Cristina no habló, pero dijo mucho

La ex presidenta argentina se negó a contestar preguntas ante el juez Claudio Bonadio, sin embargo, pidió su salida y el cierre de la causa

Por MetroRD

Ayer la ex presidenta de Argentina y senadora Cristina Fernández declaró por dos horas ante el juez Claudio Bonadio, sin aceptar preguntas, y pidió la nulidad de la causa que la investiga como cabeza de un sistema de coimas reveladas en el caso de los “cuadernos K”.

La ex mandataria llegó alrededor de las 9:35 horas a los Tribunales de Comodoro Py sin realizar declaraciones y escoltada por un contingente policial que involucraba a 300 gendarmes.

Durante la declaración, en la que se negó a contestar preguntas, Fernández presentó tres escritos, que fueron difundidos por la propia senadora en Twitter antes de declarar.

En los documentos pide la nulidad de la causa, la recusación del fiscal de la causa Carlos Stornelli junto con que este caso sea investigado por el juez Julián Ercolini en vez de Bonadio  y acusa persecusión política por parte del gobierno de Mauricio Macri.

“Desde el 10 de diciembre de 2015 me armaron seis causas penales y todas ellas fueron radicadas en Comodoro Py. De las seis, cinco fueron iniciadas e impulsadas por Bonadio. ¿Milagro? No. ¿Forum shopping?”, escribió Fernández en su cuenta de Twitter.

La ex presidenta reclama una “decisión política del Poder Judicial -en su más alta expresión- en coordinación con el Poder Ejecutivo y los medios hegemónicos, para ungir a Bonadio como brazo de persecución contra mi persona”.

“Hoy, Bonadio vuelve a citarme a indagatoria acusándome de ser la jefa de una nueva asociación ilícita. Esta vez con los principales empresarios de la construcción. Ya voy por la cuarta organización delictiva. Eso sí, siempre soy la jefa”, sentencia.

Los cuadernos K

La causa se basa en una pesquisa del diario argentino La Nación sobre ocho cuadernos que pertenecían al chofer de uno de los ex funcionarios del gobierno de Cristina Fernández (2007-2015), en los que ese empleado registró de forma minuciosa entre 2005 y 2015 los días y horarios en los que varios empresarios supuestamente pagaron fondos ilegales por alrededor de 200 millones de dólares y los destinos de esas sumas.

Entre los destinos a los que llegó el dinero, mencionados en los cuadernos, está la residencia presidencial y un domicilio particular en Buenos Aires de Fernández y su fallecido esposo, el ex presidente Néstor Kirchner (2003-2007), quien también aparece salpicado en la supuesta trama delictiva.

Loading...
Revisa el siguiente artículo