Jesús Adrián Romero dejó al público dominicano revestido del amor de Dios

Tras cinco años de ausencia, el cantautor mexicano se reencontró con sus seguidores dominicanos, quienes en una noche de perfecta complicidad le acompañaron coreando y aplaudiendo las canciones que forman parte de su amplio repertorio.

Por María Mercedes

Ir de país en país predicando las buenas nuevas es una misión que está muy arraigada en la vida del cantautor Jesús Adrián Romero. El pasado sábado 20, fue en República Dominicana donde sus canciones se convirtieron en luz para los miles de personas que se congregaron en el Palacio de los Deportes.

Jesús Adrián Romero dejó

Su llegada al escenario estuvo precedido por la excelente actuación de la artista Isabelle Valdez y su hija Melissa Romero, quien presentó sus credenciales en este país que está ubicado en el mismo trayecto del sol.

Cuando el reloj marcó las 8:45 de la noche, en las dos pantallas gigantes se encendieron las luces para proyectar un video en el que a Jesús Adrián se le veía caminando de espaldas e interpretando  la canción “Soplando Vida”. El público en señal de respeto y agradecimiento, le recibió de pies.

Desde ese preciso instante, todo el concierto se convirtió en una velada íntima en la que Dios fue el protagonista y los presentes sus fieles admiradores.

 

Con la convicción de que estaría en su casa, Jesús Adrián se visitó con jeans, y tenis, piezas que identifican su estilo amigable y cercano. Así, interpretó cada una de las canciones que sacaron lágrimas de reflexión y las carcajadas que simbolizaban el gozo espiritual. La primera fue “Soplando vida”, del álbum que tiene el mismo nombre que salió al mercado en 2012.

Jesús Adrián junto a su hija Melissa Romero, quien se presentó por primera vez en RD. Foto Jairo Lara

“Yo era un hippie con el pelo hasta mi espalda, jeans rotos y él me alcanzó, y de la noche a la mañana mi vida fue transformada. Me cambió la perspectiva del futuro totalmente, no tenía idea de las cosas que Dios iba a hacer en mi vida”, dio como testimonio en una de sus intervenciones al público.

Repertorio escogido para una noche de adoración y reflexión

Durante poco más de dos horas, Romero hizo un viaje histórico por las canciones que ha popularizado a nivel internacional, y con las cuales da testimonio de lo que Dios ha hace cada día en su vida y en la de quienes les rodean.

Acompañado de un corista y una banda de cinco músicos que disfrutan a plenitud su trabajo, Jesús Adrián interpretó de manera impecable las canciones más conocidas en República Dominicana. Siendo estas: “Aquí estoy yo”, “Ayer te vi”, “El aire de tu casa”, “Se acaba todo” y, con la ayuda de la tecnología en pantalla gigante, junto a Alex Campo interpretaron “Razones pa’ vivir”, la cual fue coreada y aplaudida de principio a fin.

A esta experiencia se sumó: “Mi tiempo es para ti”, “Se desbaratan mis sueños” y “Tú bandera”. Con la producción artística de CB4 Productions, el cantautor hizo un popurrí de los temas más antiguos -esos que como él mismo dijo, son testimonios e inspiraciones que escribió en su hogar en compañía de su guitarra-.

Esas canciones que lo remontaron a décadas atrás son: “Que sería de mi”, “Si decidiera negar mi fe”, “Con manos vacías” y “Este día especial”, “Sumérgeme”, que no solo puso la piel de gallina a sus fans; sino que la vida en Santo Domingo se paralizara al escuchar y rumear el mensaje que transmite sus letras.

Abrazando literalmente al público cantó “Cuenta conmigo”, “Pegao a ti”, “Es por tu gracia”, “No es como yo”, “Mi vida sin ti” “Te dejo ganar”, “Mi universo”, “Que huyan los fantasmas”, “Mágicas princesas”, “Me dice que me ama”, “Solo tú” y “En la azotea”.

Un momento sorpresivo y de mucha algarabía fue cuando Jesús Adrián interpretó la canción “Mi universo”, pues la atención de la audiencia se fijó en el segundo nivel del palco derecho, donde una pareja de novios se comprometió en frente de todos.

Exhortó amar la familia y los hijos

Jesús Adrián aprovechó su concierto para destacar la importancia de la unión familiar. A modo de anécdota contó cómo conoció y se enamoró de su esposa Pecos, quien lo apoyo incondicionalmente al punto de que en su vida como pareja se han mudado 14 veces, y ella nunca se ha quejado; tampoco de sus largas giras y viajes.

Unido a esta experiencia, otra canción que arrancó suspiros fue “Mágicas princesas”, presentada en 2015, en honor a sus hijas Melissa y Jaanai, de quien reveló que ya está cumpliendo la estrofa “Pero un día se irán de casa, y entre sus cosas llevarán un pedazo de mi vida que jamás regresará”, pues este sábado 27 se casará en México. A la par con la canción, fue proyectado el video en el que se les ve en diferentes facetas de su infancia.

Al mencionar esa experiencia de amor y gratitud familiar, dejó el mensaje de que su hijo Adrián Roberto –quien se casó hace tres años-, fue educado para amar, cuidar y respetar a su esposa, como lo manda la Biblia; y como exhortó hacerlo a todos los padres.

Fueron muchos los mensajes que el cantautor dominicano reveló entre canciones y canciones, que créanme, es difícil dejarlos todos plasmados en esta crónica de su concierto, pero no queremos dejar compartirles que antes de cantar el tema “Que huyan los fantasmas”, exhortó al público a no darle cabida a las emociones tóxicas que invadan las vivencias personales; por el contrario recomendó que ejercitemos los pensamientos positivos dejando que Dios haga su voluntad en nuestras vidas.

Tras cinco años de ausencia en los escenarios dominicanos, el público no quería dejar ir al cantautor mexicano, por eso, pocos minutos antes de las 11 de la noche, cuando se apagaron las luces volvió para regalar sus temas: “No necesito mucho” y “Tú eres todo para mí”.

Isabelle Valdez en un momento de adoración. Foto Jairo Lara

¡Muchas gracias!: En vivo e Instagram
Durante su actuación, varias veces pronunció la palabra gracias: “gracias. Buenas noche, gracias por haber venido”.

Poco después de las 11 de la noche, escribió este mensaje que lo compartió al mundo en su cuenta de Instagram: “Esta noche se respiraba amor, paz y plenitud en #SantoDomingo. ¡¡Muchas gracias!! Preciosa noche… ¡Me encanto escuchar sus voces!”.

Así, culminó su presentación de este tour 2018, que lo ha llevado por diferentes ciudades de América Latina, Estados Unidos y su natal México.

De manera personal, me permito terminar esta crónica revelando que muchas de las historias que he escrito en los últimos años han sido escuchando sus canciones; y esta no fue la excepción.

Loading...
Revisa el siguiente artículo