¿Qué esperar de la primera vuelta electoral en Brasil?

El domingo, 7 de octubre, se espera que los brasileños participen en las primeras elecciones generales desde la impugnación de Dilma Rousseff. Más de 147 millones de personas elegirán al Presidente, al Vicepresidente y al Congreso Nacional.

Por Miguel Velazquez Metro World News

Uno de los principales candidatos es el de la extrema derecha, Jair Bolsonaro, quien recientemente dejó el hospital luego de ser apuñalado en un evento público. Otro es Fernando Haddad, que hace menos de un mes se unió a la carrera presidencial en lugar del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, encarcelado por corrupción.


La gente está enojada, triste y decepcionada, en el límite, con la democracia misma. Esto está llevando a un peligroso aumento del extremismo ideológico, Mauricio Santoro, profesor de relaciones internacionales
en la Universidad Estatal de Río de Janeiro.


“Estamos viviendo las elecciones presidenciales más tensas y polarizadas en Brasil desde el regreso de la democracia, hace 33 años”, dijo a Metro Mauricio Santoro, profesor de relaciones internacionales en la Universidad Estatal de Río de Janeiro.

“Hay un rechazo generalizado de los partidos políticos y los políticos tradicionales debido a los escándalos de corrupción y la crisis económica de esta década. La gente está enojada, triste y decepcionada, en el límite, con la democracia misma. Esto está llevando a un peligroso aumento del extremismo ideológico”, añadió.

Pedro A. G. dos Santos, profesor asociado en el departamento de ciencias políticas de College of Saint Benedict y Saint John’s University, EEUU, también brindó a Metro su perspectiva sobre la situación.


3 HECHOS QUE MARCARON LA CAMPAÑA ELECTORAL

1- La decisión del Partido de los Trabajadores de proponer por primera vez al ex presidente Lula como su candidato a pesar de que actualmente se encuentra en la cárcel y, por lo tanto, no es elegible para postularse fue uno de los grandes eventos. Ahora, con el ex alcalde de Sao Paulo, Fernando Haddad, como candidato del PT, el partido espera que aquellos que demostraron su apoyo a Lula al inicio de la campaña (hasta un 37 por ciento en las encuestas de agosto) “transfieran” sus votos a Haddad.

Brasil.

2- El segundo evento que marca esta elección es el ascenso del candidato de extrema derecha Jair Bolsonaro. Su figura polarizadora ha dominado el ciclo de las noticias en el último mes, especialmente después de que sufrió un intento de asesinato y tuvo que permanecer en el hospital durante casi tres semanas. El tercer evento importante, consecuencia del ascenso de Bolsonaro, fueron las protestas celebradas el pasado fin de semana contra su candidatura.

3- Dirigidos por un grupo de Facebook llamado Women United Against Bolsonaro (el grupo cuenta con 3 millones de miembros), vimos casi 200 eventos separados, algunos de ellos con cientos de miles de manifestantes presentes, para continuar la campaña #EleNao (#NotHim, #ÉlNo). La tasa de rechazo de Bolsonaro entre las mujeres es superior al 50%, y un número mayor de mujeres son actualmente votantes indecisos, lo que significa que esta protesta puede tener un impacto directo en la elegibilidad del candidato en la segunda ronda.

Pedro A. G. dos Santos


Pedro A. G. dos Santos Pedro A. G. dos Santos, profesor asociado en el departamento de ciencias políticas de College of Saint Benedict y Saint John’s University, EEUU.

¿Cuál es su pronóstico?

–Es difícil predecir qué sucederá el 7 de octubre. Para empezar, esta es la primera elección presidencial desde 1989 donde los dos candidatos más populares no son del Partido Socialdemócrata (PSDB) y del Partido de los Trabajadores (PT). En un campo atestado de 13 candidatos, las encuestas muestran que el diputado federal Jair Bolsonaro del inexpresivo Partido Social Liberal (PSL) encabeza las encuestas con el 31 por ciento de las intenciones de voto. Le sigue Fernando Haddad del PT con el 22 por ciento de los posibles votantes, Ciro Gomes del Partido Democrático de los Trabajadores (PDT) con el 11 por ciento y Geraldo Alckmin del PSDB en el cuarto lugar con el 9 por ciento.

