El Papa advirtió de los “ataques del demonio”

Pidió a los católicos que recen para proteger a la Iglesia y para que ésta sea más consciente de sus culpas, errores y abusos cometidos

Por Agencias

El papa Francisco invitó a los cristianos del mundo a rezar para proteger al catolicismo de “los ataques del demonio”, en su más reciente respuesta al escándalo por abusos sexuales en la Iglesia. El comunicado del Vaticano parece ser una respuesta indirecta a las acusaciones de que el mismo pontífice y antes de él, otros encumbrados líderes eclesiásticos, fueron cómplices en el encubrimiento de un ex cardenal estadounidense.

Francisco pidió a los católicos del mundo unirse y orar el rosario todos los días de octubre “para proteger a la Iglesia del demonio, que siempre está tratando de dividirnos de Dios, de sembrar la división entre nosotros”, dice el comunicado.

Al mismo tiempo, Francisco pidió plegarias para que la Iglesia se concientice sobre “su culpabilidad, sus errores y sus abusos, en el presente y en el pasado, para que podamos combatir sin tregua a fin de impedir el triunfo de la maldad”.

Calificó al demonio de “el Gran Acusador, que merodea por la Tierra buscando maneras de acusar”. El Vaticano no dijo si Francisco se refería al ex arzobispo Carlo María Vigano, quien ha acusado a Francisco de rehabilitar al ex cardenal Theodore McCarrick a pesar de que el papa Benedicto XVI lo había penalizado.

Francisco pide a los creyentes que se unan “en comunión y penitencia, como pueblo de Dios, para pedir a la Santa Madre de Dios y a san Miguel Arcángel que protejan a la Iglesia del diablo, que siempre busca separarnos  de Dios y entre nosotros”.

En días pasados, el Papa había recibido al padre Fréderic Fornos S.I., director internacional de la Red Mundial de Oración y le pidió que difundiera en todo el mundo este llamamiento.

El pontífice sugirió concluir el rezo del Rosario con la antigua invocación mariana  “Sub Tuum Praesidium” (“Bajo tu amparo”) y con la oración a san Miguel Arcángel, “que nos protege y ayuda en la lucha contra el mal”.

“Con esta petición de intercesión el Santo Padre pide a los fieles de todo el mundo que recen para que la Madre de Dios abrigue a la Iglesia bajo su manto protector –explica el comunicado vaticano– para preservarla de los ataques del maligno, del gran acusador, y para que sea que cada vez más consciente de las culpas, errores, abusos cometidos en el presente y en el pasado, así como para que se comprometa en la lucha sin titubeos para que el mal no prevalezca”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo