacional del Trabajo calcula que casi 21 millones de personas en el mundo son víctimas del trabajo forzoso. En esa cifra se incluye también a las víctimas de trata para la explotación laboral y sexual”, detalla la Organización de las Naciones Unidas, y destaca que “todos los países están afectados por la trata, ya sea como país de origen, tránsito o destino de las víctimas”.

“La trata [de personas] es la continuación de un viejo problema de esclavitud que lamentablemente no terminó, sino que cambió sus formas”, explica Jasmine O’Connor, Chief Executive of Anti-Slavery International, en entrevista para Metro.

Además, O’Connor asegura que actualmente la trata continúa siendo un problema mundial porque “hay personas que están dispuestas a explotar a otras personas más vulnerables y los gobiernos no los protegen de ser explotados”.

“Ojalá pudiéramos erradicarlo, pero, como con el asesinato y otros crímenes, mientras la humanidad tenga cierta propensión al mal y la avaricia, persistirá”
Judith Kelley, investigadora en la Universidad de Duke

Sin embargo, la solución parece más lejos de lo pensado, aunque es una de las metas transversales de los principales puntos en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, a la que se comprometieron en 2015 los más de 190 países que integran las Naciones Unidas.

Estos objetivos piden que se ponga fin a la trata y la violencia contra los niños, que se tomen medidas contra la trata en general, y que se acabe con todas las formas de violencia contra las mujeres y niñas y de su explotación.

Regular la migración es clave una de las medidas para lograr una prevención efectiva de la trata, es que “los gobiernos de todo el mundo, incluido Estados Unidos, hagan lo mejor para proporcionar un medio seguro y legal de ingreso de inmigrantes a nuestros países y deben garantizar que se cumplan las normas laborales justas”, indica Kathleen Kim, investigadora de la Escuela de Derecho Loyola, en Los Ángeles.

“Los países desarrollados como Estados Unidos, que reciben un mayor número de trabajadores objeto de trata, también deben ayudar en el desarrollo económico y sociopolítico de los países de envío, donde muchas personas pueden ser objeto de trata debido a la desesperación económica y las amenazas de violencia”, añade Kim.

Las personas pueden ser explotadas mediante la explotación sexual forzada, el trabajo forzoso, la servidumbre por deudas, la delincuencia forzada, el matrimonio forzado o incluso la extracción de órganos. “Las consecuencias de la trata de personas siempre es una vida de esclavitud, una vida de control sin salida”, añade Jasmine O’Connor. “La trata de personas existe y está más cerca de ti de lo que crees. Abre los ojos, mira a tu alrededor a las personas a las que pasas diariamente en la calle y pregúntate: ‘¿habrán sido objeto de trata?’. Comprueba cómo se produjo algún producto que uses todos los días y cuestiónate ‘¿estuvo involucrado en trata de personas?’”.

El mensaje de este Día Internacional contra la Trata “debería ser un llamado a todas las naciones para que abran sus fronteras y proporcionen un paso seguro y legal a los migrantes que huyen de la violencia y la persecución en sus países de origen”, añade la profesora Kim. “Todas las personas merecen los derechos humanos básicos para vivir con libertad y prosperidad. Los gobiernos de todo el mundo tienen una obligación internacional de derechos humanos para garantizar estos derechos”.

 

P&R

Judith Kelley

Judith Kelley

Investigadora de asuntos internacionales y decana de la Escuela de Políticas Públicas de Sanford en la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte, EE. UU.

¿Cuáles son los puntos clave a resolver para erradicar la trata de personas?

–La trata de personas es la venta y explotación de seres humanos. El problema es tan antiguo como la esclavitud, desde hace miles de años hasta cuando esa explotación era normal e incluso legal. La trata de personas es una forma moderna y oculta. Ojalá pudiéramos erradicarlo, pero, como con el asesinato y otros crímenes, mientras la humanidad tenga cierta propensión al mal y la avaricia, persistirá. Sin embargo, podemos trabajar para reducir el número de personas que se convierten en víctimas. Para hacer eso, debemos comenzar con la concienciación, por lo que el “Día mundial contra la trata de personas” ayuda, al igual que el seguimiento y la condena de los traficantes.

¿Cuál es el costo aproximado de la trata de personas en todo el mundo?

–Esto es difícil de evaluar. El número real de víctimas no es confiable. En 2012, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) estimó que 20.9 millones de personas son víctimas de trabajo forzoso, pero eso no incluye todas las formas de trata. Es un gran negocio: un informe de 2014 de la OIT calculó que las ganancias ilícitas del trabajo forzoso y la trata de personas ascendían a 150 mil millones de dólares. En realidad, sin embargo, es un crimen oculto y difícil de medir. El verdadero costo, sin embargo, no puede contarse realmente: vidas perdidas o rotas, niños lastimados, padres en duelo. Ese costo es infinito para las personas que sufren.

En cuanto a las víctimas, ¿hay apoyo o programas para ayudarlos en el intento de recuperar su vida?

–Hay muchas grandes organizaciones no gubernamentales en todo el mundo que ayudan a las víctimas. Brindan refugio, asesoramiento psicológico, asesoramiento legal y, a veces, capacitación laboral. Una base de datos de estas organizaciones está disponible en línea en http://www.globalmodernslavery.org. Muchos países ahora también tienen líneas directas nacionales que se pueden encontrar en línea. La línea directa de los EE. UU. (1-888-373-7888) también brinda información sobre las víctimas de todo el mundo.

¿Qué evaluación podemos hacer este problema a nivel mundial?

–Es difícil decir si el problema ha empeorado, o si simplemente estamos mejorando para descubrirlo. Las detenciones y los procesamientos han aumentado, pero el número de condenas sigue siendo terriblemente pequeño en comparación con el alcance del problema. Más países se centran en el problema y lo combaten, pero muchos países pueden hacer más. El Departamento de Estado de EE.UU. Publica un “Informe de tráfico de personas” para cada país. Aquí la gente puede aprender lo que hacen sus países o cómo se quedan cortos.

¿Cuáles son los principales factores que permiten el tráfico de personas?

–Depende del tipo de tráfico: diferentes factores impulsan diferentes tipos de explotación laboral, tráfico sexual, trabajo infantil, matrimonios forzados, etc. Sin embargo, en sus orígenes, el tráfico existe a causa de la pobreza, y porque las personas desesperadas por buscar mejores vidas se encuentran con la maldad de otros que están dispuestos a explotar estas circunstancias para su propio beneficio.

La migración es un elemento clave en el aumento de los casos de trata. ¿Cuánto han empeorado los últimos grandes movimientos migratorios en el escenario existente?

–Bastante. La migración y el contrabando de personas asociado es diferente de la trata de personas, ya que las propias personas inician el proceso y lo aceptan. Sin embargo, los movimientos migratorios son viajes muy peligrosos y, a menudo, las personas pagan tarifas de contrabando exorbitantes y reciben un trato atroz. Muchos de los llamados traficantes terminan traficando con personas, o sin importarles si su cargamento humano sobrevive al viaje.

 

 

 

 

 

 

Por Miguel Velázquez

Metro World News

Loading...
Revisa el siguiente artículo