Hubieres dice paro de ayer fue un “calentamiento”

Los choferes que protestaban en la Lincoln con 27 fueron dispersados con bombas lacrimómegas

Por EFE

Cientos de personas quedaron varadas en el día de ayer luego que un sector del transporte colectivo de la República Dominicana paralizó sus labores en rechazo al alza experimentada por el precio de los combustibles en los últimos meses.

El paro, que inicialmente fue anunciado en la región sur, se extendió a la capital y otras zonas del país, fue convocado por la Federación Nacional de Transporte Nueva Opción (Fenatrano).

Tras la jornada, que se llevó a cabo durante las primeras horas del día, el presidente de Fenatrano, Juan Hubieres, explicó que eso fue “un calentamiento” hacia una serie de actividades que desarrollarán, como marchas y protestas, para reclamar una solución a lo que considera “abuso” y “mafia” por parte del Gobierno.

“El pueblo se va a parar. Ya no solo un grupo de choferes de guaguas y carros”, advirtió el político y exdiputado, quien agregó que el sindicato “no aspira a nada más” que a la disminución del costo de los combustibles.

Durante el paro, efectivos de la Policía y algunos transportistas escenificaron actos violentos en la intersección de las avenidas Abraham Lincoln y 27 de Febrero, en la que fueron detonadas bombas lacrimógenas, acción que fue rechazada por Hubieres, quien la calificó de “innecesaria”.

Para el día de ayer estaba previsto, además, el inicio de un paro por 72 horas por parte de la Federación Nacional de Transporte Dominicano (Fenatrado) en todos los puertos del país en rechazo al aumento de los combustibles, pero fue anulado tras una reunión entre representantes de este sindicato y del Gobierno.

El ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, anunció, tras la reunión, que las partes acordaron iniciar “una ronda de conversaciones más extensas para conocer las dificultades del sector y acercar puntos de vista con eso”.

Al respecto, Hubieres acusó a esos transportistas de “vender” la lucha del sector a cambios de favores por parte del Gobierno.

En respuesta al paro protagonizado por Fenatrano, la Oficina Metropolitana de Servicios de Autobuses (OMSA) reforzó la flotilla de vehículos “a fin de garantizar transporte a los usuarios del Gran Santo Domingo que utilizan sus unidades”.

El Ministerio de Industria, Comercio y Mipymes anunció el viernes pasado una reducción de entre 1 y 2 pesos en el precio de los combustibles, por lo que el galón de gasolina premium se despacha a 240.60 pesos y el de gasolina regular a 230.20.

Por su lado, el gas licuado de petróleo (GLP) se vende a 127.60 pesos.

El galón de gasoil óptimo cuesta 205.90 pesos y el regular 193.80 pesos.

Sindicatos como la Central Nacional de Organizaciones del Transporte (Conatra) consideran, sin embargo, que los combustibles deben bajar mínimo 50 pesos y por ello anuncian un paro de sus unidades a nivel nacional por 12 horas el próximo jueves.

Loading...
Revisa el siguiente artículo