El peligro de exhumar a un ex dictador como Francisco Franco

Un francotirador planeaba asesinar al presidente del gobierno español como venganza

Por Agencias

La policía española informó el jueves que arrestó a un hombre de 63 años bajo sospecha de tratar de atacar al presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, debido a su decisión de exhumar los restos del ex dictador Francisco Franco.

Según informa el diario digital español Público, la detención del sujeto, identificado como Manuel Murillo Sánchez, se produjo hace unas semanas bajo los cargos de “proposición de homicidio de autoridad”, con “tenencia ilícita” de un “depósito de armas”, por orden del Juzgado de Instrucción número 3 de Terrassa.

Durante el hallanamiento realizado el 19 de septiembre en la casa del sospechoso, ubicada en la ciudad catalana de Terrassa, la policía halló 16 armas, entre ellas pistolas y fusiles de francotirador. Además, se encontró en su coche dos pistolas más, una de ellas modificada e ilegal.

El detenido, que cuenta con un historial de problemas psicológicos, frecuentaba ambientes ultraderechistas. Sin embargo, nunca había participado en actos violentos, por lo que no se tenía antecedentes policiales y no estaba controlado por las fuerzas de seguridad.

El vocero policial Albert Oliva dijo que el acusado “tenía una clara voluntad, un claro compromiso y un claro conocimiento” de poder atacar “al presidente del gobierno español, el señor Pedro Sánchez”. perteneciente al Partido Socialista Obrero Español (Psoe).

“Rojo de mierda”

Los Mossos d’Esquadra aceleraron la detención de Manuel Murillo Sánchez, porque consideraron que suponía una amenaza real para Pedro Sánchez debido al importante arsenal que tenía en su poder.

En grupos de Whatsapp, este hijo de un alcalde franquista del municipio de Rubí (Cataluña) había pedido apoyo “logístico” para asesinar al presidente español.  “Quería sacrificarse por España y estaba dispuesto a pagar las consecuencias carcelarias” que comportara su magnicidio, subraya el portavoz Albert Oliva.

Manuel se indignó cuando el gobierno comunicó su intención de exhumar del Valle de los Caídos los restos de Francisco Franco, figura a la que el vigilante admiraba, y empezó a buscar cómplices para acabar con ese “rojo de mierda”, en referencia a Sánchez, en un grupo reducido de WhatsApp.

El partido de ultraderecha VOX, que se opone a la exhumación de Franco, dijo en un comunicado el jueves que uno de sus dirigentes locales informó a la policía acerca de los planes del sospechoso después de leerlos en una comunicación grupal en WhatsApp.

Familiares y seguidores del dictador difunto se oponen a la exhumación. Si el gobierno decide proceder, la familia quiere enterrarlo en una cripta bajo la catedral de Madrid, lo que sería contrario a los esfuerzos para liberar al país de su larga sombra.
Sánchez agradeció a la policía por su trabajo y también las muestras de apoyo que recibió. El gobierno restó importancia a la presunta conjura, que calificó de un incidente aislado..

Loading...
Revisa el siguiente artículo