Desastre hollywoodense: el “infierno” en Paradise

Por Agencias

En al menos 25 personas muertas y más de cien  desaparecidos se cifraba este domingo el balance más dramático del incendio que arrasa el norte de California, Estados Unidos, y que ha sido bautizado por los medios como “Camp Fire”, el más destructivo en la historia de este estado.

El sheriff del condado californiano de Butte, Kory Honea, comunicó ayer a los periodistas el hallazgo de 14 nuevos cuerpos, diez de ellos en Paradise, una ciudad de unos 26 mil habitantes, que se suman a los nueve muertos por las llamas confirmados con anterioridad.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se había referido previamente en su cuenta de Twitter a la cifra de once fallecidos (los nueve que se conocían por entonces más otras dos personas halladas calcinadas en un incendio en el sur del estado).

“Nuestros corazones están con los que combaten los incendios, los 52.000 que han evacuado y las familias de los 11 que murieron”, expresó Trump.

Mientras tanto, de acuerdo con las últimas estimaciones del Departamento Forestal y de Protección contra Incendios del estado, Calfire, el fuego ha arrasado unas 42.500 hectáreas y se encuentra contenido en un 20 %.

Malibú bajo la misma amenaza

Las mejores condiciones meteorológicas registradas durante  sábado y domingo, porque el viento no ha soplado con la extrema intensidad de las dos jornadas anteriores, entregaron una breve tregua a los bomberos en la lucha contra la conflagración, pero las predicciones apuntan a que pueden reavivarse esas condiciones adversas.

El “Camp Fire” fue declarado en la mañana del jueves en las faldas de la Sierra Nevada estadounidense y avanzó a gran velocidad hasta engullir por completo Paradise, a 140 kilómetros de distancia de la capital de California, Sacramento, y a unos 280 kilómetros del área de la Bahía de San Francisco.

Desde entonces, según el reporte de las autoridades, ha quemado más de 6.500 edificios, convirtiéndolo en el fuego más devastador de la historia del estado, y las 23 víctimas de las que por ahora se tiene constancia, lo hacen el tercero más mortífero.

En paralelo, otro gran incendio afecta localidades del sur del estado, cerca de Los Ángeles, que mantiene evacuadas las poblaciones de Malibú, Calabasas y Thousand Oaks, localidad donde el miércoles un tiroteo se cobró la vida de doce personas, además de la del autor de la masacre.

Loading...
Revisa el siguiente artículo