También es importante tener en cuenta que el sondeo una semana antes de la elección no ha sido tan preciso como se podría esperar, ya que muchas veces se subestima o sobrestima el apoyo hasta en un 8 por ciento.
Otra razón por la que es tan difícil predecir los resultados es porque los dos candidatos que encabezan las encuestas (Bolsonaro y Haddad) también tienen las tasas más altas de rechazo entre todos los candidatos, ya que Bolsonaro fue rechazado por el 44% de los encuestados y Haddad obtuvo un 38 por ciento. tasa de rechazo del ciento.

¿Quién es más probable que pase a la segunda ronda?

–En este punto es seguro decir que Bolsonaro pasará a la segunda ronda. Su apoyo creció una semana antes de la elección (del estancamiento del 28 por ciento al 31 por ciento) y es poco probable que los que lo apoyan cambien de opinión en este momento. Las posibilidades de que Haddad sea el otro candidato que avance a la segunda ronda son altas. Sin embargo, es importante tener en cuenta que en las últimas cuatro elecciones (todas ganadas por un candidato del PT) las encuestas sobreestimaron los votos para el PT y subestimaron los votos de los candidatos del segundo y tercer lugar. Si bien la diferencia en el apoyo a Haddad (22%) y los candidatos de tercer y cuarto lugar (11% y 9%) es alta, existe la posibilidad de que uno de ellos (centro-izquierda Ciro Gomes y centro-derecha Geraldo Alckmin) obtenga más votos y ser el retador de Bolsonaro.

Si bien es improbable, no podemos ignorar la posibilidad de que Bolsonaro obtenga el 50 por ciento más uno de los votos necesarios para ganar en la primera ronda. Repito, es improbable, pero su reciente crecimiento, incluso después de las protestas generalizadas celebradas la semana pasada por mujeres que se oponen a su candidatura, puede ser suficiente para atraer a votantes de otros candidatos con pocas posibilidades de avanzar al lado de Bolsonaro el 7 de octubre. No veo una victoria en la primera ronda, algo que no se observa en Brasil desde 1998, pero el crecimiento de Bolsonaro debería preocupar a sus oponentes.

¿Qué pasa con la tasa de abstención?

–A pesar de que es obligatorio votar en Brasil para ciudadanos de entre 18 y 70 años, la tasa de abstención está aumentando. En 2014, el 29 por ciento de los votantes no acudió a las urnas para votar o votar “en blanco” (nadie) o “nulo” (voto inválido). Dada la desilusión general de este año con el estado de la política brasileña, se espera que el número de abstenciones y votos no válidos sea mayor que en 2014.

¿Qué más se puede esperar?

–La impugnación de Dilma Rousseff en 2016 y el encarcelamiento de Lula en 2018 representaron una baja para el Partido de los Trabajadores. La pérdida del poder político después de cuatro elecciones presidenciales consecutivas hizo que muchos creyeran (y aquellos en la oposición lo esperan) que estos dos eventos acabarían con cualquier posibilidad de que el PT tenga una candidatura viable este año.

El aumento de Haddad (de menos del 4% del apoyo en agosto al 22% en la actualidad) muestra que el PT aún no ha muerto, y que la plataforma a favor de los pobres del partido aún cuenta con un fuerte apoyo. Será muy interesante ver cómo los desarrollos de los últimos cuatro años (escándalos de corrupción, juicio político, encarcelamiento de Lula y el aumento de Bolsonaro) influirán en la elección de diputados (cámara baja) y senadores, y qué partidos ganarán más espacio en el congreso.

Según los partidos que elijan al mayor número de parlamentarios, quien sea elegido presidente puede tener dificultades para formar una coalición sostenible para perseguir agendas presidenciales específicas.


 

Loading...
Revisa el siguiente artículo