El Zapote y su versatilidad en la cocina

Por MARIELA BIDÓ. [email protected]

El zapote es un fruto ansestral que pertenece a la familia botánica de las sapotáceas, en la que hay unos 75 géneros y unas 800 especies. En este grupo se encuantran el níspero, el caimito y el nisperillo.

Zapote

Esta fruta tropical es típica de México y América central. Según su variedad, su pulpa, que por cierto es muy jugosa,  puede ser blanca, negra, amarilla o rojiza. Tiene un sabor dulce y suave, muy agradable a la mayoría de los paladares, con una textura densa y aroma inconfundible. Gracias a su permanencia por casi todo el año en  los mercados, resulta de fácil acceso para su consumo.

Aunque existen diversas especies de la planta, en República Domincana  el más popular es el zapote de piel café y pulpa de color naranja.

Según sus atecedentes su consumo data de épocas prehispánicas y los aborígenes le atribuían grandes poderes curativos. Hoy en día siguen atribuyéndoseles grandes usos medicinales a este fruto, utilizado en jugos como analgésico al igual que la infusión de su corteza; el fruto verde sirve como astringente y antidiarreico; y el aceite de su semilla sirve como tratamiento contra la caída del cabello y como lubricante natural de pieles. Además es una importante fuente de vitamina A y C, rico en fructosa.

Sin embargo, hoy se los queremos presentar desde el punto de vista culinario. Aunque la mayoria de las persnoas solo lo consumen en jugos,  cabe destacar que su uso es muy versátil, y que dentro de sus grandes maravillas esta fruta tropical es la protagonista de delicosos platillos.

Utilidad en la cocina

La elección y consumo de la fruta es importante para garantizar un producto de buena calidad en la cocina; así al momento de elegir debemos escoger los frutos cuya piel sea rugosa, de color café uniforme y sin magulladuras; la pulpa debe ser firme y de color naranja sin manchas oscuras; ya que ésta se oxida muy fácilmente por lo que se recomienda, una vez cortado el fruto, consumir inmediatamente o conservar la pulpa envuelta en papel film en la nevera, algunos cocineros afirman que debe conservarse cortado a la mitad, sin desprender la piel, ni la semilla de la mitad que se va a guardar para garantizar una buena conservación.

Zapote

Es preciso decir que el zapote pierde sus propiedades organolépticas con el calor, por lo que se recomienda no cocinarlo; sin embargo, su uso en la mesa es inagotable: además de delicioso, en jugos naturales, batidos con leche, dulce,  o comido al  natural,  como fruta,  es muy nutritivo, y  esta es la mejor razón para su consumo. Aquí algunas opciones diferentes para que prueves de sus beneficios culinarios.

Ensalada de salmón y zapote

100 gramos de lechugas (mezclum).
25 gramos de salmón
ahumado cortado en tiritas.
20 gramos de zapote
cortado en tiritas.
15 gramos de queso
desmenuzado.
10 gramos de almendras fileteadas.
Sal y pimienta al gusto.

Preparación

Colocamos en un bowl las lechugas, salmón, el zapote, el queso y las almendras y aderezamos con una emulsión de balsámico que obtenemos de batir vigorosamente 3 cucharadas de aceite de oliva, 1 de vinagre balsámico y 2 cucharadas de miel hasta que emulsione la mezcla.

Bombones de zapote y ron

Ingredientes
50 ml de glicerina
100 ml de leche condensada.
25 gramos de zapote.
1 cucharada de ron.

Preparación

Para el relleno se debe tamizar el zapote en un colador fino con una cuchara, al producto resultante le agregamos la glicerina, el ron y el zapote, revolviendo hasta que mezcle bien.

Se coloca el “chocolate cobertura” en el microondas (en intervalos de 30 segundos) o en baño maría hasta que atempere y disuelva, batir el chocolate con un colador para eliminar los grumos y llenar los moldes solo hasta la mitad. Con un pincel pintar las paredes de cada molde de bombón con el chocolate aún caliente y formar una especie de copa, dejar enfriar en la nevera por 3 minutos para que endurezca. Una vez endurecido se rellenan los moldes, con la mezcla, dejando espacio suficiente en el molde para agregar una capa adicional de chocolate que cubra por completo el relleno. Se lleva nuevamente a la nevera por 3 minutos y listo.

Mermelada de zapote

La mermelada de zapote es un producto de consistencia gelatinosa, que se obtiene como resultado de la cocción y la concentración de la pulpa, con adición de azúcar, con o sin adición de agua.

Ingredientes

2 zapotes grandes
1 copa de coñac o ½ taza de jugo de naranja natural
Azúcar, al gusto
1 vara canela

Preparación

Colocar en una olla la pulpa del zapote, la canela y la cantidad de azúcar.

Llevar esto al fuego y mezclar bien hasta incorporar todo y el azúcar se disuelva perfectamente.

Una vez que lo incorpores a batir con un brazo de cocina o con ayuda de un pasapurés, será muy fácil ya que la pulpa estará mucho más suave, la textura que quieras obtener es a tu gusto.

Ya  procesada, llevar a ebullición y mezclar ocasionalmente para evitar que se pegue.

Una vez se obtine la cosistecia que deseas,  apagas el fuego y embasas.

Loading...
Revisa el siguiente artículo